Se encuentra usted aquí

Las dos caras de Vladimir Putin

Viernes, 25 de Noviembre 2016 - 17:30

Autor

carlos-sagaon.jpg
Carlos Sagaón Ruiz

Compartir

vladimir-putin.jpg

Uno de los mandatarios más reconocidos por su sensatez como cabeza de una de las naciones más poderosas es también uno de los más cuestionados por sus métodos tradicionalistas de excesivo control sobre la ciudadanía. Existen medios que aplauden la perseverancia de Vladimir Putin, presidente de la Federación Rusa. Como contrapeso, analistas internacionales consideran que Putin atenta constantemente contra el libre albedrío de los rusos. Mucho se habla de la contradicción de ideas pero pocos son los que se enfrascan en el análisis riguroso que responda a la pregunta…

Vladimir Putin, ¿Héroe o villano?

Después de una amplia carrera gubernamental y militar como Director del Servicio Federal de Seguridad, Secretario del Consejo Nacional de Rusia e incluso, Vicepresidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin asumió la Presidencia Interina a finales de 1999 mientras preparaba su candidatura formal para el puesto. Oficialmente, con muy poca ventaja, se convirtió en Presidente de la Federación Rusa el 7 de mayo del año 2000. Permaneció en el cargo hasta 2008 (dos periodos gubernamentales), convirtiéndose en la Jornada Presidencial más duradera desde la caída de la Unión Soviética, en 1991. Aceptó entonces el cargo de Primer Ministro durante el mandato de Dmitri Medvédev; campaña respaldada directamente por él. En 2012, Vladimir Putin vuelve a ganar las elecciones y retoma sus labores a cargo del poder Ejecutivo que hasta la fecha, están vigentes.

La polaridad que la campaña de Vladimir Putin ha generado dentro de Rusia es curiosa. Su presidencia ha presentado altos índices de crecimiento económico y social. Durante su primer periodo Presidencial, Vladimir Putin logró un histórico ascenso de la economía, aproximadamente del 72% con respecto a los índices anteriores.

De acuerdo a los medios de comunicación rusos, otro punto a favor de la administración de Putin es la libertad de religión, que se veía muy ensombrecida anteriormente en Rusia. Pero, sin lugar a dudas, el mayor acierto de Vladimir Putin fue el desempeño del ejército (propiamente supervisado por él) durante la Segunda Guerra Chechena, iniciada en 1999. Con la victoria de dicho conflicto, Rusia recuperó el control sobre Chechenia, una de las repúblicas de la Federación Rusia que consiguió temporalmente su autonomía tras la disolución de la Unión Soviética.

La extensa trayectoria en el campo y la administración pública han consolidado a Vladimir Putin como uno de los Presidentes más respetados en la historia de la Federación Rusia, así como uno de los más reconocidos a escala internacional. El temperamento y la imponencia en la figura del actual Presidente de Rusia han sido objeto de estudio por parte de los mejores analistas políticos mundialmente hablando.

Por otra parte, Vladimir Putin es uno de los Presidentes más alarmantes a ojos del mundo por su pensamiento convencionalista de magnitud radical. Además, la posición izquierdista en Rusia ha presentado descontento con sus mandatos. Han declarado que Rusia se encuentra en un periodo de “dictadura no reconocida”, donde el actual Presidente somete a la población a su antojo y eso perjudica la perspectiva del mundo sobre la Federación Rusa. Apuntan también que Vladimir Putin cometió un fraude de proporciones históricas en su tercera victoria Presidencial.

Putin siempre ha manifestado un profundo rechazo hacia la comunidad LGBT; incluso ha intentado tomar medidas legales contra ellos durante muchos años. Esto ha generado protestas y rechazo por parte de líderes de opinión muy destacados.

Quizá, la más grande controversia dentro de la administración del actual Presidente Ruso fue el informe británico sobre la muerte del espía Alexander Litvinenko. La historia oficial relata que Litvinenko murió en un hospital en 2006, pero de acuerdo a los servicios de inteligencia británicos, fue asesinado por dos agentes rusos por órdenes de Putin.

Existe una notable diferencia de opiniones en torno a este polémico mandatario. Hoy en día, hay quienes sospechan que Putin influenció la victoria del misógino Donald Trump, mientras que otros señalan que ambos podrían generar un conflicto bélico de proporciones titánicas, dado el carácter autoritario de ambos. Personalmente, considero que es una persona que puede presumir, además de mucha inteligencia, un respeto incomparable en el mundo, con una postura Presidencial sujeta a la diferencia de opiniones completamente adversas, dependiendo los ideales de cada persona. No se trata de cuestionarnos sobre si es un héroe o un villano, ya que ninguna de ellas es completamente falsa, ni totalmente cierta. Es una persona sensata, pero radical. Precisa, pero opresora. De una u otra manera, por algo ha llegado tan lejos…

“Perdonar a los terroristas es cosa de Dios, pero mandarlos con él es cosa mía”… -Vladimir Putin.



Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis