Se encuentra usted aquí

“Las dos Alemanias”

Miércoles, 03 de Octubre 2018 - 15:30

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes

Compartir

muro-berlin.png

Hoy, 3 de octubre, se celebra el día de la reunificación alemana.

La conmemoración oficial, amerita algunas precisiones.

Nunca ha habido dos Alemanias, sino siempre una sola; un solo pueblo y una sola nación.

La edificación de un muro, por muy inexpugnable que haya sido, no surtió el efecto de crear dos países diferentes.

Lo que en realidad sucedió, fue que la zona oriental de Alemania estuvo bajo ocupación soviética y a partir de 1989, todo su territorio permanece bajo ocupación militar de Estados Unidos.

Tanto es así, que en Alemania hay más soldados gringos que alemanes, y Alemania no tiene voz ni voto en relación con las bases de misiles nucleares estadounidenses que existen a lo largo y ancho de su territorio.

Alemania ni siquiera puede salirse de la OTAN ni decirle a los Estados Unidos que se lleven su chatarra nuclear a otra parte.

Y hablando de la OTAN, viene al caso decir lo siguiente:

La sola creación de la Organización de Tratado del Atlántico Norte, demuestra que existía una amenaza soviética; y la existencia de esta amenaza soviética, prueba que la invasión alemana de Rusia fue una verdadera acción preventiva.

Baste recordar que cuando Alemania se lanzó contra Rusia el 22 de junio de 1941, no lo hizo sola, sino encabezando una alianza integrada por fuerzas voluntarias de Francia, Inglaterra, Bélgica, Holanda, España, Suecia, Dinamarca, Noruega, Letonia, Lituania, Estonia, Hungría, Bulgaria, Rumania, Ucrania, Finlandia, Bosnia, Italia, Yugoslavia, Bielorrusia Checoslovaquia, además de voluntarios de la India y cosacos, totalizando más de un millón de hombres.

¡Otro dato curioso es que el último día de la Segunda Guerra Mundial, la Cancillería de Berlín y el Reichstag estuvieron  defendidos por soldados ingleses, indios, franceses y españoles!

La verdadera Alemania Oriental es Österreich (Austria) tambien nombrada Ost Mark, que significa literalmente Reich del Este, provincia del Este, es decir: Alemania Oriental.

Austria ha sido parte de Alemania desde tiempos inmemoriales.

La principal opositora a la unidad alemana, ha sido Inglaterra.

Lo que podemos llamar “educación mainstream”, pregona que la Primera Guerra Mundial se originó por el asesinato del Archiduque Franz Ferdinand Von Habsburg en Sarajevo, PERO nadie sabe quien estuvo detrás de ese magnicidio, ni por qué.

Nadie tiene idea de que Inglaterra desató la tormenta en los Balcanes y en PALESTINA (1) para impedir que el emperador Guillermo II de Alemania se sacudiera el dominio comercial inglés mediante la construcción de un ferrocarril entre Berlín y Bagdad.

La modificación arbitraria de las fronteras europeas trazada en Versalles en 1919, especialmente la estupidez de separar Prusia Oriental del resto de Alemania, fue la principal causa del segundo capítulo de la Guerra Mundial.

Afirmar que entre 1933 y 1939 Alemania pretendía “conquistar al mundo”, es otra gran mentira.

La Alemania de los años 30, solamente reclamó la recuperación de territorios que le habían sido arrebatados violando los derechos humanos de millones de alemanes.

La recuperación de Renania, Silesia, el Sarre, los Sudetes, Danzig, Memel y la reunificación con la provincia oriental de Österreich, no fueron invasiones sino reivindicaciones legítimas fundadas casualmente, en los famosos 14 puntos del Presidente Wilson.

Es menos sabido aun, que Inglaterra fue la que engañó a Polonia azuzándola para provocar un conflicto con Alemania, sabiendo de antemano que los polacos pagarían con “sangre, sudor y lágrimas” la traición inglesa, y que, después de seis años en que los polacos lucharon en todos los frentes al lado de los británicos, recibieron como pago que Winston Churchill se los regalara a Stalin convirtiéndolos en colonia rusa hasta que Juan Pablo II, en unión con Ronald Reagan, demolieron la Cortina de Hierro en 1989.

Todas estas verdades están prohibidas bajo pena de cárcel en la Alemania de 2018, cuando están por cumplirse 100 años del fin de la Primera Guerra Mundial, el próximo 11 de noviembre.

Alemania es un país bajo ocupación militar desde 1945.

Pero lo más grave, es que Alemania ha sido sometida a un proceso de hipnosis colectiva (lavado de cerebro) para que sea un país subyugado por el complejo de culpa; un país que solamente puede declararse nacionalista durante los mundiales de futbol y las olimpiadas.

¿Existen finalmente dos Alemanias?

La respuesta es que sí.

Existe una Alemania que sigue prisionera de un muro mental y emocional, un muro de verdades NO discutibles, verdades que no pueden investigarse ni cuestionarse porque hacerlo, constituye delitos castigados con prisión.

Hay otra Alemania inconforme con las “verdades absolutas” impuestas por los campeones de la doble moral; una Alemania inquieta y despierta que estudia, analiza, lee y sigue leyendo, excavando, yendo a los archivos originales, escuchando disidentes, haciendo un auténtico examen de conciencia.

La Alemania que está despertando en sus jóvenes, no es una nación supremacista ni violenta; no es un país racista que busque competir con las ambiciones hegemónicas de Estados Unidos ni de nadie.

El ideal por alcanzar, es que estas dos Alemanias, la dormida y la despierta, se unifiquen en una renovada toma de consciencia y de conciencia.

Mientras tanto, este pueblo que tanto bien le ha hecho a la humanidad en las ciencias y las artes, hoy se distingue por su apertura que abraza sin distinciones a refugiados de todo el mundo, y los incorpora como hijos y hermanos sin discriminación alguna.

Ángela Merkel lo dijo en tiempos recientes con gran claridad:

Alemania abre sus puertas y abraza a los refugiados, como la nación cristiana que es y seguirá siendo.

________________________________

Stahringen am Bodensee

Baden Wurttemberg, Alemania

3 de octubre de 2018

  1.  Además del atentado terrorista auspiciado por Inglaterra en Sarajevo, Inglaterra estuvo detrás de la revuelta árabe contra el Imperio Turco en Palestina para evitar la construcción del ferrocarril de Berlín a Bagdad.

Por ambos episodios, el mundo sigue pagando el precio de las ambiciones británicas al día de hoy.


Leer también


Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis