Se encuentra usted aquí

Las 72 temporadas que vienen: UNAM y el Congreso

Miércoles, 12 de Septiembre 2018 - 15:30

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

foto_1_articulo_del_12_sept_2018.jpg

¡Por mi raza hablará el espíritu! UNAM

A manera de las populares series de Netflix, la vida se pudiera ver formada de “temporadas” y cada una de ellas, compuesta de “capítulos”. En la vida personal —sobre todo la amorosa— también pudiera experimentarse de esa manera… ¿A poco no?

Así, si imaginamos que cada mes del próximo sexenio será una nueva temporada, los que vivan y sobrevivan toda la historia, verían como 72 temporadas (12x6) y 863 capítulos (72x12 menos uno por el cambio constitucional de 2024). Esperamos que todos sean exitosos, por el bien de todos nosotros, mortales mexicanos que estamos hasta el gorro de cómo nos hemos dejado gobernar.

Ahora, estamos presenciando la “pretemporada” del próximo sexenio que viene; empezó a tambor batiente y se empieza a desdibujar. Poquito en el Congreso de la Unión; en la UNAM preocupa más. ¿Focos rojos? No lo sé, pero el gobierno de Peña Nieto tiene que saber qué pasa e informar.

El voto ciudadano inmensamente mayoritario avaló una transformación y Andrés Manuel viene con ideas radicalmente distintas; hay quién predice que iremos como los cangrejos por la aparente aplicación de políticas añejas pues, dicen, que el plan es que el Estado sea el rector de la economía. ¡Vuelta al pasado! Estamos por verlo. Y los más desconfiados hasta se preocupan por que el autoritarismo pudiera verse con el tiempo, en su máxima expresión. Recuerden el régimen que viven los venezolanos con el presidente Maduro. ¡Un caos total!

Lo que sí es cierto es que el próximo presidente va a poder hacer los cambios que estime convenientes para lograr sus metas. Ya lo vimos recientemente en el Senado, cuando en una amañada segunda votación, el grupo que ya gobierna, logra y hace una jugarreta en dónde se permite que el exgobernador de Chiapas, Manuel Velazco, regrese a gobernar su estado pues sin él, los asuntos pendientes no se resolverán a modo. ¿Será?

Si pensamos mal, pudiera ser una forma de chisparlo y cuando quiera volver a su curul le nieguen el acceso y lo dejen licenciado. Pudiera suceder pues, esta forma de actuar —frecuente— es producto de lo que hemos tenido que vivir por muchos años de tanta impunidad y prácticas extrañas en la forma de gobernar. Claro, mi imaginación también interviene.

foto_2_articulo_del_12_spet_2018.jpg

De manera semejante, vimos en la Cámara de Diputados, la reclamación del diputado Fernández Noroña —qué tipo tan nefasto— y exigirle al presidente de la Cámara, el célebre Porfirio Muñoz Ledo que le diera la palabra. El presidente se la negó y lo llamó “golpeador”. Realmente puso en su lugar a este insolente individuo. Una pequeña insurrección del protagonismo de este tipo. ¿Cómo llegó a ser diputado? Fácil: producto del sistema político que urge recomponer.

Así las cosas, lo que realmente preocupa es el caso de la UNAM —mi alma mater— y tengo alguna experiencia pues viví el 68, lo presencié, no participé. El problema escaló y sabemos en que terminó. ¡Un desastre!, que todavía recordamos 50 años después. Tristes sucesos quedan en la memoria. ¿Quién quiere revivirlo otra vez?

La primera pregunta que me hago es por qué no existe una fuerza de seguridad apropiada para proteger la integridad de los estudiantes, profesores e instalaciones.  Sobre todo, contra los vándalos. Dónde está la inteligencia —el CISEN— para detectar las actividades de estos grupúsculos, pues no se mandan solos. ¿Será que está detrás de ellos el crimen organizado? ¿Trump o los rusos? Ya se especula sí fueron las huestes de MORENA…

El pronunciamiento del rector, indignado, se puede leer aquí y me llama la atención que al parecer si se sabe quiénes son.

La UNAM presentó una denuncia contra quien resulte responsable. Afortunadamente no hubo muertos que lamentar, hasta el momento. El niño ahogado y después tapan el pozo. ¡Se necesita seguridad en las instalaciones!

Faltan 80 días para que estrenemos la primera temporada y el guión tiene que ser impecable; la transición ya está en pleno movimiento. Necesitamos seguridad jurídica en todo el país. Sin ello, Andrés Manuel no va a triunfar en su proyecto.

Urge una recomposición en todas las áreas; desde la Industria Hípica y de la Industria del Juego con apuesta hasta la composición del H. Congreso de la Unión. En sistema educativo desde de la primaria a la superior. ¡Vaya, en todas…!

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar