Se encuentra usted aquí

La maestra Gordillo “reloaded”

Martes, 28 de Agosto 2018 - 15:00

Autor

israel2.jpg
Israel Aparicio

Compartir

elba-reloaded.jpeg

Rejuvenecida y sedienta de venganza, el pasado 20 de agosto, la maestra Elba Esther Gordillo, regresó a la escena política nacional a raíz de su liberación el pasado 7 de agosto, luego de más de cinco años en prisión por acusaciones de defraudación fiscal, delincuencia organizada y lavado de dinero. En un mensaje a la prensa desde un hotel capitalino, la líder moral del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), se dijo inocente de los cargos que le imputó el régimen de Enrique Peña Nieto, y aseguró que la reforma educativa se derrumbó.

Coincidiendo con el inició de clases de los alumnos mexicanos, la maestra se dijo víctima de una persecución política perversa, criticó indirectamente el actuar del ex secretario de Educación, Aurelio Nuño, al dedicar excesivos recursos económicos a la difusión de la reforma educativa, además de deslindar a los maestros por los rezagos educativos que arrastra el país. Reprochó el liderazgo de Juan Díaz de la Torre (sin nombrarlo) quien encabeza el SNTE, al acusarlo de haber traicionado los intereses de sus agremiados. También de forma velada, insinuó buscar recuperar el poder del sindicato que se llegó a ser considerado el más importante de América latina.

El próximo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) enfrentará su primer gran reto al derogar la reforma educativa y la decisión política de esta acción siempre estará vinculada con las luchas de Elba Esther Gordillo. La maestra recargada, luchará primero por recuperar el poderoso SNTE, y en segundo lugar buscará incidir en la nueva reforma educativa que realizará el próximo gobierno. Aunque con circunstancias más adversas, buscará recuperar su liderazgo, para intentar imponer al nuevo gobierno sus intereses particulares y secuestrar dicha reforma a su antojo. La líder sindical añora como nunca, volver a ser el poder fáctico que chantajeaba a los gobiernos en turno.

Como se recordará en la controvertida elección de 2006, el presidente Felipe Calderón debió claudicar ante las huestes de la maestra, como pago por sus servicios de cañería electoral que le hizo posible imponerse por escaso 0.56 por ciento ante el entonces candidato AMLO. El poder del sindicado liderado por la moderna “luchadora” resurgida de la prisión, fue imposible de contener para los mandatarios Vicente Fox y Calderón, quienes no pudieron, ni quisieron enfrentar a este cacicazgo arcaico y destructivo de la calidad educativa del país.

Los gobiernos panistas prefirieron negociar y entregar el futuro de generaciones de estudiantes a las garras del poderoso sindicato magisterial, solamente el gobierno del presidente Peña entendió que para poder realizar sus diversas reformas, debía poner un ejemplo de represión contra los líderes sindicales enquistados mediante el corporativismo mexicano.

Sin embargo, con la liberación y regreso a la escena política de la maestra Gordillo, la reforma educativa del presidente Peña está condenada a muerte, y cualquier otra reforma que busque construir el futuro presidente López Obrador, estará en peligro de quedarse limitada y dinamitada por el poder del SNTE.

Ese mismo lunes 20 de agosto, más tarde en el Patio de Honor de Palacio Nacional, el gabinete de AMLO se reunió con el gabinete saliente del presidente Peña, dieron un mensaje conjunto y una conferencia de prensa donde la futura derogación de la reforma educativa y la liberación de la maestra fueron los temas principales entre los reporteros. Con semblante alicaído, el presidente Peña reconoció que la decisión del próximo gobierno será cancelar muchas de las reformas estructurales que realizó en su mandato, en especial la reforma educativa que era insignia en su legado político.

Sumado a la posible liberación de otro símbolo de la corrupción priísta, el exgobernador Javier Duarte, al reconfigurarle el delito de delincuencia organizada, por el de asociación delictiva, deja exhibida la incapacidad de la Procuraduría General de la República por ganar casos emblemáticos en materia de corrupción. Los pocos aciertos durante el sexenio de Peña Nieto, están condenados a ser eliminados, incluso de manera anticipada ante el protagonismo mediático del nuevo gobierno. El régimen actual, se consume en silencio, sin apoyo popular condenado al basurero de la historia.

Por su parte, la maestra aseguró haber heredado su cuantiosa fortuna de su madre, 373 millones de pesos, al intentar desmentir las acusaciones de corrupción sindical. Aunque contrasta esta afirmación con entrevistas televisivas donde había asegurado que su fortuna fue producto de la cultura del esfuerzo, al haber laborado en tres trabajos al mismo tiempo, siendo mesera por las noches durante su etapa de profesora.

Por lo pronto, el poder económico de la maestra esta incólume, no perdió un solo centavo de su riqueza durante los años de prisión, incluso los jueces dictaminaron que los recursos económicos que había manejado y amasado, no tienen ningún origen ilícito. La mesa está puesta para que la polémica lideresa luche por recuperar su poder político, podría representar el riesgo más fuerte del sexenio del presidente López Obrador, si decide enfrentársele como lo ha hecho anteriormente a otros mandatarios, retomando como rehén siempre a la calidad educativa en el país.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar