Se encuentra usted aquí

La Guerra del Indo-Pacífico

Martes, 31 de Julio 2018 - 15:30

Autor

stephanie-henaro.jpg
Stephanie Henaro Canales

Compartir

mike-pompeo.jpg

El discurso pronunciado el día de ayer por el Secretario de Estado Mike Pompeo en la Cámara de Comercio de Estados Unidos, acerca de su oposición a cualquier nación que intente dominar el Indo-Pacífico, y el anuncio de una inversión de 113 millones de dólares en proyectos de tecnología, energía e infraestructura en la región, me hizo recordar que la Guerra Comercial entre Estados Unidos y China tiene otras dimensiones que van más allá de las arancelarias, empezando por el hecho de que, en el mundo geoestratégico desde el 2009, comienza a usarse un término que nos invita a volver a imaginar de nuevo el mapa de Asia y superar el concepto de Asia-Pacífico.

indo-pacifico1.png

La razón principal por la que todo ésto está pasando es la importancia del océano Índico en el comercio internacional. Este océano ha sustituido al Atlántico como principal corredor marítimo comercial transcontinental del mundo; actualmente sirve de vía para el 60% de fletes marítimos de petróleo y gas natural y para el 40% del comercio marítimo en su conjunto. Sin embargo, no es la única razón que impulsa al posicionamiento del nuevo concepto geopolítico.

El auge de China en la escena mundial como actor económico, político y militar, y la adopción desde 2008 de una política exterior más “asertiva” inspirada en las antiguas rutas de la seda, aunado a la formulación de una política de “reequilibrio” hacia Asia y el Indo-Pacífico por Obama y la emergencia de la India como actor geopolítico de primer nivel, con ambiciones propias de proyección de poder e influencia continental y marítima, son otros factores que no deben ser dejados de lado y que ayudan a entender mejor la emergencia de este concepto.

indo-pacifico2.png

De ahí el que el día de ayer el discurso de Pompeo en Washington estuviera destinado a remarcar una fuerte oposición a cualquier potencia que intente dominar la región y a relanzar la estrategia de balance regional, planteada originalmente en la administración de Obama y de la que TPP formaba parte, porque el aumento del gasto militar de China, sus ejercicios militares, la construcción de islas en aguas en disputa en el mar del Sur de China y la puesta en marcha del proyecto OBOR, tiene a los vecinos del indo-pacífico asiático con los nervios de punta.

Según el Instituto Internacional de Estocolmo, para la Investigación de la Paz (SIPRI), en 2007, el gasto militar chino alcanzaba los 100,000 millones de dólares. Diez años más tarde, duplicaba esta cifra, llegando a los 226,000 millones de dólares.

indo-pacifico3.png

Para contrarrestar esta tensión desencadenada por sus pretensiones oceánicas y aumento de gasto militar, China ha desarrollado una política geocomercial, que ha logrado que hoy muchos países de la zona dependan de los intercambios comerciales con el gigante asiático y que, por ende, le concedan el libre tránsito entre sus mares. No obstante, hay países como Vietnam, Taiwán, Japón, Filipinas, Malasia, Singapur e Indonesia que no están dispuestos a dar vía libre a China y que se encuentran respaldados por Estados Unidos en su estrategia de re-equilibrio regional que cubra muy bien con lo dicho ayer por Pompeo y en la gira que inicia el día de mañana. Porque de acuerdo con este último, los 113 millones que planean invertir “representan solo el primer pago de una nueva era de compromiso económico de EE.UU. por la paz y la prosperidad en el Indo-Pacífico” que se pone en marcha con el inicio de una casual gira por Malasia, Singapur e Indonesia, donde se espera que haga anuncios en materia de seguridad.

Hasta aquí queda claro que la noción del Indo-Pacífico es una construcción destinada a contener el crecimiento económico y geopolítico chino que complementa, de manera perfecta, las sanciones arancelarias de la administración Trump, haciendo frente, de una manera estratégica, a la necesidad China de acceder a otros mercados para mantener su crecimiento económico y su poder. Por eso es que debemos de estar siempre alerta cada vez que el Indo-Pacífico sea mencionado.

Porque pensar en términos Indo-Pacíficos implica volver a imaginar el mapa de Asia. Poniendo a India, uno de los principales aliados de Estados Unidos en la región, en el centro y a China de lado. El mensaje es claro y la Guerra comercial que viene, enmarcada por medidas arancelarias, ya ha comenzado en los mares.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar