Se encuentra usted aquí

La campaña de Anaya herida de muerte

Martes, 12 de Junio 2018 - 16:00

Autor

foto_guillermo_vazquez_h.jpg
Guillermo Vázquez Handall

Compartir

ricardo-anaya-se-suma-enemigos.jpg

La reciente difusión del video donde José, el hermano de Manuel Barreiro, el empresario queretano presuntamente vinculado con el candidato presidencial frentista Ricardo Anaya, en aparentes operaciones de lavado de dinero, en el que se describe detalladamente dicho modo de operar, es sin lugar a dudas una herida de muerte para la aspiración presidencial del panista.

En dicho video, José Barreiro reconoce categóricamente la forma pormenorizada en que se orquesto y llevo a cabo la compra-venta de la bodega objeto del señalamiento, los montos de inversión y utilidad y aun mas, como se disperso el dinero a través de un complejo entramado financiero.

Barreiro explica a quien por su acento se infiere son dos personas de origen argentino, que da la impresión están en situación de pretender hacer negocios con el, la cercanía que el y su hermano sostienen con quien eventualmente podría ser el próximo presidente de la republica.

De hecho los interlocutores sudamericanos, le hacen en repetidas ocasiones preguntas que es evidente intentan confirmar y dejar en claro que entre los hermanos Barreiro y Anaya existe una complicidad financiera y que esta se multiplicaría exponencialmente en caso de que este ultimo obtuviera la victoria en las elecciones.

Esta situación deja al descubierto el fondo y definición de las acusaciones en contra de Anaya, pero sobre todo es un argumento fundamental para confirmar lo que hasta ahora se podrían catalogar como sospechas.

En contra parte Ricardo Anaya, fiel a su particular estilo, tratando de desviar la atención, ante la imposibilidad de una defensa genuina y creíble, intenta culpar al gobierno federal, particular y personalmente al presidente Peña Nieto, de estar detrás de una guerra sucia en su contra.

Suponiendo sin conceder que efectivamente haya sido el régimen quien filtro el video, lo que no se puede obviar es que no es de su autoría, no por lo menos lo que Barreiro reconoce y explica, de tal suerte que en todo caso, se puede diferenciar claramente la competencia de la guerra sucia.

Quien aparece en las imágenes es el hermano de su amigo, por ello resulta ocioso pretender distribuir culpas cuando lo que queda de manifiesto es que ha sido desenmascarado.

Mas allá de las implicaciones legales, el impacto e influencia de este acontecimiento, entierra cualquier posibilidad de que Anaya se convierta en presidente.

En este caso el juicio que importa, no dependerá del fallo de un tribunal, mucho menos de perspectivas respecto de encuestas, sino del que emitan los ciudadanos en las urnas.

A partir de ahora y en lo que resta de la campaña, Anaya tratara de argumentar la falsedad del video, incluso utilizar el señalamiento como una estrategia de victimización.

Querrá hacer pensar que lo que el califica como un ataque es una argucia ante la posibilidad de una victoria para su causa, sin embargo con excepción de sus mas fervientes seguidores, sobre todo aquellos que se verían directamente beneficiados con su triunfo, nadie mas creerá ese pretexto.

A pesar de que ya resta muy poco tiempo para el final de la campaña, la coyuntura hace pronosticar que Anaya caerá al tercer lugar en las encuestas, no precisamente porque José Antonio Meade lo vaya a rebasar, sino por la perdida de simpatías.

Pero mas importante aun, que el cumulo de votos que representan los hasta ahora indecisos, que son alrededor del veinte por ciento del padrón, ya no lo verán como opción de voto útil en contra de López Obrador.

La lógica del voto útil en contra del puntero recae en el hecho de que este no gane, pero la definición de ello no es tan simple, la elección depende también de que quien represente esa opción, además de sus números, sea el menos malo.

Dada la circunstancia Ricardo Anaya se convierte en el peor de todos los candidatos, incluso considerando el nivel de rechazo que sufre el PRI, porque al menos su candidato José Antonio Meade, no esta directamente vinculado en ningún escandalo de este tipo.

De hecho el valor mas importante de Meade es precisamente el de la honestidad, si bien es cierto que como candidato a dejado mucho que desear y es el momento en que no conecta con la sociedad, tampoco se le puede acusar de ningún acto de corrupción comprobado.

Hubo un momento, sobre todo a la mitad de la campaña en que se pensó en la posibilidad de una alianza de facto entre el PAN y el PRI para enfrentar a López Obrador, en esa ocasión el candidato natural para encabezarla era Anaya, hoy queda claro que eso ya no va a suceder bajo ningún argumento.

Pero sobre todo que quien dinamito esa posibilidad fue el propio Anaya, cuya arrogancia y falta de talento político, destruyo cualquier posibilidad de acuerdo político.

 
 
revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar