Se encuentra usted aquí

Justin Trudeau: El Carisma en la política canadiense

Viernes, 27 de Enero 2017 - 18:00

Autor

carlos-sagaon.jpg
Carlos Sagaón Ruiz

Compartir

justin-trudeau.gif

 

Mucho se ha hablado en los últimos años de políticos inexperimentados, dictadores autoritarios y líderes populistas, racistas o xenofóbicos que han ensombrecido la imagen de la política en perspectiva global. No obstante, existen mandatarios carismáticos y hábiles que ponen en alto el nombre de su país, su cultura y la sociedad a la que representan. Uno de ellos, Barack Obama, terminó hace unos días su periodo como Presidente de Estados Unidos después de ocho años de gobierno. Por otra parte, si prestamos atención al vecino del país norteamericano, encontraremos a un hombre ejemplar en materia de relaciones internacionales y de empatía con sus gobernados: Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá.

Considerado por los medios como el primer “político viral” de la historia, Justin Trudeau es heredero de una dinastía enfocada a los negocios y la política en Canadá. Su abuelo, Charles-Emile Trudeau, fue uno de los empresarios más reconocidos de su época, mientras que su padre, Pierre Trudeau, laboró como Primer Ministro en dos ocasiones y se le reconoce por ser el iniciador de “la nueva Canadá”, al incluir la globalización como un factor inevitable durante su administración.

En 2013, se convirtió en dirigente del Partido Liberal, mismo que le otorgó la nominación para Primer Ministro, la cual le fue otorgada por mayoría absoluta. El Partido Liberal consideró que Trudeau era la mejor opción para dirigir el Gobierno Canadiense por su experiencia política (tanto en el entorno familiar como el personal) y su buena relación con los medios de comunicación. Justin Trudeau tomó posesión como Primer Ministro de Canadá el 4 de Noviembre de 2015, convirtiéndose en el más joven de la historia del país en asumir dicho cargo.

De joven, previo a su historia política, Trudeau se entrenó en diversos deportes, donde destaca el box, snowboard, bungee, entre otros. Estudió ciencias políticas, literatura inglesa y educación, adquiriendo su triple licenciatura a corta edad. Además, se interesó en temas de física cuántica y computación. Como dato adicional, se dedicó como hobbie a la locución e intentó en repetidas ocasiones incursionar como actor.

Desde sus inicios en el mundo de la política, Justin Trudeau mostró un profundo interés en el cambio climático. Uno de sus primeros movimientos como Primer Ministro fue establecer una tarifa base al carbono, lo que logró un avance en el desarrollo de los oleoductos, sin mencionar los beneficios al medio ambiente.

Su régimen se ha caracterizado por eliminar la discriminación a las minorías e incitarlos a integrarse en una sociedad conjunta. Al menos el 50% de su gabinete gubernamental está conformado por mujeres, a las cuáles se les ofrece la misma oportunidad de trabajo en el Gobierno que a los varones. Hace unos meses, se reveló que incluso cuenta con un Premio Nobel, un héroe de guerra y una refugiada afgana en su equipo. En el mismo contexto, Trudeau recibió personalmente durante el 2016 a 27,000 refugiados de países como Siria y Arabia Saudita, a quienes calificó como “sus amigos y los nuevos canadienses” para luego otorgarles la ciudadanía. Momentos como éste despertaron la admiración de los canadienses.

Es bien sabido que Justin Trudeau es un líder explícitamente liberal. Se ha mostrado muy abierto y positivo hacia la comunidad homosexual. Además, tiene posturas a favor del aborto (bajo el argumento de no poder gobernar la decisión de una mujer) y legalizó la mariguana, lo que redujo los índices de criminalidad y de ganancias al crimen organizado. Cabe mencionar que tiene un tatuaje en el brazo con una imagen azteca, haciendo referencia a las culturas Latinoamericanas, junto con la promesa de que el hecho de tener tatuajes no será un impedimento para ocupar un cargo político a ningún ciudadano, esto como parte de la preservación de la cultura y el libre albedrío. En repetidas ocasiones, cuando se le cuestiona sobre su ideología de aceptación a las masas o su postura frente a temas tan radicales, se ha limitado a responder: “Estoy gobernando en el Siglo XXI”.

Los estándares de Canadá han incrementado a ojos del mundo desde el inicio del Gobierno de Justin Trudeau. A poco más de un año de su mandato, ha convencido al 82% de su país de que es un grandioso Primer Ministro. Las encuestas de los medios arrojan que del 18% restante, el 10% no tiene una opinión aún por ser muy pronto. Por lo tanto, únicamente el 9% de la población piensa que no es un acierto político. Son cifras históricas.

De acuerdo a varias fuentes internacionales, Justin Trudeau es uno de los mejores jefes de Estado del mundo actual por su sensatez, ideología y carisma. Claramente, le ha costado poco tiempo ganarse el corazón de los canadienses, de los analistas políticos en el mundo y de los medios de comunicación.

¡Hacen falta más líderes como él!

imagen2.jpg
Número 16 - marzo 2018
Descargar