Se encuentra usted aquí

Iniciamos febrero 2018

Jueves, 08 de Febrero 2018 - 16:30

Autor

foto.jpg
El Oso Travieso

Compartir

febrero-2018.jpg

En un abrir y cerrar de ojos hemos dejado atrás el primer mes de lo que apenas ayer celebrábamos como un nuevo año.

Mirando hacia adelante parece mucho tiempo el que le queda a este año que se nos presenta con tantas y tan serias incógnitas. Unas parecen fácilmente previsibles y otras un verdadero galimatías.

La primera lista que hice de las tres cosas que esperaba vivir antes de ir a rendir cuentas al Creador estaba integrada por ver caer el muro de Berlín, ver un presidente de México asumir el cargo sin estar cobijado por el partido oficial y ver coronarse a un equipo de futbol mexicano en un campeonato mundial. Considerando los dos campeonatos mundiales de las selecciones sub 20, el triunfo de la Copa de las Federaciones y la medalla de oro en la Olimpiada puedo dar por cumplidas mis expectativas.

De repente me doy cuenta de que el tiempo vuela cada año con mayor velocidad, más pronto que tarde estaremos viviendo una realidad diferente a la que vivimos hoy y aquí cabe la oración de los AA:

Señor, concédenos serenidad
para aceptar las cosas que no podemos cambiar,
valor para cambiar las que sí podemos,
y sabiduría para discernir la diferencia

Y tomarla como norma de actuación. Imperiosa es la sabiduría; es la que va a definir nuestra actuación, es allí donde aplicaremos la responsabilidad con la que hemos analizado las alternativas para aplicarlas en las situaciones que se nos presentarán en el resto del año. Tenemos para escoger.

En el plano internacional podemos elegir angustiarnos al estar al pendiente de cada mensaje del Chimoltrufio que está al frente del gobierno de los Estados Unidos que así como dice una cosa dice otra y todas son a su conveniencia con su profunda visión KKK. También podemos escuchar los discursos del Papa Francisco con su constante invitación al diálogo y al enriquecimiento del intercambio humano entre todos los países con un espíritu cristiano.

En el plano nacional el abanico negativo se abre ampliamente: los candidatos a la presidencia que atosigan con sus mensajes en los medios de comunicación, fruto de la más reciente reforma electoral que nos trata como niños de primaria sin concedernos capacidad de tomar una decisión y que pone a disposición de los políticos en ciernes una fortuna en un país con millones de pobres, este recurso ha perdido efectividad por abuso, es tal la saturación de mensajes que ya muy poco efecto causa en radioescuchas o telespectadores. Por el otro lado contamos con un viento fresco que viene a renovar el diálogo dándole altitud y profundidad, al tomar posesión como nuevo arzobispo primado de México, el cardenal Carlos Aguiar Retes señaló que han crecido los conflictos en el país, por lo que hizo un llamado a la “reconciliación” para alcanzar “la paz y la seguridad” que tanto hacen falta a los mexicanos. Tenemos opciones de sobra.

En el plano cultural estamos reforzando nuestra identidad nacional superando en muchos aspectos los estereotipos de narcos, corruptos y violentos que míster Trompeta se ha encargado de colgarnos y le damos amplia respuesta en el plano cinematográfico, en la literatura brillan los talentos nacionales, el Gran Premio de México de Fórmula Uno pone muy en alto el nombre de nuestro país.

Con tantas opciones hay un fértil campo donde desarrollar nuestra sabiduría y a Dios gracias tenemos la posibilidad de elegir.

Si a pesar de todo usted sigue creyendo que vamos a estar mejor con ya sabe quién o le sigue apostando a las Chivas rayadas del Guadalajara, recuerde que usted es el arquitecto de su propio destino.

revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar