Se encuentra usted aquí

Geopolítica antisistema: Elecciones 2018 en América Latina

Martes, 24 de Abril 2018 - 15:30

Autor

stephanie-henaro.jpg
Stephanie Henaro Canales

Compartir

antisistema.jpg

Como se ha vivido desde el inicio de las campañas presidenciales en nuestro país, el tema de la corrupción, prevalece como uno de los principales. Por el simple hecho de que es de los que más enoja y de los que más han retrasado el desarrollo. Dando como resultado un auge del discurso antisistema. En donde todos y cada uno de los candidatos se plantea como antisistema a su manera con el fin de atraer votos y ganar la contienda. Sin embargo, este tipo de dinámica va más allá de nuestras narices y responde a una lógica geopolítica, que pone a países con posiciones regionales estratégicas, en una encrucijada en donde se verá si se quedan alineados con “el sistema” o se unen a la fila de países “antisistema.” Alterando de esta manera el equilibrio del orden mundial que hoy en día conocemos.

Costa Rica, Paraguay, Venezuela, Colombia, México y Brasil son los países de América Latina que este año eligen a su próximo presidente. Costa Rica y Paraguay ya lo llevaron a acabo y en el resto sólo será cuestión de tiempo con Venezuela y Colombia celebrando sus comicios en Mayo, mientras que México en Julio y finalmente Brasil en Octubre.

Empecemos por lo primero. Una de las máximas geopolíticas tiene que ver con el dominio de los mares. Los mares poseen rutas fundamentales para el comercio que determina el dinamismo económico de cada nación. Sin comercio no hay imperio. Así de simple.  Razón por la que lo que ocurra en países como Costa Rica, Colombia y Venezuela resulta importante, más allá de lo humano, por su relación con el control de Mar Caribe.

El Mar Caribe une las dos moles continentales del Norte y del Sur, y abre las vías de comercio hacia Europa y, gracias al Canal de Panamá, también al Pacífico que, desde los 80, es el Océano más importante del mundo como vía del comercio mundial.

elecciones-latam1.png

Costa Rica eligió a su próximo presidente el 4 de febrero de este año y decidió quedarse “dentro del sistema” dando la victoria a Carlos Alvarado Quesada. Candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC) que tuvo que hacer frente a las críticas contra su partido por el “cementazo”, o caso del cemento chino, que se destapó durante el actual gobierno y salpica a funcionarios de los tres poderes.

Venezuela celebrará elecciones el 20 de Mayo. Las fraudulentas elecciones presidenciales en Venezuela ya cuentan con una comparsa de seis candidatos chavistas, en donde cada uno promete acabar con la corrupción a su manera. En una con tienda en donde desafortunadamente volverá a ganar Nicolás maduro y su lógica antisistema.

Colombia elegirá a su próximo presidente el 27 de Mayo. La Consulta Anticorrupción se encuentra posicionada como uno de los principales ejes en la definición de los candidatos y ha impulsado a los grupos políticos que buscan formar una coalición entorno al candidato Sergio Fajardo, cuya imagen se ha fortalecido en la medida en que las revelaciones de los casos de corrupción, salpican a personas de los movimientos más tradicionales o con más poder que el suyo. El país, marcado por unos acuerdos de paz que intentan aplicarse desde 2016, ha estado sacudido además del escándalo de las constructoras brasileñas, por el del llamado Cártel de la Toga, que tiene tras la rejas al ex-fiscal anticorrupción y que ahora es el primer delator de magistrados de las más altas Cortes de Justicia que aceptaban sobornos para amañar fallos judiciales.

Como lo demuestran los casos de Colombia y Venezuela la lógica “antisistema” lleva la delantera en lo que respecta al mar caribe y por eso es tan importante percatarse de la función que tiene Paraguay dentro de esta lógica en el ajedrez geopolítico mundial. Paraguay es considerado como el país más corrupto de América Latina, acaba de celebrar sus elecciones el domingo pasado, y eligió quedarse “dentro del sistema” al darle la victoria a Mario Abdo del Partido Colorado.  Después de que el actual presidente, Horacio Cortés, descartara optar por su reelección el año pasado en medio de fuertes protestas.

elecciones-latam2.png
  

Paraguay siempre ha funcionado como un “Estado tapón “ o “isla” en contraposición a la tendencia regional de “giro a la izquierda” o del auge de lo “antisistema”. Además de encontrarse geográficamente ubicado en el corazón del MERCOSUR,  es un estado central en lo que respecta a la comunicación de la región por medio de sus grandes ríos, todos navegables, y erigirse sobre el Acuífero guaraní, entre otros.

Mientras tanto México es el segundo país más grande de la región, colinda al norte con la actual potencia hegemónica,  posee fronteras culturales que van más allá de las delimitadas por los mapas, y elegirá a su próximo presidente el próximo primero de Julio.

elecciones-latam3.png
  

La bandera de lo “antisistema” es liderada por Andrés Manuel López Obrador y es el mismo que se perfila como puntero en las encuestas. Su discurso en contra del PRI pasa por evidenciar los múltiples escándalos en que este último ha estado involucrado. Que van desde el escándalo de los conflictos de interés entorno a constructoras, como Higa y OHL, hasta supuestas relaciones directas con los principales protagonistas del caso Odebrecht, aunque aun no se hayan logrado  avances judiciales significativos. Tal y como ha pasado, también, en Venezuela.

López Obrador ha fortalecido su popularidad al asegurar que ese dinero de la corrupción sería la clave para mejorar los servicios públicos.

Brasil es el país más grande de la región, cuenta con amplios recursos naturales, colinda con todos los países sudamericanos, excepto ecuador y chile, ha dado grandes pasos para posicionarse como una potencia militar y financiera, y es también el caso más difícil de leer. El 7 de Octubre el país sudamericano celebrará sus elecciones y es, nuevamente, el expresidente Lula Da Silva quien ocupa el lugar del protagonista de la campaña electoral de este año.

elecciones-latam4.png
  

Sus mandatos presidenciales coinciden con la confección y detonación de la bomba de Odebrecht. Inmerso en procesos judiciales, acusado de ser partícipe del entramado de corrupción, y con una condena que se amplió de nueva a doce años de prisión por corrupción, mantiene un respaldo popular que lo tiene encabezando la intención de voto en este país.

Lula maneja de una manera estupenda la “lógica antisistema” alegando su inocencia, diciendo que hay falta de pruebas y que todo es un entramado político corrupto en su contra. Las condenas judiciales, han exacerbado el deseo de Lula de volver por tercera vez a la presidencia y caldeado los ánimos de sus seguidores, en un país que cada vez se divide más y que enfrenta un incierto futuro político.

Esos son los movimientos geopolíticos en la región que tendrán lugar en este año y que, sin duda, tendrán un peso importante en la configuración ideológica regional dentro del tablero de ajedrez mundial. Veremos también si la lucha anticorrupción como bandera y sus ecos de antisistema logró posicionar mejores dirigentes o si abrió las puertas de la región a nuevos escándalos de corrupción que no permitan la consolidación de la democracia

2018-04-27_15-36-58.jpg
Número 17 - abril 2018
Descargar