Se encuentra usted aquí

Genocidio impune

Miércoles, 27 de Junio 2018 - 15:30

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes

Compartir

genocidio.png

 

El delito de genocidio es tan poco conocido como generalizado, por eso, cuando se habla de delitos, no hay mejor camino que acudir a la ley que lo define.

El genocidio está tipificado en la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de las Naciones Unidas, que sigue vigente.

El genocidio está legislado en el Codigo Penal Federal de México, en su artículo 149 bis cuyo texto coincide con la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, de las Organización de las Naciones Unidas.

La enloquecida campaña de persecución desatada por Donald Trump en agravio de los mexicanos, constituye JURÍDICAMENTE el delito de genocidio.

Basta leer algunas disposiciones aplicables de la Convención de la ONU, para confirmarlo.

Conforme al artículo 1º, el genocidio puede cometerse en tiempo de paz.

El artículo 2º es especialmente importante y lo transcribo:

Artículo II 

“En la presente Convención, se entiende por genocidio CUALQUIERA DE LOS ACTOS MENCIONADOS A CONTINUACIÓN, perpetrados con la intención de destruir, total O PARCIALMENTE, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:”

a) “Matanza de miembros del grupo;”

b) “Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;”

c) “Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;”

d) “Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;”

e) “Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.”

En cuando al inciso “a”, Bajo las órdenes de Donald Trump, las autoridades de migración y ahora tambien las autoridades que han militarizado la actual frontera binacional, han practicado la matanza de mexicanos “indocumentados”.

El genocidio no se comete por docena ni por kilo; lo que cuenta es la intención y los mecanismos desplegados por sus perpetradores.

En cuanto al inciso “b”, las conductas desatadas por Mister Trump, lesionan la integridad física y mental de nuestros compatriotas.

En cuanto al inciso “c”, las políticas racistas de Donald Trump y quienes lo obedecen, someten intencionalmente a los mexicanos a condiciones de existencia que buscan acarrear nuestra destrucción física sin importarles en absoluto los derechos humanos.

En cuanto al inciso “d”, aunque sea de manera indirecta, el desmembramiento de las familias mexicanas cuyos niños han sido separados de sus padres y han sido metidos en jaulas en campos de concentración, impiden el nacimiento de nuevos hijos y ponen en riesgo de muerte a los niños aprisionados.

En cuanto al inciso “e”,  se está realizando el traslado por la fuerza de miles de niños mexicanos a otros grupos mediante su internamiento en campos de concentración en cuyo interior se encuentran enjaulados, y sin tener la menor idea de dónde están  sus padres.

A Mister Trump solamente le importa su peluca, pero nada le interesa seguir utilizando una máscara de líder del mundo “libre”.

Secundado por la feroz NiKKKi (1) Haley, ha sacado a Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a cuya creación se opuso nada menos que Israel, cuando dicho organismo fue creado en 2006.

No es casualidad que Estados Unidos no sea miembro de la Corte Penal Internacional a la cual, sin embargo, ¡puede controlar suspendiendo cualquier juicio que a la Casa Blanca no le parezca bien!

Estados Unidos no solamente puede vetar resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU al que pertenece permanentemente, sino que tambien puede vetar y cancelar juicios de la Corte Penal Internacional de la que no es miembro.

Trump ha llegado al extremo de pretender que los migrantes que él considera “ilegales”, ¡NO TENGAN ACCESO A NINGUNA CLASE DE TRIBUNAL; ni siquiera a sus mal llamadas “Immigration Courts”!

El artículo 3º de la Convención Internacional sobre Genocidio es aplicable a Trump, como puede verse a continuación:

Artículo III 

Serán castigados los actos siguientes:

a) El genocidio;

b) La asociación para cometer genocidio;

c) LA INSTIGACIÓN DIRECTA Y PÚBLICA A COMETER GENOCIDIO;

d) La tentativa de genocidio;

e) LA COMPLICIDAD EN EL GENOCIDIO.

Trump viene instigando a sus seguidores desde su campaña electoral, para cometer genocidio en contra de los mexicanos.

Una vez más es importante destacar que los mexicanos que viven bajo jurisdicción de Estados Unidos, son víctimas de la invasión y conquista militar que nos arrebató más de medio territorio entre 1836 y 1848.

Los que viven en California, Nuevo Mexico y Tejas, son RESIDENTES LEGALES DE TERRITORIOS MEXICANOS OCUPADOS, sobre los que Estados Unidos no tiene derecho alguno conforme el artículo 5º de la Carta de los Estados Americanos.

Los que se han visto FORZADOS a emigrar más allá de las fronteras originales entre ambos países, estan protegidos por el Derecho Internacional como MIGRANTES FORZADOS, que se han visto obligados a buscar la vida de sus familias, a consecuencia del despojo territorial que se apropió los recursos incalculables que han explotado ilegalmente los Estados Unidos desde que los conquistaron.

¿Cómo es posible que el gobierno mexicano no mueva un dedo, cuando puede consignar penalmente a Trump aplicándole la Convención de la ONU sobre Genocidio y  el Código Penal Mexicano cuyo artículo 4º no deja lugar a dudas?

El Genocidio es delito en Mexico y también en Estados Unidos, por mucho que Estados Unidos sea candil de la calle y oscuridad de su casa.

Siendo el genocidio además un delito de lesa humanidad, es perseguible hasta por jurisdicción universal.

Trump también podría ser acusado por cualquier ONG de Estados Unidos ante autoridades penales de ese mismo país, y por esa rendija, iniciar el “impeachment”de esa grotesca reencarnación de Calígula.

AMLO ha sido el único de los tres candidatos presidenciales que ha prometido “poner a Trump en su lugar”; pero no dijo cual sea ese sitio...

Nuestros hermanos que residen legalmente al norte de El Río, son los que tienen en sus manos las acciones legales necesarias para detener las acciones monstruosas del depravado que hoy ocupa la Casa ni tan Blanca.

Los mexicanos, donde quiera que nos encontremos, estamos obligados por sangre y por justicia a que ese genocidio flagrante no siga impune y a ponerle fin por todos los medios legales.

________________________________

(1)     NiKKKi  Haley. La triple K incorporada a su apellido original que solamente lleva kk, obedece a que lleva grabadas con fuego en el alma, las iniciales del Ku Klux Klan, del que Clairol Trump es Gran Dragon. (Aunque solo sea honorario, y no como su papito).

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar