Se encuentra usted aquí

¡Feliz mes del niño!

Lunes, 16 de Abril 2018 - 15:30

Autor

raul-rosales.jpg
Raúl Rosales

Compartir

mes-ninos.jpg

En la colaboración pasada se abordó algo sobre el desempeño del niño en la escuela y lo que a nuestro entender debe ser el espacio de oportunidades con las que tiene que contar para que sus capacidades innatas las siga desarrollando de manera plena sin obstáculos institucionales, donde lejos de facilitarles el desarrollo humano que les corresponde, existen actitudes que los llevan a ser “ordenados” bajo formatos tradicionalistas a los que se tienen que ir sometiendo, bajo el  pretexto de que, “así debe de ser”, porque así lo señalan tales o cuales disposiciones de las “autoridades escolares” en alianza tradicional con padres de familia y regularmente, sociedad en su conjunto, misma que hace suponer logra sus objetivos de “formación ad hoc” a las tradiciones sociales correspondientes, según el medio en que se desenvuelven, pero que, como ya se mencionó en la participación anterior es, generalmente de obediencia y sumisión, desde luego acrítica, a lo ya socialmente establecido y hasta moral y políticamente correcto.

De hace algunos años a la fecha, (aunque las autoridades actuales, dicen que ellos son los primeros) como es de dominio público, se ha venido promoviendo, cuando menos en el discurso oficial, el de cambiar de paradigma escolar, el cual da prioridad a la memorización de, conceptos, reglas, fórmulas, fechas, frases, etc., en los contenidos que aborda EL NIÑO, en su proceso de aprendizaje escolar, para PASAR O CAMBIAR a un PARADIGMA O MODELO DE APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO, en donde, la reflexión, el análisis, la crítica, el sentido propositivo, tolerante, participativo, incluyente y democrático, sirvan de base para que sigan aprendiendo el resto de su existencia y no sólo para pasar un examen de periodo muy reducido e inmediatista, que en el formato tradicional, le servirá para lograr un lugar en el cuadro de honor, del grupo y de serle posible en el de la escuela, acompañado en algún momento de un diploma o mención honorífica, que todo esto lleva a la satisfacción tradicionalista de los padres y seguramente a la de los niños, en contra de aquellos alumnos que seguramente al igual que la mayoría realizan esfuerzos significativos para el logro de los aprendizajes, pero con un formato que no encaja en lo memorista o de tipo mecanicista, en donde puede hacerse válida aquella expresión de que “en la escuela saca 10, pero la vida lo reprueba”.

Es necesario, pues, que ese discurso oficial de hace mucho tiempo, en donde se coloca AL NIÑO, como alumno AL CENTRO, de las acciones pedagógicas a llevar a cabo en el proceso educativo, SE HAGA REALIDAD, por parte de TODOS los niveles que intervienen en el citado PROCESO, iniciando con el TITULAR de la Secretaría de Educación Pública, pasando por los propios RESPONSABLES en cada una de las entidades federativas, hasta llegar a los MAESTROS DE GRUPO, que sin duda alguna son parte importantísima en este recorrido FORMATIVO de las nuevas generaciones, y que sin duda alguna, la gran mayoría se comprometerá a esa tarea en la medida que le llegue y reciba de forma adecuada la ASESORÍA PEDAGÓGICA CORRESPONDIENTE, de los niveles responsables de esa tarea. Creo que pudiera ser uno de los mejores “regalos” DE VIDA para el NIÑO, además de respeto cotidiano en todos los ámbitos de convivencia y desempeño, claro, sin pasar por alto EL DÍA DEL NIÑO, mismo que pudiera ser la “cereza del pastel”.

Circula en las redes sociales un video, que amablemente me hicieron llegar al chat de mi WathsApp que lo titulan “Nacemos Genios y nos Vuelven Estúpidos” en un espacio de You Tube, llamado MUNDO DESCONOCIDO, en donde de alguna forma se concluye las limitaciones que impone el costumbrismo de la cotidianidad social y en no pocas ocasiones la institucional, incluyendo entre otras a la misma escuela, en donde a aquellos NIÑOS INQUIETOS, en vez de canalizar su inquietud a actividades que le resulten más significativas, los empiezan a estigmatizar como HIPERACTIVOS, ya que con ese rango, categoría o “enfermedad” se les diagnostica, incluso, en muchas de las ocasiones, se canalizan ante la especialidad de psiquiatría o neurología, para su tratamiento médico y los consabidos medicamentos que les bajan ese exceso de energía para su mejor control, acorde al resto de la “normalidad” de sus condiscípulos.

Se menciona en este video, que la NASA, contrata a dos científicos, Dr. George Land y el Dr. Berth Jarman, con el fin de evaluar el potencial creativo del personal a su cargo, que investiguen sobre la GENIALIDAD, a través de unas pruebas para hacer el comparativo con los que ellos tienen en sus instalaciones. Lo primero que hacen los dos científicos contratados es investigar por medio de esa prueba a 1500 niños, cuyas edades rondan entre los 4 y 5 años de edad, dando como resultado, que el 98% de ellos resultaron con la categoría de GENIOS, acordes a los cuestionamientos que se les hicieron. Cinco años después, vuelven a examinar a los mismos cuando ya cuentan con 10 años de edad y pues los resultados tristemente bajan hasta un 30% de su genialidad, pero que decir cuando cuentan con 15 años, los resultados anteriores van a dar hasta un 12 %. Pero después aplican ese examen a hombres y mujeres adultos dando como resultado el 2% de genialidad.

Con el permiso de ustedes, en la próxima colaboración, se seguirá comentando al respecto, todo en torno a la “DEBIDA FORMACIÓN DE LOS NIÑOS,” como preocupación constante de un SISTEMA ESCOLAR Y SOCIAL, queriendo destacarlo, principalmente en este ¡¡¡MES DEL NIÑO!!!  

revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar