Se encuentra usted aquí

¿Es válido usar Instituciones como la PGR para temas políticos?

Jueves, 08 de Marzo 2018 - 15:30

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

pgr-vs-anaya.jpg
  • El PAN acusa el PRI de hacerlo, pero, ¿que sucedió en el 2010?

Gran alboroto y escándalo ha generado el precandidato a la Presidencia de la República por la Coalición PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, Ricardo Anaya, con su denuncia que la Procuraduría General de la República (PGR) lo investiga y hostiga, demandando al Presidente Enrique Peña Nieto, que saque las manos del proceso electoral. En el entendido de que se está usando a la PGR para atacarlo.

Si bien es cierto que “quién no conoce su historia puede cometer los mismo errores”, la agregaría aquello de “el que al cielo escupe, en la cara le cae”. Porque si bien utilizar a las Instituciones no es lo correcto, habría que estar seguro que lo supuestamente denunciado, ellos como gobierno, no lo han hecho también

Vayamos a los hechos acontecidos en mayo del 2010, cuando anteriormente el 5 de marzo del 2009, comente el tema de Gregorio Sánchez y la información que en esos momentos ya mostraba sus nexos con los Zetas. Pero tuvieron que pasar 14 meses y ser candidato de la pavorosa Coalición PRD, PT Y Convergencia, a gobernador de Quintana Roo, para ser detenido por la PGR, acusado de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Importante recordar lo que ya se conocía en el 2009, cuando la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR, investigaba a dos personas ligadas directamente con Gregorio Sánchez, Marco Antonio Mejía López, director del penal de Cancún y ex colaborador de López Obrador, por su presunta implicación en el asesinato del general Mauro Enrique Tello. Mejía López fue interrogado sobre sus vínculos con el ex jefe de la policía municipal de Cancún Francisco Velasco, arraigado por la ejecución del militar, ocurrida el 3 de febrero en Cancún. Mejía López laboró en el gobierno de López en el DF como titular de la Subdirección Operativa y de Servicios, dependiendo de la Coordinación de Logística, a cargo de Nicolás Mollinedo, “el Nico”, chofer del tabasqueño.

Mejía era el encargado de coordinar a las gacelas, que custodiaba a López y era conocido como “PUMA 2”. López Obrador lo envío junto con las gacelas a capacitarse a Israel. En la campaña presidencial de 2006, participó en la logística del perredista y se coordinaba con los elementos del Estado Mayor, asignados al resguardo del Peje.

Al concluir la elección presidencial, Mejía López como el Peje no ganó, se incorporó a la administración de Marcelo Ebrard, en servicios de seguridad. El 10 abril de 2008 el alcalde de Benito Juárez (Cancún), Gregorio Sánchez, lo designó director de la cárcel pública municipal. Cinco meses después Mejía López dio la concesión —sin licitación— de la comida para los internos a familiares de Nico chofer de López Obrador, a la empresa Tabana Banana, SA de CV, cuyos accionistas, son Rafael Marín Mollinedo y María Amada Mollinedo, con 20 y 80% de las acciones.

Mejía López, fue arraigado en marzo del 2009, por permitir que Los Zetas tuvieran el control de la prisión, vender narcóticos, cobrar derecho de piso a los internos y privilegiar a los miembros de esa célula criminal.

Y para mayo del 2010, ya estaba detenido Gregorio Sánchez, después de haber dado una conferencia en la ciudad de México, en la sede nacional del PRD, junto con los dirigentes del PRD, PT y Convergencia, donde advirtieron sobre la posibilidad de que se procediera legalmente en su contra.

Pero la realidad es que todo la información anterior los dirigentes la conocían y no les importo para designarlo candidato. La pregunta es, ¿los militantes de estos partidos estarían de acuerdo en que se apoyara a este tipo de personas para ser candidatos? A ese paso, el PRD significaría: Partido Recolector de Delincuentes

El tema lo comento porque en esa Coalición por la gubernatura del Estado de Quintana Roo, también estaba contemplado que participara el PAN. Recuerdo que en ese 2010, comentaba con un amigo, que nunca pensé ver en una coalición al PAN y el PRD Lo que nos indicaba varias cosas, primero que esos partidos no podían ganar por si solos una elección, segundo que no contaban ni siquiera con candidatos propios y tenían en que echar mano de los saltimbanquis a los que en sus partidos no les cumplieron sus caprichos y prefieren irse con el enemigo con tal de lograrlo.

Y el ejemplo más claro era en ese año, fue que a pesar de saber la clase de persona que era Gregorio Sánchez, lo hicieron candidato.

En verdad de pavor lo que de esta persona, Greg Sánchez se difundió, dado que detrás de él, de su esposa y el misterioso ex agente cubano Boris del Valle, había indicios que llevaban al financiamiento de una extensa red de simpatizantes chavistas que empezó a formarse en 2005, y al trasiego de agentes de La Habana con destino a Florida.

Inclusive los relacionaban en los años iniciales de la década con la llamada “Operación Milagro”, encubierta bajo la ayuda para personas con problemas visuales, transportadas de México a hospitales cubanos a un costo de siete mil dólares por individuo, financiados por el gobierno de Hugo Chávez.

Pero, de acuerdo a lo que se informó, Greg Sánchez Martínez y su familia, quienes eran dueños de un predio en la frontera con Guatemala, sitio en el que ejercían el tráfico de indocumentados. Los extranjeros importados a once mil dólares por cabeza, especialmente rusos y chinos, entraban a territorio mexicano como Juan por su casa por la falta de controles en tierras de los Sánchez.

En el 2005 Gregorio Sánchez Martínez, ingresa al mundo de la política siendo predicador, cantante y agente aduanal: como aspirante a la alcaldía de Benito Juárez, Cancún, la plaza más codiciada por el narcotráfico.

De acuerdo a versiones, señalaron que cuando Greg decidió postularse para Alcalde, una voz misteriosa advirtió a sus posibles competidores del PRD que no participaran. “Retirarse vivos es mejor que abandonar muertos”, fue la advertencia que lo dejó como aspirante único.

Evidentemente existía interés por colocar a alguien de confianza, porque no se trataba sólo de tráfico de drogas, que en ese terreno la competencia se da hasta las alturas del empresariado, uno de cuyos personeros fue señalado como introductor de estupefacientes a México.

Sin olvidar que las declaraciones del entonces Presidente Vicente Fox liberaron a los cubanos de un compromiso, no escrito pero siempre respetado, de no usar territorio mexicano para espionaje o insurrección popular. Eso fue importante y determinante de acuerdo a lo investigado, para Greg Sánchez y quienes lo apoyaban para llegar a Presidente Municipal.

Asimismo, en esas fechas, Hugo Chávez tuvo una reunión en Guadalajara con la dirigencia nacional del PRD, que le pidió apoyo para sostener la campaña de la Presidencia Legítima, a lo que el Presidente de Venezuela accedió, calificando a Fox como “cachorro del imperialismo americano”.

Por ello, se entiende, posteriormente, la defensa de Jesús Ortega a Greg Sánchez, parte de los fondos fueron canalizados al Comité Nacional perredista. Y se entenderían las disputas entre Ortega y el Peje López.

Se informó también que el embajador de Venezuela en México, Vladimir Villegas, organizaba programas de acción solidaria, con dirigentes de la llamada izquierda, patrocinando viajes “de estudios” de grupos universitarios a los santuarios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), donde serían indoctrinados y se les instruiría en combate y ataques distractivos (armado de bombas de ruido o de humo)

En el proyecto se unieron cubanos y venezolanos. Los primeros, para infiltrar agentes a territorio estadunidense, especialmente a Florida.

Otros beneficiarios fueron el Partido del Trabajo y el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), así como delegaciones del DF y políticos ubicados, donde se registraba el mayor tráfico humano, particularmente en la frontera sur.

Importante citar, que el 9 de marzo del 2006 el embajador venezolano, Vladimir Villegas, aceptó su vínculo con organizaciones “bolivarianas”: “Tenemos grupos de solidaridad que difunden logros de nuestra revolución bolivariana y eso no es nada ilegal”, declaró. Abandonando el país luego de sus críticas al gobierno mexicano y de aceptar el envío de fondos a AMLO.

Manuel Espino, el ex líder blanquiazul, hizo la denuncia pública: “Ha sido evidente la presencia de venezolanos mandados por Chávez a apoyar la campaña de su candidato aquí en México, López Obrador”.

Con todos estos antecedentes cuestione en ese momento, si el PAN hubiere estado como lo pretendía en esa Coalición con el PT-PRD-Convergencia, habría detenido la PGR a Gregorio Sánchez? Obviamente no.

Y al no haberse integrado, entonces SÍ USÓ a la PGR para detener a Greg Sánchez y dejar sin candidato a la Coalición. Dejándolo libre cuando ya habían pasado las elecciones, con toda esa información en su contra.

Concluyo preguntando, ¿no es lo mismo de lo que está quejándose ahora?

Vale la pena reflexionarlo. Y también analizar si será casualidad que ahora en este 2018, Greg Sánchez, quién es el dirigente del Partido Encuentro Social, los cristianos del (PES) en Quintana Roo, vaya a ser nuevamente candidato a Presidente Municipal de Benito Juárez (Cancún) obvio apoyado por Morena su dueño el Peje. Insisto ¿Casualidad o CAUSALIDAD?. Usted qué piensa estimado lector.

revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar
-