Se encuentra usted aquí

El reto de las ZEE también es social

Lunes, 08 de Agosto 2016 - 15:00

Autor

foto_guillermo_vazquez_h.jpg
Guillermo Vázquez Handall

Compartir

zonas-econmicas-especiales.jpg

Cuando Gerardo Gutiérrez Candiani fue designado por el presidente Peña Nieto, como responsable de las Zonas Económicas Especiales, entendió que su tarea no seria nada sencilla.

La expectativa generada por la creación de este mecanismo promotor ha sido desde su anuncio muy grande y ello implica tener que entregar resultados materialmente de manera inmediata.

Sin embargo como Gutiérrez Candiani no es político profesional o funcionario publico de carrera sino hombre de negocios y dirigente de empresarios, comprende que los tiempos no corren a la misma velocidad en ambas disciplinas.

Que en el balance de lo que se obtiene, el estado de perdidas y ganancias también difiere en su interpretación y sentido, por ello la encomienda le exige poder combinar eficientemente las dos visiones.

Ello no esta exento de dificultades de origen, las ZEE como un órgano facilitador del gobierno federal, no tiene el dinero suficiente para invertir en demasía, se tiene que usar del que se dispone con gran eficiencia, pero mas aun en donde tenga mas impacto.

Porque se puede el correr el riesgo de construir un elefante blanco, cuya viabilidad se sujete a las practicas que se siguen acostumbrando en diversas dependencias del sector publico, mediante las cuales se crea infraestructura que se vuelve innecesaria, inoperante u obsoleta poco después de su inauguración. 

El punto de inflexión radica precisamente en que el beneficio que se obtenga de la acción y los recursos provenientes del estado, impongan una dinámica de desarrollo que abarque tanto el aspecto de la promoción de negocios, como el del ámbito social y esa es una combinación que no necesariamente camina en el mismo sentido.

De momento el trabajo de la dependencia, se esta concentrando en esta etapa en dar los primeros pasos para poder cumplir con el calendario previsto para el arranque de las tres primeras zonas este mismo año en: Lázaro Cárdenas que abarca Michoacán y Guerrero, el Istmo de Tehuantepec que abarca Oaxaca y Veracruz y en Puerto Chiapas.

Para ello se están definiendo los polígonos de tierra, los paquetes de incentivos, la inversión en infraestructura estratégica, que como apuntábamos tendrá que ser de alto impacto y al menor costo posible.

Posteriormente tendrá que ponerse en operación el proceso de ventanilla única, que conlleva la fase de simplificación de tramites, esto en los tres niveles de gobierno.

Y finalmente atender los temas que se refieren a las asignaturas que darán sustento a una parte esencial de la operación, los temas de vivienda, salud y educación, como de financiamiento.

En ese sentido la coordinación a cargo de Gutiérrez Candiani necesariamente tendrá que hacer que los esfuerzos y las voluntades de los gobiernos estatales y municipales confluyan armónicamente para hacer la parte que les corresponda, porque no se puede descartar que los intereses no estén plenamente alineados.

Que impere la concepción de una estrategia de complementariedad por encima de una de competencia entre las propias zonas, aunque en la practica los productos que se desarrollen en cada zona, si tengan que contender.

Sin lugar a dudas, asumiendo que todos estos pasos se cumplan en tiempo y forma, la prioridad seguirá siendo el impacto social, aun por encima del eventual éxito económico en función del numero de la instalación de empresas y las utilidades que estas puedan generar.

Porque en todo caso mas que zonas especiales, podrían convertirse en zonas exclusivas, paraísos fiscales, que gozaran de prerrogativas mediante los privilegios mencionados, que definitivamente no son equivalentes a las de otras regiones, como el bajío por ejemplo, que han sido capaces de ser altamente productivas, sin el beneficio de excepciones.

El impulso del desarrollo social en las ZZE es una condición obligatoria, tanto o mas importante que la inversión publica en infraestructura, hay que verlo incluso como un factor de seducción para personas de otras latitudes del país.

El desarrollo atrae migración como consecuencia, es innegable que los privilegios van a interesar no solo a las empresas nacionales y extranjeras, también a importantes grupos poblaciones, que tampoco encuentran en sus comunidades, las mejores condiciones de vida.

De alguna manera aunque se trate del ámbito laboral, el efecto produce un esquema de competencia, y si los habitantes de las zonas definidas no están preparados para el reto, eso podría marginarlos todavía mas.

De tal forma que, para que las Zonas Económicas Especiales cumplan genuinamente con su cometido, la dependencia a cargo de Gutiérrez Candiani, tendrá que hacer mucho mas que carreteras, necesariamente deberá impulsar la construcción de vivienda, escuelas, hospitales, instalaciones deportivas y de esparcimiento. Ese es el gran reto institucional.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar