Se encuentra usted aquí

El burro hablando de orejas

Jueves, 22 de Junio 2017 - 15:00

Autor

caludine-moya_.png
Claudine Moya Ponce

Compartir

derechos-humanos-mexico.jpeg

Da vergüenza escuchar a la cancillería mexicana hablar respeto a los derechos humanos en la Asamblea de la OEA, cuando en este país los derechos humanos se violan todos los días. ¿Acaso cree Luis Videgaray que México tiene la autoridad moral para exigirle a otros lo que no hace? Es como si un padre abusador se pone a dispensar consejos sobre “no violencia” al vecino que golpea todos los días a su esposa.

Es una pena que en México los derechos humanos se tomen como bandera de empresarios y políticos hipócritas o como artimaña para liberar criminales. Por ello, no es de extrañar que la opinión de muchos mexicanos respecto de los derechos humanos sea negativa y crea que el tema solo es competencia de las autoridades. Sin embargo, tales opiniones solo reflejan una cosa: que no se tiene la más remota idea de lo que en realidad son los derechos humanos.

Una población ignorante de sus derechos es más vulnerable a sufrir abusos o, peor aún, a cometerlos en la más flagrante ignorancia. Así, muchos mexicanos van por la vida actuando igual que nuestro ilustre canciller: criticando en otros aquello que uno también hace; como un burro hablando de orejas.

Si queremos un México sin abusos, es indispensable enterarnos de nuestros derechos, si no ¿cómo los exigimos? Hay que comenzar por los derechos humanos, porque fundamentan las demás leyes. Son los derechos más básicos que rigen la interacción humana y cada quién, desde su ámbito de actuación, debe trabajar en defenderlos (o por lo menos en no violarlos). Recordemos que la ignorancia no exime de responsabilidad.

Los derechos humanos son un conjunto de facultades de hacer o exigir respecto de nuestra dignidad como personas. Dignidad proviene del latín dignitas que significa honor o valía. Así, dignidad humana se traduce en que cada ser humano tiene valía por el simple hecho de ser persona y ello nos otorga determinados derechos como persona humana (ver Tabla 1).

El concepto de derechos humanos surge en el siglo XVIII con las ideas de la ilustración francesa y se concreta en la Declaración de derechos del hombre y del ciudadano de 1789. Se buscaba era erradicar la idea de que unas personas tenían más dignidad o valor que otras por concepto de raza, profesión, estatus social o económico; idea que justificaba todo tipo de abusos.

 

Tabla 1. Derechos humanos según distintos documentos o doctrinas

Declaración de los derechos humanos de la ONU

(extracto)

Pacto mundial

(Recopilación de principios rectores para los negocios)

Doctrina social de la iglesia católica

Derecho a:

-la libertad (incluyendo libertad de pensamiento y asociación)

-al trato igualitario (no discriminación)

-la presunción de inocencia y un juicio justo

-tener propiedades

-la seguridad

-resistirse a la opresión

-que nadie se entrometa en tu vida

-al trabajo y al descanso

-al cuidado de la salud

-la educación

 

 

-Respeto a los derechos humanos internacionalmente declarados o no ser cómplice de abusos al tratar con otros que los violenten

-Respetar la libertad de asociación

-Eliminar toda forma de trabajo forzado y trabajo infantil

-Eliminar toda forma de discriminación laboral

-Integrar medidas de protección al medio ambiente

-Evitar toda forma de corrupción

Derecho a:

-la vida

-la libertad religiosa

-la participación en la vida social

-la participación económica

-salir de la miseria

Se violan los derechos humanos cuando los empleadores pagan menos o discriminan por edad, sexo, escuela, apariencia física; cuando tratan a sus empleados como máquinas sin aspiraciones ni cansancio; cuando se hacen de la vista gorda ante un proveedor ofrece precios bajos gracias al uso de esclavos o niños. También entran aquí los “clasistas”, tanto el que se siente parte de la nobleza no reconocida de México como el “riquillo” de la vecindad que se cree mejor que sus vecinos.  Ya ni hablar del abuso policial, de sacar una confesión bajo tortura; de que te nieguen la atención médica en una clínica o que la CNTE suspenda clases.

Los derechos humanos implican reconocer al otro como persona y tratarla como tal; no como un recurso o medio para un fin. Basta con dejar de discriminar, con dejar de creerse más digno o valioso que el otro. Si no lo hacemos, estamos siendo partícipes del México injusto del que todos nos quejamos. No seamos igual que nuestro gobierno, no seamos el burro hablando de orejas.

______________________________________________

Bibliografía

Centro de información de las naciones unidas (2017) Los diez principios del Pacto Mundial. Recuperado de: http://www.cinu.org.mx/pactomundial/principios.htm el 20 de junio de 2017.

Naciones Unidas (2017) Declaración universal de los derechos humanos. Recuperado de: http://www.ohchr.org/EN/UDHR/Pages/Language.aspx?LangID=spn  el 20 de junio de 2017

Pontificio Consejo Justicia y paz (2007) Compendio de la doctrina social de la iglesia. México: Librería Editice Vaticana

revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar