Se encuentra usted aquí

¡El año de Hidalgo! Más de juegos y sorteos, ¿y los caballos?

Jueves, 04 de Octubre 2018 - 15:30

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

foto_1_articulo_del_jueves_4_octubre_2018.jpg

¡El Año de Hidalgo! Se refiere a que el último año de Gobierno nadie puede dejar algo… Refrán Popular

 

En 2005, poco después de que el Secretario de Gobernación de aquél entonces, Santiago Creel Miranda, se preparara para dejar el cargo que le confió Vicente Fox, se dice, rumora y comenta que se despachó con la cuchara grande. Repartió a diestra y siniestra, permisos para Casinos a empresarios diversos.

De ese modo, precisamente seis días antes de presentar su renuncia, para buscar la candidatura de su Partido (PAN) para la Presidencia, Santiago Creel repartió, muy campante, sendas autorizaciones. En el portal de SinEmbargo, toda la historia está descrita y se puede leer en esta liga.

Principalmente se beneficiaron empresas del Grupo Televisa que recibieron 170 autorizaciones. Curiosamente, esta empresa hace poco anunció, que estaba buscando comprador de sus negocios, del cual mostraron interés CODERE, la empresa española, permisionaria del Hipódromo de las Américas, que ahora entiendo es propiedad del fondo buitre Blackstone, porque los ibéricos quebraron y no pudieron con el paquete. ¿Por qué será que siguen beneficiándose del permiso, si no han cumplido con sus términos y condiciones por lo que se les otorgó?

Ahora, la investigación periodística del diario Reforma de hace tres o cuatro días —en la cual me ganó la nota— pues ya me había enterado leyendo el portal de la Dirección de Juegos y Sorteos la autorización para un nuevo Casino que otorgó el Director de esa dependencia,  Eduardo Cayetano Cacho Silva, el 13 de Septiembre de 2018 y sólo por 25 años a una empresa del Grupo TV Azteca, denominada Ganador Azteca, S.A.P.I DE C.V, constituida para ese propósito y representada por José Guadalupe Botello Meza.

Así, un nuevo “Centro de apuestas remotas con sala de sorteo de números”, es decir, todo un casino, y que prestará todos los servicios que ofrecen estos establecimientos, estará pronto en funcionamiento, incluyendo por supuesto máquinas tragamonedas, medio perfecto para esquilmar a los atrevidos jugadores. El referido permiso se puede leer en esta liga.

Lo increíble de toda esta historia, es que la ubicación en donde se autoriza el nuevo casino es en Yanga, Veracruz, que es una pequeña población cercana a Córdoba y no tiene el mínimo potencial para que se instale un casino en esa población. Claro, como siempre, entre las cláusulas del permiso se puede cambiar la ubicación.

La pregunta que le podríamos formular a don Cayetano, Director General de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación, es porqué nunca atendió el amparo federal que el Décimo Sexto Tribunal Colegiado nos otorgó para que la Industria Hípica de Carreras de caballos Pura Sangre—que está en agonía— se regulara como Dios manda. Para eso no tuvo tiempo, ni interés.

Así pues, como la historia se repite, es probable que pronto veremos que en la Cámara de los Diputados se forme una Comisión para averiguar qué pasó. No estoy de ninguna manera en contra de que la Industria del Juego con Apuesta (los casinos) crezca y desarrolle su potencial, pero antes habría que regularla adecuadamente. La discrecionalidad en la aplicación de la obsoleta Ley Federal de Juegos y Sorteos otra vez gana.

La pregunta es por qué faltando dos meses para que haya una nueva administración se otorga este permiso. Ah, claro es el Año de Hidalgo… y chingue su madre el que deje algo.


Leer también


Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis