Se encuentra usted aquí

¡Ehhh gruuupo! …Parlamentario

Martes, 21 de Noviembre 2017 - 16:00

Autor

captura_de_pantalla_2016-06-20_14.17.02.png
Israel Aparicio

Compartir

diputadaspri-insultos.jpg

En la madrugada es más difícil legislar, sobre todo se complica ser tolerante con las posiciones críticas ante el dispendio aprobado en las jugosas prestaciones y bonos de los legisladores, además de no saber valorar la distribución de recursos en el presupuesto de egresos del país. Por ello ante los “injustos” reclamos de la oposición, que poco entiende del fino humorismo de la grada legislativa, varias legisladoras del Partido Revolucionario Institucional hicieron las delicias de la crónica parlamentaria el pasado 10 de noviembre, al usar el grito homofóbico que ya ha costado millones de pesos a la Federación Mexicana de Futbol.

El legislador de MORENA, Mario Ariel Juárez sufrió ser literalmente el “puerquito” de las burlas de las diputadas priístas Arlet Mólgora, Jasmine María Bugarín, Rocío Díaz Montoya, Gloria Himelda Felix, Sara Lafite Ruíz y Xitlalic Ceja (quienes paradójicamente pertenecen a comisiones de derechos humanos y equidad de género) pues al calor del debate y el valor etílico, no dudaron en sacar lo mejor de su reportorio de barra brava, para defender la labor presidencial de Enrique Peña Nieto, además de la gestión gubernamental del exgobernador Eruviel Ávila, que en la mudanza del Estado de México a la presidencia priísta de la capital del país, se le perdió del erario la friolera cantidad de 3 mil 500 millones de pesos. En dicha defensa valerosa también se incluyó al actual líder priísta de los diputados, don César Camacho Quiroz, quien meses atrás, sobrevivió a una insolente “jitomatiza” propinada por el excity manager (en año sabático) Arne Aus den Ruthen Haag.

La Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) exhortó a los legisladores de abstenerse de repetir dichos insultos homofóbicos, dirigirse en sus debates con dignidad, ya que es doblemente grave que dichos gritos sexistas, machistas y homófobos se presenten en el Congreso de la Unión que está llamado a ser un espacio democrático e incluyente. Sin embargo, días después de la recomendación de la CONAPRED, don César Camacho nos explicó a todos los mexicanos que nuestro sentido auditivo jugó con nuestras mentes y en realidad el grito que realizaron las imperturbables legisladores priístas fue: “eh bruto”, por lo que no existió agravio alguno y no había que disculparse por nada. ¡Faltaba más!

Omar Noé Bernardino, del Partido Verde, negó haber acudido en estado etílico al Congreso, pero acepto haber sido grosero con Roció Nahle, líder de la bancada de MORENA y retó a sus acusadores a someterse a la prueba del polígrafo, para demostrar que los diputados de MORENA se “mochan” con su líder patrimonialista, Andrés Manuel López Obrador. La legisladora Arlete Mólgora primero declaró en un video que las críticas se centraron en un grito homófobo, cuando lo importante era la aprobación del presupuesto. Después negó en entrevistas que haya realizado dicho grito, pero aseguró que para defender el honor de las legisladoras priístas se quedó muy corta en los calificativos contra igualado diputado de MORENA.

La diputada Sara Lafite Ruíz, exsecretaria de Educación en los tiempos del gobierno del incomprendido y preso exgobernador de Quintana Roo, “Betito Borge” aseguró que insultos dedicados a Mario Ariel Juárez (“Peppa Pig” ya que en aquella memorable sesión vistió un saco color rosa) se los tenía ganados, debido a que el nivel cultural del diputado, ha sacado a relucir el barrio popular, donde seguramente se formó para las altas artes oratorias que se despliega en el Congreso.

En la vida como en el palacio legislativo, queda claro que el que se ríe se lleva y las diputadas ocupan su inalienable derecho para responder al albur fino, con la ocurrencia homofóbica, no importa si sus posicionamientos previos hayan sido a favor de leyes en contra de la discriminación o la igualdad de género. Debe quedar claro que el osar criticar al “Chapitas” Eruviel Ávila, merece que se le haga sentir el poder de la “carrilla priísta”. Siempre y cuando estas originales y finas críticas no se conviertan en “bullying” contra las fuerzas policiacas, que la semana pasada fueron defendidas por el presidente Peña, de tan injustos reclamos ciudadanos y su exagerada percepción sobre la inseguridad.

Debemos de agradecer que el legislador morenista Ariel Juárez aguantara como “los verdaderos machos” y no cediera ante la provocación de los legisladores que le increpaban por “querer llorar” en pleno estrado. Pero sobre todo por su muy probable y cuestionable preferencia sexual, que debió ser exhibida cuando intentaba desviar la atención con temas tan nimios, como lo son el desvió de recursos o el dispendio a favor de los machos probados priístas, que no se andan con “cosas de viejas” y no les tiembla nada al aprobarse un bono de 316 millones de pesos por su productividad y creatividad en la picardía mexicana.

Cualquier crítica o injusto señalamiento debe ser sancionado con gritos creativos y justicieros de esas visionarias y progresistas diputadas, que no dudaron en rebajarse al nivel de los arrabales, para defender el honor y la buena gestión legislativa priísta, ante cualquier barbaján o ciudadano de a pie que se atreva a disentir de la gran labor patriótica que realizan nuestros altos representantes nacionales. A esos insensatos, poco hombres y practicantes de “bullying” contra las instituciones: ¡la porra priista los saluda!

revista_diciembre.jpg
Número 13 - diciembre 2017
Descargar