Se encuentra usted aquí

Drogas en casa

Viernes, 08 de Diciembre 2017 - 17:00

Autor

luisa-ruiz.jpg
Luisa Ruiz

Compartir

captura_de_pantalla_2017-12-08_14.33.52.png

“Si es necesario, vamos a convocar a un diálogo para que se otorgue amnistía siempre y cuando se cuente con el apoyo de las víctimas: no descartamos el perdón. Se debe perdonar si está de por medio la paz y la tranquilidad del pueblo” Andrés Manuel López Obrador.

Analizar una amnistía para proteger a las cabezas del narcotráfico, como propone Andrés Manuel, suena, además de ridículo y peligroso, indignante. Parece que esa idea la obtuvo en un momento de desesperación para llamar la atención estrepitosamente después del destape de José Antonio Meade.

Custodiar, proteger y encumbrar al narcotráfico por medio de una ley, es una medida desesperada para inflar las finanzas de Morena; con la creciente cantidad de distribuidores y consumidores de drogas en el país, aumentarían los seguidores y por consiguiente, los votos para AMLO.

Es indignante para las víctimas y sus familias, es desafiante para los mexicanos de bien que alguien quiera perdonar los hechos de los criminales y permitirles tomar un lugar en los gobiernos, digo, porque estos criminales no estarían aceptando solo con una reverencia, exigirían a cambio, un espacio desde donde puedan dirigir a sus organizaciones.

Es absurdo y denigrante, aún cuando la marihuana se legalice, quedan todas esas drogas duras que cada vez se estacionan más en el país. Al no poder cruzarlas a Estados Unidos y quedarse embodegadas, los narcotraficantes deben bajar sus precios, reclutar distribuidores y consumidores, lo que resulta en lo que estamos viendo en las calles y en los hogares: jóvenes enamorados del dinero, de las drogas, desapariciones, persecuciones y homicidios en cualquier esquina.

Y no es novedad que los jovencitos se vean inmiscuidos en el mundo de las drogas, no es novedad que personas sin empleo busquen o se dejen encontrar por un distribuidor para generar ingresos. Así, López Obrador, como chamaco de secundaria, se quiere encontrar con el narcotráfico y asegurar su estabilidad a costa del dolor de los mexicanos.

Las encuestas, cada vez menos creíbles por supuesto, mostraron un repunte y algunas colocaron a Andrés Manuel por encima de los demás candidatos en la carrera presidencial, lo que prende focos rojos en la alerta social. O sus seguidores fantasmas en redes sociales se aplicaron a contestar encuestas, o los narcotraficantes hicieron presencia para anunciar que están atentos. Es un foco de alerta con todo y las alarmas a todo poder, en México, no puede ganar el crimen organizado, es como traer al enemigo a comer en la mesa de las familias y eso, no puede ser permitido en ninguna sociedad.

A López Obrador, le aterró la nueva empresa “Todos somos Pepe y Toño, la voz de las empresas”, iniciativa que trataba, en apariencia, de impulsar la economía formal en la microempresa y lo único que buscaba era recaudar impuestos y dejar a la mayoría de los Pepes y los Toños en la ruina cuando no pudieron cumplir con todos los requisitos que exigía, sí, el mismo Pepe Toño, desde la SHCP.

Ahora, la empresa “Pepe Toño Me ha de KubrirPeña”, hace temblar a Andrés Manuel y en una noche de insomnio en domingo, se le ocurre llamar al crimen organizado a formar parte de las filas de Morena. Por eso ha de ser que “El Bronco” dijo con toda la boca: “Encantado de que sea Meade (el candidato del PRI), así me lo voy a joder más fácil”.

Un Bronco, un berrinchudo, un recolector de impuestos sin experiencia en delincuencia y violencia y una empalagosa dulzura maternal de Margarita Zavala, están abriendo camino a los calladitos que andan recabando firmas y el resto de los mexicanos seguimos sin saber para donde voltear.

P.D. Que levante la mano el candidato que proponga, asegure y cumpla de inmediato, al menos, triplicar, el salario mínimo.

revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar