Se encuentra usted aquí

Cuatro magistrados muy “Broncos” y capados

Martes, 17 de Abril 2018 - 15:00

Autor

israel2.jpg
Israel Aparicio

Compartir

magistrados-del-tepjf.jpg

El cadáver putrefacto y pestilente de Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, alias “el Bronco”, fue reanimado e introducido con calzador a la boleta electoral para la presidencia de la república, gracias al polémico fallo de cuatro magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). Los colegiados que a pesar de la simulación de firmas, financiamiento oscuro y una presunta utilización de recursos públicos, votaron a favor de la candidatura del “Bronco” fueron: Felipe Alfredo Fuentes, Indalfer Infante González, Mónica Soto y José Luis Vargas. En su argumentación dieron más peso al que se le haya negado la oportunidad de audiencia, al ahora candidato, para aclarar las irregularidades de sus firmas, que al enorme número de simulaciones y descredito que se registró en su proceso de recolección de firmas.

En contraparte la argumentación de la presidenta del TEPJF, Janine Otálora, acusó a Rodríguez Calderón de no haber cumplido con el requisito de tener las firmas válidas suficientes para poder registrar su candidatura independiente y que si se le permitió revisar las irregularidades, solo que tardo en acercarse a pedir su audiencia. En el mismo tenor los magistrados Felipe de la Mata y Reyes Rodríguez  votaron en contra de aprobar la candidatura independiente de Rodríguez Calderón.

“El Bronco” se manifestó agradecido con Dios por regresar a la contienda presidencial, en mensajes en redes sociales no mencionó nada de las acusaciones de presunto fraude, se lanzó contra el puntero en las encuestas Andrés Manuel López Obrador, además de inconformarse con el formato del próximo debate presidencial, por lo que pidió a través de su representante en el Instituto Nacional Electoral (INE), que el periodista Sergio Sarmiento no participara como moderador, ya que en columnas periodísticas ha criticado su candidatura. Estas acciones desnudan, una vez más, su carácter autoritario e intolerante con los medios de informativos que le son críticos.

Rodríguez Calderón fue por más de 30 años un político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que al no ser nominado por su partido a la candidatura al gobierno de Nuevo León, renunció a su militancia priísta para crearse una candidatura independiente con la que gano la elección gubernamental en el año 2015. Después de mantener un gobierno totalmente ausente por dedicar más tiempo a sus aspiraciones presidenciales, los índices de criminalidad en la entidad norteña aumentaron, los motines dentro de las cárceles locales se multiplicaron e incluso su principal promesa de campaña de enjuiciar y encarcelar a Rodrigo Medina, exgobernador priísta, por actos de corrupción fue un fracaso en la ejecución, ya que la fiscalía de Nuevo León perdió todos los procesos penales en los que se acusó al exgobernador.

La integración del TEPJF siempre se ha realizado por cuotas y “cuates” de los partidos políticos quienes bombardearon la imparcialidad de las instituciones electorales con tal de mantener sus privilegios y canonjías. En la formación del actual INE y el órgano colegiado que es el TEPJF, el PRI tiene preponderancia en seleccionar a sus integrantes, seguidos del Partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática.

El INE y el TEPJF mantienen discusiones constantes donde resolutivos del INE son desechados por el tribunal electoral, y muchas veces las resoluciones finales son contrarias a las interpretaciones del INE, como es el caso de la candidatura del Bronco. Esta discrepancia natural en toda democracia sería normal de no ser por lo extremo de las resoluciones, ya que existen preocupantes incongruencias en casos similares con resolutivos finales diferentes.

Estos magistrados al ser propuestos y votados por los partidos políticos deben su lealtad a los políticos y sus bancadas que les hicieron posible mantenerse en el máximo tribunal electoral del país. Desde que las elecciones tienen más componentes de análisis, se revisan múltiples trampas, intentos de engaño, desvíos de recursos y un sinfín de “mapacherías” electorales. El TEPJF ha visto deteriorada su credibilidad ante los votantes, los mismos partidos políticos y los ciudadanos que ven con recelo sus sentencias finales sobre elecciones tan polémicas como lo fue las del Estado de México y Coahuila.

Al dar luz verde a la candidatura de Heliodoro Rodríguez, el tribunal electoral se asestó un golpe innecesario en su ya mermada credibilidad, misma que intentó ser rescatada cuando los magistrados salieron a dar una conferencia extraordinaria el pasado jueves 12 de abril, donde aseguraron que no realizaban política y su función se limitaba a vigilar por los derechos de los votantes.

El colado político norteño a la “pachanga” de la democracia amenaza con convertirla en una resaca moral de dimensiones escandalosas, por lo pronto ya embarró a los cuatro magistrados que avalaron su candidatura y quienes tuvieron que justificarse, ante la andanada de críticas y mentadas de los electores. Estos hechos serían la delicia en el anecdotario de la fiesta, de no ser porque en el proceso electoral del 2018 se juegan muchos factores que marcaran la historia del país. “Don Heliodoro” será un bufón, machista, antidemocrático y ridículo, que fue premiado por las autoridades, para enrarecer de forma innecesaria el proceso electoral, al mandar el mensaje que cualquier trampa se puede justificar en busca de intereses personales y egoístas.

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar