Se encuentra usted aquí

Comisión bancaria, ¿segundo strike?

Lunes, 12 de Noviembre 2018 - 14:20

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

comisiones_bancarias.png

Para aquellos que dicen que AMLO aún no toma posesión y ya le están augurando un fracaso, ayer el asunto de las comisiones bancarias demostró que no hace falta estar en la Presidencia para meter la pata. Pero bien mirado el tema, ¿fue una metida de pata o un intento de poner en cintura a los abusivos bancos que operan en México?

Los bancos cobran comisiones a los usuarios casi por cualquier cosa: Retiro de dinero en los cajeros automáticos, consulta de saldo, pago de servicios, manejo de cuenta; uso de tarjetas de crédito y un largo etcétera. Una nota de El Universal del 31 de julio señala que los cinco bancos más importantes del país (BBVA-Bancomer, Citibanamex, Banorte, HSBC y Santander) obtuvieron ganancias por casi 47 mil millones de pesos en el primer semestre del año que corre. Por si fuera poco, las ganancias por comisiones bancarias representan el 70% de las ganancias totales de los bancos. En pocas palabras, prácticamente ganan por administrar dinero, no por hacer inversiones importantes.

Por si fuera poco, las sucursales de los bancos extranjeros cobran más en México que lo que cobran en sus sedes (nota de El Financiero del 31 de julio de este año). En España, los ingresos de comisiones contra los ingresos totales representan el 20 por ciento para Santander, mientras que en México es del 39 por ciento. En cuanto a BBVA Bancomer de sus ganancias totales en la matriz, el 19 por ciento es a través de ese rubro, y en territorio mexicano es de 36 por ciento. En Estados Unidos, los ingresos por comisiones de Citi representan el 18 por ciento de sus ganancias, mientras que en México es de 33 por ciento. HSBC en Reino Unido cobra el 25 por ciento del total de sus ingresos, pero en México es de 33 por ciento. (Datos publicados en la nota de El Financiero).

Con este antecedente, no es extraño que el anuncio del senador Monreal de una iniciativa encaminada a cancelar el cobro de comisiones bancarias en diversos conceptos causara pánico y la caída del valor de las acciones de los grupos bancarios. “Jueves negro”, le llamaron algunas publicaciones. Al final de la jornada de la Bolsa el desplome no fue tan dramático, pero de cualquier manera fue muy serio. ¿Calcularon las huestes morenistas el efecto o fue una metida de pata, la segunda luego de la cancelación del NAICM-Texcoco?

Todo apunta a lo segundo, ya que una vez contemplada la reacción en la BMV, Carlos Urzúa (futuro secretario de Hacienda) y senadores de MORENA se apresuraron a decir que no aprobarían la medida hasta calcular su impacto y luego de escuchar a los afectados. Una lástima de respuesta. En este asunto deberían escuchar sobre todo a los usuarios, quienes son los que sostienen una banca ineficiente y comodina. El alto cobro de las comisiones es un obstáculo que evita la bancarización de las transacciones y la concentración de sucursales en zonas de clase media y alta son otro factor que también contribuye. Limitar las comisiones apoyaría en buena medida a la parte de la población que AMLO considera fifí. Tal vez por esto y por el miedo a los señores del capital, MORENA se eche para atrás. Sería una lástima.


Leer también


Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis