Se encuentra usted aquí

Cada loco con su tema

Jueves, 26 de Octubre 2017 - 17:00

Autor

manuel_de_j._ruiz_nettel.jpg
Manuel de Jesús Ruiz Nettel

Compartir

cada-loco-con-su-tema.jpg

Mientras que los “locos” de todos los partidos en el Senado de la República se mantenían enfrascados en sus “berrinches”, en Tapachula, Chiapas, bajo un sol inclemente y buscando la sombra, caminaba por la avenida central poniente a la altura de la oficina del SAT. En la acera del frente existe un estacionamiento, donde veo cómo una de las muchas personas menesterosas con problemas mentales que vive en la ciudad, saca de la bolsa de su falda un “verduguillo” (navaja hechiza pequeña).

De momento se me encendieron todas las alarmas, bajo mi velocidad pedestre y escucho que le dice al encargado del estacionamiento “ésto se lo voy a enterrar al hijo de… Peña Nieto, porque ya nos tiene hasta la madre”. De ahí siguió con toda la retahíla de insultos y diatribas que esgrimen los seguidores de Andrés Manuel López Obrador por todos lados.

Ante ésto, mejor me crucé la calle hacia el SAT, porque “los toros se ven desde la barrera” y la mujer seguía enfurecida blandiendo su “verduguillo” gritando consignas “Pejezombies” sobre la situación nacional. La gente que pasaba por ese lado de la calle mejor se bajaba de la banqueta y apuraba el paso. Pasó mucha gente mientras que ésto sucedía y todos mejor se desentendían.

La desquiciada mujer, al ver que ni el encargado del estacionamiento y ninguno de los transeúntes le tomaban atención, siguió su camino con pasos lentos, cargando toda su vida en un morral confeccionado de varias bolsas de plástico. ¡Claro! sin soltar su arma, que, aunque muy corta, como de 10 centímetros, puede brindar graves heridas cuando se decida a usarla.

La seguí con la vista hasta que se perdió en la distancia entre los miles de tapachultecos que diariamente luchan por sus vidas.

A lo largo de mi camino a mi oficina, platiqué con mucha gente, todos se quejaban de la situación económica, del calorón por el cambio climático, sobre el próximo gasolinazo y sobre el terremoto que esperan que suceda, pero nadie mencionó lo que en ese momento captaba la atención de los medios nacionales… la lucha en el Senado de la República por el poder político que ya está cambiando de manos, aunque ninguno de ellos sabe a quién.

Los tapachultecos, como la inmensa mayoría de los mexicanos, estamos enfrascados en combatir los efectos de esas luchas de poder, enfrascados en aguantar la crisis económica causada por las “triquiñuelas” de los que jinetean el recurso de la teta presupuestal. No hay circulante en las calles, el dinero está escaso a estas alturas del mes.

La columna de ayer sobre el campo tapachulteco tuvo buena acogida entre mis conocidos agricultores. Desgraciadamente, a ninguno le han resuelto su situación sobre el PROCAMPO, el SURSURESTE ni ningún otro apoyo para el campo. Se lamentan que nuevamente podrían no llegar este año que entró en su etapa final.

Todo ésto ocasiona que el dinero escasée en las bolsas de todos. Volviéndose presa de la desesperación cada una de sus familias que sufren el mal económico.

Mientras tanto, están ilusionando a los jóvenes y empresarios locales sobre las bondades de la Zona Económica Especial, que ni se ha demarcado físicamente, ni se ha comenzado a construir ninguna infraestructura, ni se saben a ciencia cierta las empresas que van a venir a invertir, ni cuándo iniciarán operaciones tales empresas. Ahorita es pura especulación de terrenos, especulación en todos los temas. La Vox Populi ya ve ésto como un inmenso Elefante Blanco.

Ya al llegar a la oficina y revisar las redes, tuvo relevancia la andanada de comentarios contrarios hacia una foto arreglada burdamente por algún ente desconocido, en la que falsamente informan de una pelea entre José Antonio Aguilar Bodegas y el Senador Albores Gleason. La Vox populi en Facebook comentó condenando la foto y calificándola de ¡Falsa! Esta guerra sucia corrobora lo que les conté el pasado lunes 16 de octubre (http://www.ruizhealytimes.com/opinion-y-analisis/lo-que-es-real) por lo que deben de estar bien atentos qué es lo que leen en las redes.

Cada loco con su tema, unos lo expresan con violencia, otros con preocupación fingida porque comenten los mismos errores y nadie hace algo por corregir o solucionar sus propios infiernos.

revista_diciembre.jpg
Número 13 - diciembre 2017
Descargar