Se encuentra usted aquí

Año De Gobernadores Corruptos

Viernes, 30 de Diciembre 2016 - 15:00

Autor

carlos-sagaon.jpg
Carlos Sagaón Ruiz

Compartir

gobernadores-corruptos.jpg

En el transcurso de la historia, México se ha hecho de representantes en el poder que abusan de la confianza del pueblo para intereses personales o chantaje político. El 2016 está por concluir, siendo ejemplo claro de exponentes corruptos e ineficientes en la política mexicana. Diversos Estados de la República fueron testigos de ellos, quienes cometieron actos ilegales durante su estadía en el Gobierno.

El abogado Rodrigo Medina de la Cruz tomó posesión a la gubernatura de Nuevo León en Octubre de 2009, concluyendo su mandato en 2015. Su sucesor, Jaime Rodríguez “El Bronco” presentó evidencia que lo incrimina en una deuda de 100 mil millones de pesos en el Estado. Hasta la fecha, la Subprocuraduría Especializada en Combate a la Corrupción inició la denominada “Operación Tornado”, para investigar el desvío de fondos del que se acusa a Medina. Continúan también las investigaciones por otras irregularidades, como el quebranto económico del ISSSTE León, por ejemplo.

Por su parte, el Estado de Quintana Roo vivió un capítulo triste en su historia política durante el Gobierno de Roberto Borge Angulo, concluido en Septiembre de 2016. El exgobernador fue cuestionado por la Ley de Ordenamiento Social o “Anti Marchas”, que exhorta a las autoridades al uso de la fuerza para frenar manifestaciones en vías públicas. Quintana Roo fue el primero (y hasta ahora el único) en tomar medidas contra de este tipo de actos. Además, Borge fue tachado por actos de corrupción cínicamente relacionados al manejo inapropiado de las finanzas públicas del Estado. Se sabe que Roberto Borge es responsable de la venta de 42 predios pertenecientes al Estado a un precio muy inferior al debido. Esto, sumado al desvío de 2 mil millones de pesos del Estado y la renta de aviones a la empresa Vip Saesa con el dinero de Quintana Roo lo han hecho acreedor a investigaciones en su contra. Es responsable también de la destrucción del manglar Tajamar en 2016, lo cual no está permitido por la ley mexicana.

Sonora fue uno de los más afectados por la corrupción, con Guillermo Padrés Elías del Partido Acción Nacional como Gobernador del Estado hasta Septiembre de 2015. Se le acusa de diversos crímenes, como una presa privada en un rancho familiar (con reservas del Estado) y el presunto secuestro de la empleada doméstica de su residencia; sin mencionar el desvío de recursos que se le amputa. El Gobernador permaneció prófugo de la justicia hasta el 10 de Noviembre de 2016, cuando acudió a una emisión de radio, donde declaró que se entregaría a las autoridades confiado en que se probaría su inocencia. Hasta hoy le fueron dictados dos autos de formal prisión, buscando arrestar también a su hijo, presuntamente implicado en “delincuencia organizada”.

El siguiente en la lista es César Duarte Jáquez, exgobernador de Chihuahua. Es responsable de una deuda de 48 mil millones, ampliada por la Bursatilización de los bancos carreteros, lo cual trajo un auge de incertidumbre contra el proceso que incluso afectó a su sucesor, Javier Corral. También realizó múltiples viajes con su familia usando los recursos del Estado, incluido el avión destinado a uso laboral del Gobierno. Es tachado además de nepotismo gubernamental.

El más famoso de todos ellos es, sin lugar a dudas, el exgobernador con licencia de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa. Las acusaciones en su contra tomaron fuerza cuando su sucesor, Miguel Ángel Yúnez, mostró apoyo a los manifestantes, aclarando que Duarte es culpable y añadiendo que mostraría evidencia en su contra. En respuesta, Javier Duarte solicitó una licencia al Congreso por sus últimos 48 días de Gobierno para ausentarse del cargo y reunir evidencia a su favor. Desde esa fecha, no se le ha vuelto a ver. Hasta el momento, conocemos teorías que señalan que Duarte escapó a Canadá, donde los crímenes políticos de otros países están exentos de juicio y extradición, por lo que sería inmune a la Justicia Mexicana. No obstante, una nueva teoría apunta que Javier Duarte se encuentra refugiado en el sur del continente, en Costa Rica. Se le adjudica la responsabilidad del impresionante desvío de recursos de Veracruz, así como la desaparición de cuerpos en Boca del Río y el asesinato a periodistas, por mencionar algunos. Hasta hoy, fue expulsado del Partido Revolucionario Institucional y se instauró una orden de aprehensión en su contra. La investigación ha arrojado un sinnúmero de propiedades millonarias pertenecientes al exgobernador.

Todos estos casos de gobernadores corruptos siguen pendientes de resolución en nuestro país. Sin lugar a dudas, el 2016 trajo consigo una oleada de personalidades polémicas y corruptas. Seguramente, ante los niveles de impunidad presentes en México, hay muchos más que no hemos descubierto… ¡No quiero ni imaginar lo que nos depara el 2017!

imagen2.jpg
Número 16 - marzo 2018
Descargar