Se encuentra usted aquí

AMLO y los jóvenes (y otros)

Miércoles, 05 de Diciembre 2018 - 14:40

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

amlo-y-los-jovenes_1.png

Sin lugar a duda, el principal problema de México es la desigualdad social y económica. De esto derivan problemas como el racismo, la impunidad, la administración de la pobreza, etc. Es claro que el actual modelo de desarrollo mundial ha repercutido severamente sobre ciertos sectores poblacionales. Los jóvenes y la tercera edad han sido de los más castigados. La cantidad de menores de 30 años que están desempleados y no estudian se ha incrementado en los últimos años. De igual manera, los integrantes de la tercera edad que enfrentan una situación de pobreza o de penuria social y económica también se ha disparado.

Esta es la base de la que hay que partir para entender el alcance de las propuestas del presidente López Obrador en materia de educación, jóvenes y tercera edad, contenidas en sus 100 compromisos hechos en la reunión del Zócalo el pasado 1ª de diciembre.

Se habla de un vasto esfuerzo gubernamental a favor de la educación y los jóvenes. En primer lugar, AMLO prometió becas para los alumnos de primaria y secundaria que provengan de hogares de escasos recursos (compromiso 4). Si se tiene en cuenta que se habla de un poco más de 20 millones de niños en esos niveles, hay que suponer que dichas becas pueden alcanzar al menos al 20%, es decir, unos cuatro millones de estudiantes. Suponiendo una beca mínima de 600 pesos, se tiene una cantidad de dos mil 400 millones de pesos mensuales, lo que se traduce en 28 mil 800 millones de pesos anuales.

El compromiso número 5 establece que: “Todos los estudiantes de los Colegios de Bachilleres, escuelas técnicas, vocacionales y preparatorias públicas, recibirán una beca de 800 pesos mensuales.” Según el INEE, hay alrededor de cinco millones de alumnos en este nivel por lo que, sin distinción de su situación socioeconómica, se les darán cuatro mil millones de pesos mensuales, lo que se traduce en 48 mil millones de pesos anuales. El compromiso 6 señala qué: “Trescientos mil jóvenes, en condiciones de pobreza, que ingresen o estén estudiando en universidades, tendrán derecho a una beca de 2,400 pesos mensuales.” En total, ocho mil 640 millones de pesos al año más.

Hay más, el compromiso 17 indica: “Dos millones 300 mil jóvenes desempleados serán contratados para trabajar como aprendices en actividades productivas en el campo y la ciudad, y ganarán un sueldo de 3 mil 600 pesos mensuales.” Esto se traduce en 99 mil 360 millones de pesos anuales para estos jóvenes a los que despectivamente se ha llamado ninis.

A la tercera edad, dijo AMLO que: “Se aumentará la pensión a los adultos mayores en todo el país; es decir, se le entregará a cada uno, mil 274 pesos mensuales.” Si se toma en cuenta que hay ocho millones 500 mil adultos mayores de 68 años, se requerirán 129 mil 948 millones de pesos al año.

El gran total de estos programas suma 314 mil millones de pesos, aproximadamente tres veces el monto que la SEDESOL de Peña Nieto les destinó a sus 14 programas estrella durante 2018. Sin duda, se trata de una aportación trascendental del gobierno de López Obrador a estos sectores. Su efecto será sentido en dos vías: le dará dinero contante y sonante a los jóvenes y personas de la tercera edad y, segundo, repercutirá todo esto en el mercado interno. Es un dinero bien gastado y merecido para quien lo recibirá.

Sin embargo, hay tres problemillas: ¿cómo garantizar que el recurso no se desvíe a actividades políticas?, ¿se dará a través de las instituciones o será como el de la tercera edad en el sexenio de López Obrador, un instrumento de cooptación?, ¿no se está formando el ejército político personal de AMLO con estos recursos? Si atendemos a lo que hizo como jefe de Gobierno, ya se saben las respuestas.


Leer también


Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis