Se encuentra usted aquí

¡Alto ya a la Impunidad en la UNAM!

Jueves, 01 de Marzo 2018 - 16:00

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

img_20180301_154152.png

Orgullosamente soy PUMA por formación, convicción y corazón. Y me preocupa enormemente lo que está sucediendo al interior de mi querida Universidad Nacional Autónoma de México, que desafortunadamente no es solamente lo acontecido el viernes 23, sino que son ya varios, por no decir muchos, años que la inseguridad, delincuencia y narcotráfico la han invadido hasta casi, tener el control de ella.

Los hechos del viernes 23 de febrero, un enfrentamiento a balazos en las inmediaciones de la Facultad de Contaduría y Administración en Ciudad Universitaria, que dejó como saldo dos muertos en medio de un conflicto entre narcomenudistas, volvió a encender las luces rojas de alarma, de esa alarma a la que debe ponerse un alto de lo que está aconteciendo.

No podemos ya pretender hacer como cuando se barre y se esconde la basura debajo de la alfombra, creyendo tontamente que con eso nadie se dará cuenta. Ciudad Universitaria, nuestra máxima casa de estudios del país, está tomada y controlada por delincuencia y narcos, que ponen en alto riesgo a nuestra querida comunidad universitaria, alumnos, profesores, trabajadores y todo aquel que por alguna razón, tenga que ir al campus universitario.

Como lo señalé, esto no es nuevo, los asaltos a cualquier hora del día, el que le quiten partes a tu vehículo, o inclusive te lo roben, el narcomenudeo, el consumo de bebidas alcohólicas y drogas donde se les pegue la gana, taxis piratas, ambulantaje, es lo que está prevaleciendo en CU.

No podemos olvidar, como así lo han hecho los Rectores en turno, lo que sucede en el Auditorio Justo Sierra, al que los delincuentes que lo tienen tomado, perversamente le han llamado “Che Guevara”.

Este Auditorio que está ubicado a un costado de la Facultad de Filosofía y Letras, fue inaugurado en el año de 1954, siendo orgullosamente considerado por décadas uno de los espacios más representativos de la UNAM.

Ahí se llevaban a cabo los conciertos de la Orquesta Filarmónica de la UNAM, también tenía un célebre cine club universitario, asimismo se realizaban debates políticos, al igual que ensayaban alumnos de teatro de Filosofía y por el pasaron grandes personajes como Octavio Paz, Susan Sontag, Pablo Neruda, José Saramago, entre otros. Hasta que lamentable y vergonzosamente fue secuestrado y tomado ilegalmente hace ya ¡¡¡¡ 18 AÑOS¡¡¡¡ por supuestos grupos de activistas, a raíz de la huelga que más ha durado en CU y que fue de abril de 1999 a febrero de 2000. A partir de ese momento en que se adueñaron y no lo han regresado, pasó de ser un orgullo a una enorme vergüenza, estando hoy en día en un absoluto deterioro.

El diario El Financiero en el 2013, presento un reportaje y señalaba que “Durante un recorrido por el lugar, se pudo constatar el estado de abandono que guarda este espacio, en el cual paredes y vidrios están grafiteados, mientras en la entrada principal se encuentra un viejo pizarrón repleto de coloridos avisos que anuncian clases de yoga, inglés, servicios de masaje, tocadas de ska, punk, reggae, así como talleres de alebrije, danza, serigrafía y artes teatrales, entre otros. Alrededor, se encuentran carteles y mantas con consignas que hablan de “libertad” y “rechazo a la represión”.

“Adentro, el auditorio luce sin butacas ni alfombras, las paredes de madera están agrietadas y la pantalla del recinto está llena de polvo, a la vez que las cortinas principales están ya rotas y tiesas de tanta suciedad”

“En el vestíbulo principal se encuentra un “comedor popular vegetariano”, donde lo menos importante es la higiene, y cerca de ahí, unos dormitorios improvisados, que son conocidos por los propios activistas como “catacumbas”. Alrededor, las paredes están encuentran llenas de propaganda política y de dibujos que hacen alusión a punks, a la lucha armada e incluso a María Sabina. En el aire se puede percibir un fuerte olor a incienso”

Tristeza, coraje, impotencia, vergüenza, es lo que sentimos los universitarios al ver cómo han permitido que lo que fue considerado desde 1963 Patrimonio Cultural de la Humanidad, escenario de reuniones y asambleas estudiantiles de los movimientos sociales en las últimas cinco décadas, este prácticamente acabado.

Si bien en el 2002, los jóvenes que se apoderaron del auditorio, decidieron entregarlo a la UNAM, poco tiempo duró el gusto, ya que otros “supuestos” estudiantes lo volvieron a tomar y en 2003, nace La Okupación Auditorio Che Guevara, que son quienes tienen el control del Auditorio.

Y pregunto, ¿Cuándo harán algo para recuperarlo?, porque legalmente están las autoridades universitarias en su derecho para lograrlo.

Al respecto hace 5 años, Don Raúl Carrancá y Rivas, quien es un destacado jurista y maestro emérito de la Facultad de Derecho de la UNAM, señaló que las autoridades pueden actuar jurídicamente para recuperar el auditorio. Externando que se puede levantar una denuncia por despojo y daños a propiedad ajena ante la PGR al igual que se hizo cuando un grupo tomó el inmueble de Rectoría. Agregando que los ilícitos mencionados se agravan por la naturaleza del inmueble, pues es Patrimonio Cultural de la Humanidad, y cuya protección está prevista en la Ley General de Bienes Nacionales y de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas, entre otras, que podrían resultar de una investigación ministerial. Dejando muy claro que una vez que una persona o particular presenta una denuncia ante el Ministerio Público, el Artículo 123 del Código Penal indica que las autoridades tienen la obligación de auxiliarla.

La gran duda es ¿LO HARÁN LAS AUTORIDADES UNIVERSITARIAS?

Como también pregunto si solicitarán a las autoridades respectivas que intervengan para limpiar a nuestra querida UNAM, de narcotráfico y de delincuentes que asaltan impunemente.

No basta con haber puesto el pasado domingo la leyenda "Fuera narcos de la UNAM" en la pantalla gigante del Estadio Universitario durante el descanso del partido Pumas-Chivas, en alusión a los hechos de violencia del viernes pasado.

Ni tampoco se gana ni resuelve nada con entrar en polémicas discursivas de SÍ o NO pueden acabar con narcos y delincuentes porque se viola la Soberanía Universitaria, lo cual está tan viciada y equivocada su real aplicación como el Fuero en los Políticos. Porque ni la Soberanía está para permitir delincuentes dentro de la UNAM, como tampoco que el Fuero proteja a políticos corruptos.

Y vaya una propuesta como universitario que soy formado como lo señale a mucha honra y orgullo en la Universidad Nacional Autónoma de México, para poder poner orden en CU.

Preparar y Hacer las denuncias ante las autoridades respectivas por los delitos que se cometen dentro del campus universitario, incluyendo el Auditorio Che Guevara. Que las autoridades ingresen a la UNAM acompañados por medios de comunicación, que muestren a la opinión pública lo que realmente sucede. Al detener a las personas que estén realizando actos fuera de la ley, solicitarles que se identifiquen y quien no sea estudiante, trabajador o profesor, deberá justificar que hace ahí. Esto mismo realizar con quienes tienen tomado el Justo Sierra y saber quiénes son y porque están viviendo ahí, cometiendo delitos. De esa manera habría desalojo y detenciones apegadas a las leyes sin que se genere violencia. Así como aplicarles las leyes a quienes así lo requieran.

No nos dejemos engañar con que si entran se viola la Soberanía Universitaria y hay que defenderla. Porque la Soberanía se viola cada día que se siga permitiendo inseguridad, delincuencia y narcomenudeo en nuestra Máxima Casa de Estudios. ¡Que eso se termine ya, es lo que exigimos!

imagen2.jpg
Número 16 - marzo 2018
Descargar