Se encuentra usted aquí

2018, los conocidos

Martes, 14 de Noviembre 2017 - 16:30

Autor

luisa-ruiz.jpg
Luisa Ruiz

Compartir

candidatos-independientes.jpg

Uno de los tantos independientes que participa en el juego de las sillas, ha estado publicando, como todos los demás, palabrería para ganar seguidores que eventualmente les darán su firma de apoyo. A este candidato lo conozco hace muchos años y la comunicación esporádica se mantuvo a través del tiempo por la red social, por esto, me atreví a comentarle que sus comunicados, además de redundantes no tenían mucho impacto; en una de sus publicaciones de cinco líneas, le conté cinco veces la misma palabra, muchísimos signos de admiración y varios puntos suspensivos, todo junto le restó sentido a su comunicado. Sin preguntarle, copié su texto, traté de darle sentido y se lo reenvié. Muy amable me contestó y agradeció.

Poco después, me envió un texto más extenso para que le ayudara a redactar uno suyo con el que comunicaría su propuesta política. Como ciudadana, no me gustó, no me impactó y no me convenció suficiente como para que alguien firme a su favor. Como conocido y compañero de trabajo en algún tiempo, lo reconozco como una persona muy amable, atento, caballeroso, hombre de familia, responsable y cumplido.

Habría pensado sin dudar en otorgarle mi firma por estas razones, sin embargo, la contienda en ciernes no se reduce a las amistades o conocidos casuales, ni a excompañeros de trabajo. Lo que viene para México es un tema muy serio, no se puede decidir solo por conocer en persona a alguno de los candidatos, se debe escudriñar y encontrar la preparación y la vocación que tenga cada uno de ellos, por quien conozca y sepa moverse en ese Triángulo de las Bermudas al que está acercándose el país.

Le comenté que para que su propuesta tuviera credibilidad, debía conocer a fondo ciertos criterios, desmenuzarlos, elegir cuáles tienen prioridad y cuáles conoce mejor; mientras más estudie e investigue, más seguridad tendrá al hablar y proponer. Después le envié interesantes artículos que encontré en la red en los que expertos en opinión y análisis política hablan de cada uno de los candidatos, estas publicaciones son un importante termómetro y una buena guía para que los candidatos sepan cómo los está viendo y estudiando la ciudadanía. Ya no contestó.

La real carrera aun no es y ya empieza a causar estragos entre la gente, igual como sucedió en la contienda del 2012, los rompimientos y los desacuerdos no solo dividieron al país, borraron amistades virtuales, separaron amistades y hasta familias, muchos de ellos aún no se recuperan de ese rompimiento provocado por una elección presidencial.

Creer que se es popular entre los amigos para arriesgarse a contender por un puesto público político, no les garantiza que puedan contar con suficientes amigos como para llegar. Es como querer festejarse uno mismo su fiesta de cumpleaños para quinientas personas cuando en realidad se tienen solo veinte amigos.

El juego de las sillas pronto quedará sin música y muchos se darán un sentón en el suelo por querer atrapar la única silla disponible, que, por cierto, solo tiene dos patas. Encima de los caídos estarán aquellos que confiaron en que la amistad firmada les daría hueso y todos, quedarán en un lúgubre silencio buscando a quién culpar.

El problema de los candidatos jóvenes que han sido exitosos en sus trabajos, que fueron excelentes alumnos o presidentes de la sociedad de alumnos en la universidad, es que no pueden ver que ésto ya no es la universidad, es todo un país lleno de desconocidos, lleno de problemas que no se resuelven en el estrado del patio escolar, ni detrás del escritorio de la empresa y mucho menos, tendrán el apoyo de los compañeros, porque esto es un mundo atiborrado de gente que no piensa igual, quiere lo mismo y tiene diferentes necesidades.

El candidato que no sienta curiosidad o no tenga tiempo para leer las decenas de opiniones objetivas de los grandes analistas del país, no tendrá conocimiento de cómo piensa la gente, no sabrán dirigirse a los extraños, quizá pierdan amigos y terminarán frustrándose porque en la carrera, no aprendieron a perder.

revista_diciembre.jpg
Número 13 - diciembre 2017
Descargar