Se encuentra usted aquí

La crisis legislativa del PAN

Viernes, 28 de Septiembre 2018 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

crisis-pan.jpg

Al PAN le fue muy, pero muy mal, en las elecciones legislativas del 1 de julio pasado.

De los 109 diputados federales que en 2015 logró llevar a la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, ahora solo tiene 79. Una caída del 27.5% que significa que tener el 16% de las 500 curules.

En las elecciones de 2012 ganó 34 senadurías y en julio sólo 24. Esta caída del 32.4% se traduce en solo tener el 19% los 128 escaños.

Además de haber quedado en una posición muy minoritaria, los panistas enfrentan varios problemas.

En el Senado, el coordinador de la bancada es Damián Zepeda, quien llegó a la presidencia nacional del PAN por decisión de y en substitución de Ricardo Anaya. Como presidente de su partido es uno de los principales responsables del desastre electoral panista, lo cual no le impidió asumir una senaduría plurinominal el pasado 1 de septiembre para luego ser nombrado coordinador de los senadores del PAN por Marcelo Torres, el hombre que dejó al frente del partido. Pese a que sus compañeros de bancada defienden su designación y juran que la apoyaron, aceptan que sus días están contados y que será reemplazo por quien el próximo presidente de su partido. “Alguien debe pagar por la debacle electoral del 1 de julio”, me dijo uno de ellos.

Entre los senadores panistas hay de todo, gente talentosa y experimentada y personas cuya integridad ha sido cuestionada. También hay individuos como Ismael García Cabeza de Vaca, de 45 años y padre de familia, cuya misoginia se evidenció cuando el miércoles pasado fue captado por la cámara de un reportero gráfico sosteniendo un chat vía WhatsApp con los integrantes de un grupo llamado Three Amigos. En dicha conversación, el individuo que durante su campaña electoral se comprometió a luchar por los derechos y la igualdad de las mujeres, escribe “Ya somos dos”, después de que uno de sus amigos escribe “Pásame el cell del padrote, no seas gacho, ya me la quiero zumbar”. Lo que escribió el legislador no requiere explicación alguna, pero muestra que lo suyo es pagar por los servicios de sexoservidores.

Después del escándalo que se suscitó, el tamaulipeco se concretó a ofrecer disculpas a la chica que ofendió mediante mensajes vía Facebook y Twitter. En otro país las mujeres estarían pidiendo su renuncia, empezando por las legisladoras de su propio partido.

En la Cámara de Diputados tampoco está muy bien representado el PAN, a pesar de que su líder es el muy experimentado Juan Carlos Romero Hicks, ex gobernador de Guanajuato y exsenador.

Hay diputados que hablan por hablar sin tener la menor idea de lo que dicen, como es el nuevoleonés Alfonso Robledo Leal, quien durante una entrevista en mi programa hace unos días fue incapaz de defender su propuesta de aumentar el salario mínimo diario a 336 pesos. Si el diputado no puede argumentar sus ideas Romero Hicks debería impedirle subir a la tribuna a hacer el ridículo.

Malo ha sido el debut del PAN en el Congreso de la Unión. Es propio de un partido en crisis.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar