Se encuentra usted aquí

Incertidumbre electoral

Miércoles, 31 de Enero 2018 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

clarividente.jpg

Para muchas personas que poseen el don de la clarividencia, el resultado de la elección presidencial del 1 de julio entrante es fácil de determinar y aseguran que el ganador de la contienda será el morenista Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición que conforman los partidos Morena, PT y PES.

Quienes pronostican que el personaje también conocido como El Peje o AMLO será el sucesor del presidente Enrique Peña Nieto basan sus pronósticos en las encuestas que cotidianamente se difunden a través de diversos medios de comunicación tradicionales o de las redes sociales.

Hace unos días analicé dos encuestas realizadas para ver cómo van los candidatos presidenciales. Una de ellas fue telefónica y por medio de un robot se entrevistó con una grabadora a 2,000 personas. La otra entrevistó en sus casas a 1,002 individuos. Naturalmente, ambas fueron nivel nacional.

Ambas encuestas colocan en el primer lugar de las preferencias a AMLO, aventajando por unos 6 puntos porcentuales a Ricardo Anaya, el candidato de la coalición PAN-PRD-MC. En un lejano tercer lugar aparece el candidato del PRI-PVEM-PANAL, José Antonio Meade, obteniendo entre un 16 y un 18% de las preferencias. Los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez aparecen la quinta posición, muy por debajo de Meade. Entre el 16% y el 20% de los encuestados afirman que aún no han decidido por quién votarán.

Suponiendo que reflejaran la realidad, es indudable que El Peje lleva hoy la delantera en las encuestas. Es más, en enero de este año está mejor posicionado que en enero de 2006 y 2012 y si Anaya no avanza durante los meses que faltan para la elección es improbable que lo alcance. Tratándose de Meade, es muy poco probable, aunque no imposible, que pueda colocarse en la segunda posición.

Ahora bien, ¿qué sucederá el día de la elección? Es indudable que quienes decidan votar por AMLO así lo harán, pero en el caso de muchos que apoyan a Meade o Anaya, ¿Cómo votarán el día de la elección si ven que su candidato está en el tercer lugar y es imposible que pueda ganar? Si Anaya está en el tercer lugar, ¿votarán sus seguidores por Meade? Y los seguidores de éste, ¿votarán por el panista si ven que su candidato está en tercer lugar y no tiene la menor posibilidad de triunfar? ¿Será el voto útil el que determine al ganador de la presidencia? ¿Cómo emitirán su voto los indecisos que hasta el momento de emitirlo decidirán por quién votar?

Esta incertidumbre electoral regirá hasta que se conozcan los resultados, la noche del día de la elección.

Mientras tanto, será muy fácil que muchos anuncien la inminente victoria de El Peje a pesar de que pronosticar quien será el ganador no es ni será nada fácil de aquí al primer domingo de julio.

whatsapp_image_2018-02-12_at_16.06.27.jpeg
Número 15 - febrero 2018
Descargar