Se encuentra usted aquí

Extraños compañeros de cama

Jueves, 01 de Febrero 2018 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

german_martnez.jpg

Con tal de satisfacer su ambición de ser presidente de México, el ex priista, ex perredista y ahora morenista Andrés Manuel López Obrador está dispuesto a aceptar el apoyo de quienes en algún momento de su vida política lo combatieron, lo insultaron o le hicieron trampa a él o a sus aliados políticos.

Así, vemos que unos de sus cófrades es el ex priista Manuel Bartlett Díaz, durante el gobierno de Miguel de la Madrid fue secretario de Gobernación y represor de disidentes políticos y medios de comunicación. En las elecciones presidenciales de 1988 fue el responsable de que se cayera el sistema de conteo de votos, lo cual según muchos analistas permitió fabricar los resultados electorales que le dieron el triunfo a Carlos Salinas de Gortari, quien como presidente lo hizo secretario de Educación Pública y luego gobernador de Puebla. En 2012, renunció al PRI y llegó al Senado como plurinominal por el desprestigiado PT.

Así, quien en su momento fue acusado de orquestar el fraude electoral de 1988 en contra del fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, es ahora fiel aliado de uno de los que con más coraje lo denunció hace 30 años.

El afán de ganar a toda costa de El Peje hace que acepte como aliados a quienes trataron de destruir su carrera política en 2005, cuando la Cámara de Diputados le retiro el fuero. El caso más reciente es el de la senadora Gabriela Cuevas, ahora ex panista, quien hace 13 años se burlaba del tabasqueño acusándolo de ser un violador de la ley.

Y no solo a sus antiguos enemigos políticos acepta en su redil el morenista, también a ex priistas que, como los exgobernadores de Michoacán Leonel Godoy y Fausto Vallejo, que tiene parientes muy cercanos ligados al crimen organizado. En el caso del primero, su hermano Julio César Godoy, prófugo desde diciembre de 2010, ha sido acusado de estar vinculado por con el cártel La Familia Michoacana. En el caso del segundo, su hijo Rodrigo Vallejo, vinculado con Los Caballeros Templarios, pasó ocho meses preso después de ser encontrado culpable de encubrimiento en su modalidad de delincuencia.

En su desesperada busca de aliados que mejoren sus probabilidades de ganar la elección de julio entrante, AMLO hasta le ofreció la Fiscalía General de la República a uno de sus más duros críticos, el expresidente nacional del PAN Germán Martínez Cázares, quien ayer, al escribir en el diario defeño Reforma, deja muy claro que se sintió halagado por la invitación y no aclara si la aceptó o no.

El estadista británico Winston Churchill, dijo Politics makes strange bedfellows, es decir, “La política crea extraños compañeros de cama”. Al ver con quienes se está metiendo en la cama López Obrador, no cabe duda de que tenía razón el inglés.

whatsapp_image_2018-02-12_at_16.06.27.jpeg
Número 15 - febrero 2018
Descargar