Se encuentra usted aquí

Tres enemigos silenciosos

Miércoles, 09 de Agosto 2017 - 16:00

Autor

marijo_codesal.jpg
María José Codesal

Compartir

desidia-flojera-ignorancia.jpg

Como las calorías, esas pequeñas bribonas que se meten en los clósets en la noche y achican la ropa, así nuestra cartera tiene tres enemigos silenciosos y letales.

La desidia, la flojera y la ignorancia. Te cuento porqué.

Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia. O bueno, no es mera coincidencia. Muchos padecemos de estas dolencias.

Lo primero que quiero contarte es sobre la desidia.

La desidia es la asesina natural de las oportunidades dijo algún día Víctor Kiam, quien fuera dueño de los New England Patriots -equipo de Futbol Americano- hasta 1991.

Y si, no hay nada más cierto. Cuando estamos dejando para mañana, posponiendo, estamos dejando pasar la vida.

Yo tengo una historia de terror y es ejemplo claro de cómo la desidia atacó mi cartera hace poco. Te cuento.

En el 2012, mi esposo y yo abrimos una cuenta de banco de la cual íbamos a disponer los dos para un evento que queríamos realizar. Una vez que pasó el evento y dejamos la cuenta en cero, se nos olvidó por completo, hasta que quisimos abrir una nueva cuenta en ese banco. Resulta que por más de 3 años esa cuenta estuvo “cobrando” 39 pesos mensuales por manejo de cuenta. Y como nunca la cancelamos acumulamos 1500 pesos aproximadamente, ¡de no usarla! Pura desidia, la verdad. No hay otra manera de justificarlo. Por dejarlo al ¡ahí se va! Si hubiéramos decidido cancelarla, cuando la dejamos de usar, esto no nos habría pasado.

Me da mucho coraje porque se me ocurren miles de cosas mejores en las cuales usar 1500 pesos que en comisiones vencidas de banco.

¿Te ha pasado algo así? ¿Tienes cuentas que no has usado en un tiempo? Cuéntame por Twitter en @MarijoCodesal. Me encantaría saber si comparto mi desidia con alguien más. Y si no me quieres contar, por lo menos revisa, no vaya a ser que te pase lo que a mí.

Vamos con la flojera.

La flojera se relaciona bastante con la desidia pues también por flojera postergamos un montón de cosas. Según Benjamín Franklin: La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla.

Muy cierto también. Muchos de los gastos que hacemos, sobretodo esos famosos gastos hormiga, se deben a la flojera de hacer las cosas por nosotros mismos.

Te cuento otra experiencia personal. A mi esposo le gusta tomar café en las mañanas.  Se le hacía muy fácil salir del gimnasio, pasar al cafecito de abajo y llevarse su café americano “del día”, por la módica cantidad de 27 pesos.

¿Qué son 27 pesitos? Realmente no mucho, pero si lo sumas…

Compraba un café diario los cinco días de la semana. O sea que a la semana, estábamos gastando 135 pesos. Sigue sin ser mucho, pero al mes ya son 540 pesos. Con ese dinero, una vez al mes, podemos echarnos unos buenos taquitos, ¿no crees? Y si lo multiplicamos por doce meses ni te cuento, nos da la fabulosa cantidad de 6,480 pesos. ¡Wow! 

Lo bueno es que nos dimos cuenta y esa flojerita en particular, la de poner el café en las mañanas, nos está ahorrando un montón de dinero. Invertimos 600 pesos en una cafetera nueva, compramos filtros biodegradables y el café más rico. Cada café mañanero hoy nos sale aproximadamente tres pesos. ¿Qué tal?

Y como esta historia tenemos algunas otras. ¿Tú tienes alguna?

La flojera nos hace gastar. Nos da flojera picar fruta para llevar y cocinar en casa peor, porque solo de pensar el lavar sartenes y platos, ya no queremos hacerlo. A todos nos gana de vez en cuando, solo no lo hagamos costumbre.

Lo mejor es sacudirse esa flojerita y usar nuestro dinero en cosas más interesantes.

Por último, y para mí lo más importante es hablar de la ignorancia.

La educación financiera sirve para que podamos tomar mejores decisiones sobre el uso de nuestro dinero. El dinero es un gran recurso personal y nos cuesta tanto trabajo ganarlo, que no se vale que lo estemos regalando porque “no sabemos” que había tal comisión o que esta tarjeta tiene una anualidad carísima.

Dicen por ahí que el desconocimiento de la ley no te exime de cumplirla. Lo mismo con nuestras finanzas. No saber y entender los productos financieros que tenemos como tarjetas de crédito o departamentales, créditos de casa o coche, la afore y hasta nuestra cuenta de nómina, no nos exime de pagar caro por ellos.

¿Estás en la nómina que elegiste o la que te tocó? ¿Y la afore, la elegiste o no? ¿Conoces tus tarjetas de crédito? ¿Simplemente las usas y cada mes el estado de cuenta viene con sorpresas? Te regalo un formatito para que puedas ir conociendo a tus tarjetas. Me lo puedes pedir por correo.

Resulta vital hacernos responsables de conocer y manejar mejor nuestro dinero. Es en nuestro favor. Si no tienes suficiente conocimiento y educación financiera, difícilmente aumentará tu riqueza. Mucha gente vive quincena a quincena y ni hablamos de ahorrar, sin muchas oportunidades de salir de ese círculo vicioso y es solo por falta de conocimiento.

Lo maravilloso es que a estos tres enemigos los podemos someter si estamos atentos a lo que hacemos con nuestro dinero. Si te interesa prepararte más escríbeme un correo y trabajemos juntos.

Y no te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú.  



Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis