Se encuentra usted aquí

¿Será la economía circular una solución?

Miércoles, 10 de Octubre 2018 - 15:00

Autor

marijo_codesal.jpg
María José Codesal

Compartir

economia-circular.jpg

La primera vez que oí el término: economía circular, pensé que era más de lo mismo. Y, en cierto sentido, así es.  Es importante recordar que, con tantos años de cultura, de historia y de ciencia que ya no hay nada nuevo bajo el sol. Lo que nos está resultando nuevo, y que ya casi está asumido por todos, es la realidad del cambio climático. La horrible realidad de que nos estamos acabando nuestro planeta.

Insisto mucho en este tema porque la vinculación entre economía y ecología es terriblemente estrecha. El planeta es nuestro máximo recurso y sin él, ninguna otra actividad tiene sentido.

Llevamos alrededor de medio siglo pensando que los ecologistas son activistas locos que deciden encadenarse a los árboles o atacar barcos balleneros y no entendemos bien a bien las razones que los mueven a tales actividades. Ellos a su vez han ido permeado nuestra ideología, no sin razón, y junto con la comunidad científica, han logrado sustentar lo importante que nos resulta cuidar nuestro planeta.

Dentro de esa comunidad científica y de estudiosos, una rama de la economía comienza a abanderar reflexiones importantes sobre este uso indiscriminado de los recursos y sus repercusiones económicas, para los países, ciudades y personas.  De manera individual ya nos estamos viendo afectados económicamente por este descuido persistente.

Dentro del estudio de la economía, comienza a haber académicos y no académicos muy interesados en desarrollar actividades económicas que no impacten, o lo menos posible, al planeta puesto que, a largo plazo, independientemente de si es real o no el calentamiento global, nuestra actividad económica, tal como está, será insostenible.

¿Has oído hablar de la economía circular?  Me gustaría conocer lo sabes. Podemos seguir esta conversación por twitter en @MarijoCodesal. Si no sabes, te cuento rápido qué es.

La economía circular es una tendencia socioeconómica que tiene su origen en los años 80 del siglo pasado. En sus inicios, describía un sistema socioeconómico que funcionaba retroalimentando entre sí economía y medio ambiente. 

Esta corriente intenta optimizar los sistemas de conjuntos evitando las individualidades, eliminado los sistemas lineales. Buscando potencializar que cada vez más empresas hagan uso total de sus propios desechos retomándolos como nuevas materias primas para el inicio de un nuevo ciclo de producción.

México está innovando, ha sido sede de importantes eventos en la materia y, además, emprendedores jóvenes de todo el país están asumiendo este modelo para sus negocios. Desde actividades sencillas como recuperación de envases, hasta la reutilización de residuos, reciclaje y recuperación de otros componentes. De esta manera, su modelo económico permite una mejoría en sus márgenes comerciales debido al uso ultra eficiente de todos sus recursos, cuidado de la energía y, obviamente, la significativa disminución de residuos y contaminación derivada de sus procesos.  Lo que está resultando, y será ventaja competitiva, ahora y a largo plazo.

En el 2018, México participó con el Club de Economía Circular (Circular Economy Club)[1] en un mapeo que tenía por objetivo identificar emprendedores, empresas y start-ups que están implementando economía circular en México y que están contribuyendo en la transición hacia la sustentabilidad en este país. Del esfuerzo de esta asociación podemos conocer 31 proyectos, empresas o start-ups que se han sumado a esta iniciativa. Muy poquitas todavía para el potencial reparador y de crecimiento económico que tiene este hermoso país.

Algunos ejemplos que a mí me parecen de lo más interesante son:

  • Bamboocycle que hacen bicicletas para ciudad, ruta y montaña con residuos de bambú yucateco y fibra de carbono de Jalisco. Te pueden hacer tu bici como quieras.
  • Biofase que se dedican a hacer “plástico” del hueso del aguacate. Te comparto un artículo sobre ellos.
  • Sustenthabit, es un grupo que se dedica a hacer bioarquitectura. Crean espacios (casas y edificios) de forma sustentable. Contribuyendo al medio ambiente, a la comunidad y al bienestar de las personas.

Y así podría describir otros varios proyectos por demás interesantes.  Si te da más curiosidad puedes consultar las 2600 iniciativas mundiales en la página del Club de Economía Circular (CCC).

¿A mí y a mis finanzas personales por qué nos importa?

La economía circular, nuestro planeta y nuestros sistemas económicos nos están invitando, a gritos, voluntariamente a fuerzas, a cambiar nuestra forma de pensar. Nos invitan a cambiar nuestros hábitos de consumo, a replantear nuestras necesidades y deseos. A reconocer que lo que antes era considerado como residuo se puede convertir en recursos o materia prima de algo más.

El proceso lineal de “tomar, hacer, desechar” ya no aplica y tenemos que contribuir a eliminarlo de nuestras vidas.

En casa tenemos miles de oportunidades para hacerlo. Desde reutilizar frascos y botellas de vidrio hasta decidir mejor nuestras preferencias de consumo. Comprar cosas que tengan más de un uso, llevar nuestras bolsas al súper y mil otros detalles. Seguro gastaremos menos, también.

Cuéntame si se te ocurren alguna otra manera de reutilizar.  Acuérdate que lo puedes hacer por las redes sociales.

Yo, en lo personal, considero a la economía circular como un esfuerzo importante y de beneficio global puesto el desarrollo sostenible es lo que nos va a hacer continuar la vida en el planeta dejando de lado el consumismo voraz y la utilización de nuestros recursos comunes sin consciencia.

Aprovechemos para discutir estos temas. No dudes en consultarme dudas o enviarme preguntas a mi correo o a través de Twitter en @MarijoCodesal. Estoy siempre dispuesta a platicar y acompañarte en la toma de decisiones y acciones para mejorar la relación con tu dinero y hacerlo crecer.

Si te interesa prepararte más escríbeme un correo y trabajemos juntos.

Y no te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú. 


[1] Club de Economía Circular (CCC) es la red internacional de más de 2.600 organizaciones profesionales que piensan y desarrollan proyectos de economía circular en más de 60 países. Sin fines de lucro, global y abierta a cualquier persona a unirse al club de forma gratuita.

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar