Se encuentra usted aquí

Oferta y demanda del Buen Fin

Miércoles, 07 de Noviembre 2018 - 17:20

Autor

marijo_codesal.jpg
María José Codesal

Compartir

oferta_y_demanda_del_buen_fin.jpg

Entre otros temas económicos que me fascinan está el tema de Oferta y Demanda. Me encanta porque tiene una lógica estupenda. 

Es muy sencillo, la oferta es la cantidad de cosas –bienes o servicios- que alguien pone a la venta. La demanda es la cantidad de esas cosas que la gente quiere adquirir. No tiene mucha ciencia. Lo interesante aparece cuando estos dos factores interactúan entre sí. 

La oferta y la demanda son elementos importantes para establecer precios. Si mucha gente quiere un producto o servicio, quien lo vende puede poner prácticamente el precio que quiera, pero si hay algún sustituto o competencia directa pues ya no lo puede vender tan caro ya que las personas preferirían comprar algo similar en su lugar. 

Claro que, hay muchas cosas que intervienen para poner precios, ésta no es la única.  

Hoy con motivo del “maravilloso” (sí, entre comillas) BUEN FIN, -previsto del 16 al 19 de noviembre-, quiero hablar de este tema de oferta y demanda porque nosotros, los simples mortales somos piedra angular de este acontecimiento comercial. 

Los vendedores ponen sus artículos con descuentos para que los compradores (nosotros) compremos más cosas.  Tienen mucha oferta. Depende de nosotros si tenemos tanta demanda de esas cosas. Y bueno, se pueden aprovechar los buenos precios en el Buen Fin. 

Desde 2011, las empresas y el gobierno, con intención de incentivar el comercio comenzaron este “festival” de compras, tomando como ejemplo el Black Friday de nuestro vecino del norte. Ya les había platicado un poco de ello hace un tiempo. 

La verdad es que comprar nos da un sentimiento de felicidad tan efímero como el trabajo que nos haya costado comprar lo que deseábamos. Si ahorramos durante un año, la alegría de comprar ese objeto seguro durará mucho más que comprar una simple botella de agua en una tiendita.  Y eso los comerciantes lo saben, juegan con nuestras emociones para que les dejemos nuestro dinero.   

El Buen Fin no es la excepción.  Este año tal vez les dejemos nuestro dinero de nuevo, pero no sin una buena pelea entre nuestro cerebro y nuestro corazón. Aunque definitivamente compraremos si nos hacen sentir bien. 

Antes de irte de compras al Buen Fin. 

Este Buen Fin no cometas los típicos errores financieros que siempre nos acechan. 

Mejor: 

Revisa si hay alguna compra que necesites hacer o anticipa compras navideñas. 

Haz un pequeño presupuesto. 

Compara precios y busca el que más te convenga. 

Haz caso a las recomendaciones de la Profeco.   

Planea bien tus pagos a meses. Aunque es mejor si pagas de contado. 

 

Para muchos establecimientos, el Buen Fin se ha vuelto una “feria de crédito”. Realmente no ofrecen descuentos sino la oportunidad de comprar a plazos. Que, en parte, está bien, pero trae un riesgo importante.  Apuestan a que nosotros no sepamos medir nuestra fuerza económica y nos embarquemos con más meses –con o sin- intereses de los que podemos pagar. Las cuentas mentales suelen ser un buen mete pies. 

Te deseo un Buen Fin y no un año o tal vez 18 meses (con o sin intereses) que sean un martirio. 

Recuerda que consultarme dudas o enviarme preguntas a mi correo. o a través de Twitter en @MarijoCodesal.  Estoy siempre dispuesta a platicar y acompañarte en la toma de decisiones y acciones para mejorar la relación con tu dinero y hacerlo crecer. 

Si te interesa prepararte más escríbeme un correo y trabajemos juntos. 

Y no te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times. 

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú. 

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar