Se encuentra usted aquí

México: ¡Otra vez llenos de oportunidades!… (Segunda Parte de 3)

Miércoles, 20 de Diciembre 2017 - 16:30

Autor

foto-atirado.jpg
Ángelo Tirado Pazos

Compartir

tlcan.png

2 HAY QUE RE-INSERTAR A PEMEX EN LA ECONOMIA BUENA

PEMEX en los últimos 7 años se ha desgastado, en resumen su estructura de costos fijos está diseñada para un precio de barril por encima de los 70.00 usd y salvo, que ocurriera una guerra compleja en el medio oriente sería muy difícil que el precio del petróleo retornara a esos niveles de los 70s u 80s dólares por barril, por lo tanto su estructura de costos y salarios se halla rebozada y sin sincronía económica.

Algunos economistas pro-gobierno piensan que es bueno que se maneje esta empresa con más autonomía y que a través de ella persiga rentabilidad en sus operaciones. A otros no nos parece este hecho de que se maneje como empresa privada; sencillamente porque no lo es. Y menos con esas cargas sociales como la del sindicato de petroleros entre otras muchas buenas obras, además de ser la caja chica del poder ejecutivo.

El General Lázaro Cárdenas en su momento pensó que PEMEX debía ser un pulmón del desarrollo y factor para abatir la pobreza y  la desigualdad del país, así nació, y esa…debería ser su única misión.

Segunda Oportunidad. Rediseñar PEMEX. El mundo moderno y la globalización viene empujando una nueva REVOLUCION ENERGETICA la cual se basa en usar principalmente gas natural para impulsar las turbinas en lugar del combustóleo de petróleo, la geotermia, hidrología o energía nuclear. En pocos años el gas será el insumo no. 1 para generar energía para las ciudades. Sin embargo algo más grave sucederá; los propios consumidores podrán contratar el gas natural y generar su propia electricidad dejando fuera los servicios de CFE y PEMEX como los conocemos, de la jugada.

PEMEX se debe rediseñar para insertarse en la revolución energética que se avecina en los próximos 20 años. Por un lado debe hacer su chamba y crear nuevas industrias de refinación, de Biodiesel, Flexfuel, FlexTurbosina (combustibles del futuro), gasolina y debe además ser capaz de fabricar baterías y nueva tecnología asociada a la fabricación de plantas generadoras de electricidad en base a gas, para todo tipo de consumidores pero para venderlas y mantenerlas como “accesorio” y así poder quedarse con ese abastecimiento de GAS NATURAL que hoy se tiene destinado ese mercado para las industrias canadienses, americanas del norte y españolas.    

3 POR DIOS, LAS ZEEs VAN…

La estamos haciendo cardiaca con el arribo de las ZEEs, Zonas Económicas Especiales. La generación de empleos recibirá un impulso determinante si comenzamos a crear estos parques industriales, bardeados y llenos de seguridad, para transformar nuestros minerales y materias primas y para crear tantos productos que los mercados internacionales necesitan.

A pesar de ser la novena o decima economía del mundo nuestra estructura para fabricar y transformar excepto en las industrias automotriz, alguna cosa de electrónicos, cemento y cerveza. Es pobrísima. No somos una economía transformadora y países como Holanda o Noruega han demostrado que no se necesitan muchas riquezas para ser efectivo en el comercio mundial, si sabes transformar.

En México tenemos muchos inversionistas de oportunidad y contentillo, son de mala calidad porque al menor viento de tormenta nos abandonan; nos faltan inversiones para transformar y con empresarios que amen a México. Pero eso no sucederá SIN las condiciones de estado de derecho y seguridad patrimonial que todo ciudadano requiere. Si el estado no puede garantizar a un empresario su patrimonio y/o la operación de sus empresas entonces, ese empresario no invertirá más en México y dejará sus posiciones en otras monedas fuera del país.

Tercera Oportunidad. Hay que usar las reservas internacionales para abrir un parque industrial en formato de ZEEs, pero no en cada zona donde estamos llenos de pobres y de miseria solamente; sino en cada estado del país que lo necesite y solicite.

Las ZEEs como ha sucedido en China, crean empleos y bienestar, y muy importante; en México contamos con grandes acuerdos multilaterales que serían un caldo de cultivo para que empresas que ahora requieren de materias primas baratas se instalen en México y generen empleos con mexicanos, si se hace claro una regulación adecuada para ello.

Sin embargo, las mejores oportunidades de las ZEEs deben ser para las empresas Mexicanas. Hay que tirar con ellas esos tres o cuatro trenes que tanta falta nos hacen, que atraviesen el Istmo de Tehuantepec y que nos permitan integrar, transferir y conectar las economías desde Sinaloa, Jalisco, Michoacán, Tamaulipas, Nuevo León, El centro y llegar a Veracruz, Chiapas y Oaxaca…

Unir a México con la infraestructura de las ZEEs sería un mensaje muy poderoso para nuestra  economía además de fortalecer el crecimiento económico y prepararnos para ser un país que transforme y que no nomás se vea como un país que solo sabe cortar los aguacates de todos.

Continuará… 

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar