Se encuentra usted aquí

Lucharán a dos a tres caídas sin límite de tiempo…

Miércoles, 22 de Noviembre 2017 - 15:00

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

reforma-impuestos-trump.jpg

La lucha por la reforma fiscal en Estados Unidos se encuentra en un punto álgido. En el cuadrilátero se encuentran, por un lado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y sus correligionarios en el Senado, quienes buscan empujar una reforma tributaria para recortar las tasas de impuesto sobre la renta, aumentar las deducciones y eliminar algunas exenciones personales.[1]  Por otra parte, están los demócratas y los 400 millonarios que recientemente firmaron una carta pidiendo al Presidente y los congresistas evitar que esto suceda, ya que consideran que sería dañino para la economía y la sociedad. El día de hoy analizaremos los argumentos que cada parte ofrece y el porqué de este rechazo.[2] 

Trump y los congresistas

La reforma busca reducir la tasa del impuesto sobre la renta tanto a nivel personal como empresarial. En lo que respecta a las personas físicas, el Senado propone mantener los siete tramos de la tarifa, aunque reduciendo algunas de las tasas.

Para personas morales, se plantea disminuir la tasa empresarial de 35% a 20%. Cabe mencionar que conforme a la propuesta del Senado, la tasa del 20% no entraría en vigor sino hasta el 2019. Además, se permitiría una deducción inmediata del 100% en gastos de capital, lo que espera que fomente la inversión. También aplicará una tasa de 10% para la repatriación de capitales.[3]  

El principal argumento de Trump y del Senado para realizar esta reforma es que el recorte de impuestos liberará recursos para ser invertidos en distintos rubros. Estas inversiones a su vez generarán una economía más dinámica, innovadora y con más trabajo, lo que resultaría beneficiando a todos los hogares norteamericanos.[4]  

Además de ello, plantean, que la recaudación tributaria no se vería dañada dado que el  alto crecimiento económico compensaría aquello que se deje de ingresar por los recortes a las tasas.

Los más ricos

Por su parte los millonarios pertenecientes a la organización Riqueza Responsable consideran lo siguiente: [5]

  • La legislación exacerbaría la desigualdad existente donde el 1% de los hogares norteamericanos más ricos son dueños del 42% de la riqueza;
  • Los ricos pagarían un nivel similar de impuestos que las clases medias, lo que consideran injusto para los últimos;
  • Añadiría un déficit de 1.5 billones de dólares a lo largo de la década;
  • Los recortes dañarían a los programas sociales que ayudan a quienes más lo necesitan; mientras que beneficiaría desproporcionadamente al sector más rico de la población;
  • Entre otros

Además de lo anterior, la falta de recursos evitaría que éstos se destinen a las inversiones necesarias que fortalecerían la economía de EU, por lo  que preferirían pagar mayores impuestos con el fin de aumentar la recaudación tributaria y las inversiones en servicios vitales para la población.

Los expertos

Los expertos en la materia coinciden que una reforma de este calibre no es congruente con el discurso de Trump de beneficiar a la clase media. Ello, porque los recortes afectarían mayormente a la clase trabajadora, dado que al aumentar la deuda pública y el déficit, se disminuiría el gasto con el que se pagan los servicios públicos que los benefician. No sólo eso sino que la reducción de impuestos no ayudaría a cerrar las brechas de desigualdad e incluso, las aumentaría. Además de todo, nada asegura que los mayores ingresos a las empresas se trasladen necesariamente a mejores salarios y prestaciones a la clase trabajadora. [6]

De hecho, según un estudio del Institutito en Política Tributaria y Económica, el 61% de los recortes beneficiarían al 5% más rico de la población. Además de ello, estos recortes serían especialmente dañinos para  los grupos minoritarios de Estados Unidos como latinos y negros, donde 27 y 30% de los mismos no tienen patrimonio, respectivamente, contra el promedio de 19%, por lo cual son más dependientes de las ayudas públicas. [7]   

Asimismo, de acuerdo a Paul Krugman, premio Nobel de Economía, durante los años de la presidencia de Reagan se implementó una política similar a la de Trump que no obtuvo tan buenos efectos económicos como la de Clinton que si aplicó una política tributaria más dura. Lo mismo sucedió entre Bush y Obama. Por ello, concluye, la evidencia muestra que es una teoría incorrecta, no obstante, Trump insiste en ella.[8]


[1] Trump's Tax Plan and How It Would Affect You, The Balance, 16 de noviembre de 2017, disponible en: http://bit.ly/2y9bomo  

[2] 400 millonarios piden a Trump que no les recorte los impuestos, El País, 13 de noviembre de  2017, disponible en: http://bit.ly/2yXgxzc

[3] Ibid, The Balance

[4]  Trump´s tax plan looks like a plutocrat´s dream, The New Yorker, disponible en http://bit.ly/2pcD1FT

[5] Carta disponible en el sitio :  http://bit.ly/2AK6fi9

[6]Trump's tax breaks for the rich won't trickle down to help working Americans, The Guardian, 14 de noviembre de 2017, Disponible en: http://bit.ly/2iZN9xo

[7] ¿Es buena idea reducir el impuesto sobre la renta en Estados Unidos?, El Economista, disponible en http://bit.ly/2zI4O6K ; y Report: Billionare Bonanza. The Forbes 400 and the Rest of Us, Chuck Collins & Josh Hoxie, Institute for Policy Studies, disponible en: http://bit.ly/2z5alVI

[8] Voodoo Economics, Paul Krugman, New York Times, Disponible en: http://nyti.ms/2oR6Ed5

ruiz-healy_times_num_12_page_1.jpeg
Número 12 - noviembre 2017
Descargar