Se encuentra usted aquí

Los aranceles al aluminio y al acero

Miércoles, 06 de Junio 2018 - 15:00

Autor

captura_de_pantalla_2015-04-21_17.10.49.png
José Luis Fernández

Compartir

trump.jpg

El pasado mes de enero de 2018, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos entregó dos informes sobre investigaciones de acero y aluminio realizadas bajo la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962.

De acuerdo a información oficial de la Casa Blanca, los informes descubrieron que “el nivel excesivo de importaciones amenazaba con perjudicar la seguridad nacional porque un nuevo cierre de la capacidad de producción nacional daría lugar a una situación en la que los Estados Unidos no podrían satisfacer la demanda de defensa nacional y la infraestructura crítica en una emergencia nacional.”

El pasado 8 de marzo 2018, el gobierno de Estados Unidos anunció una serie de medidas para restringir sus importaciones globales de acero y aluminio, las cuales quedaron sujetas a aranceles de 25% y 10%, respectivamente. Afortunadamente, México quedó en aquel entonces excluido de dichas medidas. Sin embargo, Estados Unidos con la presión que ejerció sobre varios países, llegó a varios acuerdos con Corea del Sur, Australia, Argentina y Brasil.

Es por ello que el pasado 31 de mayo del 2018, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la implementación de aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio de Canadá, México y la Unión Europea a Estados Unidos. Donald Trump quiere llegar a acuerdos satisfactorios a sus intereses presionando fuertemente a Canadá, México y la Unión Europea.

La reacción ha sido muy negativa a estas medidas. En el caso de México, la Cámara Nacional de la industria del hierro y del Acero, en un comunicado del pasado 31 de mayo del 2018, señaló que los aranceles establecidos por Estados Unidos representan para el sector siderúrgico de México un impacto de dos mil millones de dólares anuales y cabe destacar que en materia de siderurgia el superávit de Estados Unidos con México en los últimos dos años es de 3.6 billones de dólares, lo cual muestra que las medidas espejo afectarán más que beneficiar a la industria de Estados Unidos. En esta materia somos una región totalmente integrada, donde el 76% de las exportaciones del acero de Estados Unidos se envía a México y Canadá.

La decisión de los Estados Unidos de imponer aranceles al acero de México es una estrategia que carece de sentido y no contribuye a un clima de construcción de la región de Norteamérica. México no representa en ningún sentido una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos, sobre la que se apoya esta decisión.

Por lo que hace referencia al aluminio, como señala el periódico La Jornada en su edición del pasado viernes 1º de junio de 2018, México no afecta de ninguna manera la seguridad nacional de Estados Unidos porque México no produce aluminio ya que no cuenta con minas de bauxita, sino que es importador del producto primario y solo exporta productos terminados como escaleras, cabezas de motos y latas para cervezas y refrescos. La imposición de aranceles al aluminio por parte de Estados Unidos no afecta a la industria y consumidores de México, sino a los consumidores finales del país vecino del norte. Así lo señaló Ramón Beltrán Arellano que es el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Aluminio (CANALUM),

Por su parte, la Secretaria de Economía de México ha señalado que ante los aranceles impuestos por EE.UU., México impondrá medidas equivalentes a diversos productos como aceros planos (lamina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos, entre otros, hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación. Esta medida estará vigente hasta en tanto el gobierno de los Estados Unidos de América no elimine los aranceles impuestos.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar