Se encuentra usted aquí

¿El Buen Fin es bueno o malo?

Miércoles, 09 de Noviembre 2016 - 15:00

Autor

marijo_codesal.jpg
María José Codesal

Compartir

buen-fin.png

¡Se acerca el Buen Fin 2016! (Suena en tu cabeza musiquita de película de terror). Está programado para el fin de semana del 18 al 21 de noviembre, aunque los comercios lo extienden como liga para vender lo máximo posible. Ellos hacen un gran trabajo. Y sí, venden mucho durante el Buen Fin.  ¡Qué padre por los dueños de las empresas!  ¡Pero qué triste para nuestras carteras!

Me imagino que ya conocen la historia del Buen Fin.

¿No? 

Les cuento rápido a los que no saben.

Resulta que el Buen Fin es una imitación de lo que en Estados Unidos llaman: Black Friday. Para ellos, es una fecha en la que hacen las compras navideñas por adelantado. Los comerciantes, por ahí de los años 60s, se dieron cuenta que si ofrecían descuentos les iba mucho mejor.

Cuenta la leyenda que el término black (negro, en español) se acuñó porque dichos comerciantes pasaban de “números rojos” a “número negros”.

-Nota para los más jóvenes: Cuando se llevaba la contabilidad de las empresas a mano y en libros, las ganancias se apuntaban con tinta negra y las pérdidas con tinta roja.-

Y que fuera el viernes inmediatamente después de la fiesta de Acción de Gracias le asignó el nombre que tiene hoy: Black Friday.

Volviendo al tema del Buen Fin. Nosotros desde 2011 copiamos ese modelo. Fue una iniciativa del Consejo Coordinador Empresarial asociado con el gobierno federal, organizaciones privadas y bancos.

Ha sido una gran idea para los comercios y para los bancos, muchos de ellos se benefician grandemente de estas fechas.

Los que no nos beneficiamos tanto somos nosotros.

Nuestras carteras, año con año, resienten el Buen Fin. Esto porque los comerciantes hacen muy bien su trabajo y nosotros decidimos gastar nuestro dinero sin pensar mucho.

Pero… aún estamos a unos días de este acontecimiento. Con lo que nos podemos detener a pensar lento.

Lo primero que tenemos que pensar es:

¿A quién sirve el dinero que yo gano?

El dinero que ganamos con nuestro trabajo nos toma bastantes horas de compromiso personal y renuncia del tiempo libre. No sé si sea buena idea irlo regalando por ahí. El dinero que ganamos con tanto esfuerzo rápidamente se diluye en cubrir todas nuestras necesidades básicas. Los que tenemos un poco más de suerte y nos queda algo de dinero “libre”, lo cambiamos por cosas que tal vez solo nos servirán un rato, que nos harán sentir bien un día o dos, unos meses quizá, pero no nos hará más prósperos en el futuro si lo estamos usando en cosas sin importancia, claro.

La otra cosa súper importante a tener en cuenta es que:

Hay que pensar lento.

El premio nobel de economía del año 2002, Daniel Kahneman, nos hace mucho hincapié en tratar de usar un sistema de pensamiento que llama “lento” para la toma de decisiones económicas y financieras. Yo diría que para la toma de decisiones en general.

Un buen ejercicio para el mejor uso del dinero sigue una línea de pensamiento lento que iría más o menos así: (tú siente libre de crear la tuya)

  • ¿Lo quiero o lo necesito?
  • Revisar precios (ahora es muy fácil hacerlo por internet)
  • Comparar los precios encontrados
  • Revisar la cartera ¿tengo el dinero o lo tengo que pedir prestado A.K.A usar la tarjeta de crédito.
  • Si usas la tarjeta de crédito, medir bien no exceder tu capacidad de endeudamiento.
  • Buscar comentarios positivos o negativos de eso que quiero comprar. Inclusive, consultar medios como la Profeco.

Si quieres comprar bienes de consumo duradero como refrigeradores, hornos, lavadoras, televisiones, etc., el Buen Fin puede darte opciones. Solo hay que tener cuidado porque ha habido casos de Buen Fin, en años anteriores, en donde los comercios inflan los precios para luego hacerte un “descuento”.

Otra precaución es no caer en la tentación de comprar algo por que tiene meses sin intereses. En México el Buen Fin se ha vuelto una feria de crédito y con eso solo ganan los comercios y obviamente los bancos. No tu cartera.

En conclusión y habiendo repasado lo anterior. El Buen Fin puede ser bueno si somos muy conscientes del uso de nuestro dinero, si encontramos verdaderas ofertas y si pensamos lento. Puede ser muy malo si no medimos nuestra capacidad de endeudamiento y nos ganan las emociones.

¡Te deseo un Buen Fin y no un mal año o tal vez 18 meses (con o sin intereses) que sean un martirio!

¡Cuéntame sobre tus aprendizajes! Si tienes dudas sobre temas económicos o de finanzas personales, pregúntame. También podemos seguir esta conversación por las redes sociales.

No te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú.

2018-04-27_15-36-58.jpg
Número 17 - abril 2018
Descargar