Se encuentra usted aquí

Música barroca para teclado: El gozo de conservar

Lunes, 29 de Febrero 2016 - 16:00

Autor

jose_enrique_gomez_alvarez.jpg
José Enrique Gómez Álvarez

Compartir

espinettina.jpg

Las condiciones materiales, dirían algunos, marcan las condiciones de la cultura o al menos, parte de su manifestación en la vida concreta de las personas.  Y bueno, sin caer en determinismos metafísicos, hay algo sin duda cierto. La historia de las artes y de la música en concreto es verificable ese elemento de dependencia.  Un ejemplo interesante es la música para teclado (entendiendo por eso el órgano, el clavicordio, el clavecín u otros). Al menos hay dos variables que apuntan esa codependencia de las condiciones técnicas y económicas: a) el tamaño de los instrumentos adaptados a los medios económicos, así como el espacio doméstico para alojar el instrumento. En consecuencia existían y existen hoy en día, en varios tipos de clavecines o instrumentos, que con el mismo sistema de producción de sonido, su tamaño, número de notas, cuerdas etc; b) el otro elemento es la imprenta que abarató y “masificó” la música. Así en los tratados y colecciones de música se hacen estas distinciones o incluso se le dedican colecciones de música para los instrumentos pequeños o domésticos ejecutados por “principiantes”. Así por ejemplo, en el prefacio de The musicks (sic) Handmaide de 1689 se señala: “…  an instrument [virginal] of much delight and variety of harmony, as being the same with the Harpsichord and Organ; which excellency hath made it the Delight of many Young ladies and Gentlewomen…  which are not only Ease but Delightfull for Young practitioners”.

En donde se señala ese carácter didáctico dedicado no a los más acomodados,  que disponían de los tutores y maestros necesarios para aprender, sino para ese público culto, burgués qué quería tener acceso a esas piezas “populares” que deseaban interpretar en su hogar. Así también en una de las primeras versiones para teclado de 1551 titulado Intabolatura Nova di Balli señala en el prefacio: “danzas de varios tipos para ser tocado por el arpicordio, clavecìn, espineta o clavicordio por los compositores más excelentes nuevamente publicados”.

Estos dos ejemplos quieren ilustrar ese gusto, al momento del surgimiento de una reproducción mucho más accesible de material escrito, cómo la música tuvo un empuje para difundir  y ampliar así el alcance de la música no sólo a los que disponían un mejor acceso a esa música, sino también a los tenían interés en este tipo de piezas de acuerdo a los instrumentos que podían acceder.

ruiz-healy_times_num_12_page_1.jpeg
Número 12 - noviembre 2017
Descargar