Se encuentra usted aquí

Los jóvenes y la secretaría de la desesperanza

Miércoles, 18 de Abril 2018 - 15:00

Autor

ma-pilar-cordero.jpg
María del Pilar Cordero César

Compartir

secretaria-desesperanza.jpg

A partir de la nota sobre la creación del Ministerio de la Soledad en Reino Unido (que no indica que realizan para mitigar este problema) se presenta una serie de reflexiones y uso de la imaginación a partir del análisis del contexto que viven los jóvenes en la actualidad y en particular en el contexto universitario.

La nota[i] se redacta de la siguiente forma: “En este siglo, quedarse y sentirse solo es un problema de salud pública y es algo que está afectando a personas de todas las edades, en distintos puntos del mundo. Está comprobado que tener contacto con otras personas, establecer vínculos y sociabilizar en general puede reducir la muerte prematura hasta en un 50%. Somos individuos, pero necesitamos del grupo, de tiempo de calidad en nuestras relaciones y compartir lo que pensamos y sentimos.

Sentirse acompañado no es sólo una cuestión de salud mental, está probado que las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y otras enfermedades autoinmunes están relacionadas con el grado de soledad o segregación que alguien puede llegar a experimentar.

En el Reino Unido han visualizado el alcance de este problema de salud pública y la manera en que está incidiendo en la salud de los británicos, por eso han sido los primeros en inaugurar un Ministerio de la Soledad. La creación de este ministerio denota la gravedad del hecho de que, en una época de gran conectividad, hay “interacciones menos significativas”

El individualismo, el culto a la juventud, las redes sociales sólo a través de Internet, los empleos sustituidos por máquinas y la falta de espacios públicos y puntos de encuentro son algunos factores que han cambiado la forma en que nos relacionamos con los otros y con nuestra soledad” (aquí finaliza la nota).

Comentan Carvajar y Caro (2009) en los últimos años la soledad ha sido considerada como un problema de salud, que requiere intervención desde múltiples aproximaciones y perspectivas. Actualmente se considera que es una epidemia de la sociedad moderna, que con el paso de los años ha aumentado sus tasas en todas las edades, pero que acentúa sus picos de presentación en etapas de la vida como la adolescencia (McWhirter BT. Loneliness, citados por Carvajal y Caro, 2009).

La revisión de la literatura realizada por Heinrich y Gullone (citado por Carbajal y Caro, 2009) muestra que la soledad se asocia a problemas psicosociales, de la salud mental y del bienestar físico. La soledad se encuentra asociada a sentimientos de tristeza, ansiedad, depresión, baja autoestima, conducta suicida, abuso de drogas y restricciones dietéticas. También se encuentra asociada a síntomas como náuseas, dolor de cabeza, problemas de sueño y pobre funcionamiento cardiovascular. La justificación para los problemas físicos se encuentra en que las personas que experimentan sentimientos de soledad tienen cambios en los estilos de vida, prácticas menos saludables y menor número de comportamientos que promueven la salud: uso de alcohol, hábito de fumar, menos ejercicio, menos relajación, pobre nutrición. Estos hallazgos son confirmados por los trabajos de otros autores (ver referencia de Carvajal y Caro) y afirman que existe asociación entre soledad, sentimientos de desesperanza y uso de sustancias psicoactivas. Hacia el final del siglo XX, dice Damasio, las desigualdades comenzaron a crecer de forma intensa. La gente, estadísticamente, está mejor si se consideran los grupos, pero si miras a los individuos hay una tremenda cantidad de sufrimiento individual y miseria (2018).

En la Juventud universitaria:

Existe una clásica idea que asocia la etapa universitaria con una especie de utopía juvenil: un momento de nuevas grandes experiencias, proyectos ambiciosos y libertad. Pero en años recientes se ha comprobado que la depresión y la ansiedad afloran en los espacios universitarios, afectando a miles de estudiantes.

 Según diversas investigaciones, este problema es multidimensional. Existen variables, tanto individuales como sociales, que orillan a los jóvenes a un abismo de depresión y ansiedad que puede afectar a más del 10% de la población universitaria; A esto se suma el altísimo índice de estudiantes de medicina (una carrera sumamente demandante) que padecen desgaste profesional, en México, aproximadamente de un 60%. Aunado a la accesibilidad de la educación financiada y/o becas, que al final tendrán que pagar y, que, con los sueldos al salir, se vuelven in pagables. Entre bajos salarios por competencias desleales, aumento de profesionistas en número (pero no en calidad, que es otra cuestión), empresarios voraces, el deterioro de carreras sociales y humanitarias -que no producen gente “útil” o que den a ganar rápido…la desesperanza es un signo de los jóvenes de hoy.

Ante esto, surge lo que Bauman llama “movilidad descendiente” que implica que después de varias décadas de expectativas “a la alza”, los recién graduados que hoy aspiran a la vida adulta se ven enfrentados a una expectativa “a la baja”. Son los jóvenes que se enfrentan a un futuro en que tendrán que rellenar innumerables peticiones en busca de un empleo, unas peticiones que casi nunca serán respondidas. O bien les toca afrontar un desempleo de larga duración, o la aceptación de trabajos inestables que no solo tienen ningún futuro, sino que además están muy por debajo de sus aspiraciones (Bauman, 2013). Y nada los ha preparado, dice Bauman, para la llegada de un nuevo mundo duro, inhóspito y poco acogedor, en el que las recalificaciones van a la baja, los méritos conseguidos se devalúan y las puertas se cierran.

Otra investigación asociada a la desesperanza y/o soledad en los jóvenes, son los llamados actualmente sinkies. Un estudio realizado por Cáritas Europa que cataloga con ese nombre a esas parejas jóvenes en las que ambos trabajan, que no tienen hijos y que, al combinar sus salarios, no llegan a un ingreso mínimo decente. Un grave problema que deben de afrontar nuestros políticos (Hiraldo, 2017).

Dice Hiraldo, los sinkies son la primera generación, después de varias décadas, que tiene menos oportunidades y está en unas condiciones peores que las que tuvieron sus padres. Esta situación pone en riesgo los modelos sociales y sus sistemas de protección ante una generación que se hunde (2017). Producto de ello son los empleos más escasos, los salarios más bajos y las condiciones de trabajo más deficientes. En definitiva, la precariedad que nos ha dejado la crisis económica (Hiraldo, 2017).

 La propuesta imaginativa se realizó en base a la justificación y a diferentes factores asociados a la vida de hoy. Amable lector, en este ejercicio imaginario ¿qué departamentos incluiría?

Para tratar los efectos de la soledad, una nueva secretaría, LA SECRETARIA DE LA DESESPERANZA, que pone a su servicio los siguientes departamentos:

1.- Departamento de Estudiantes universitarios y egresados, lo más preocupante es que los estados de ansiedad y estrés se están dando en ciclos escolares básicos.

2.- Departamento para Profesores, docentes con Síndrome de Burnout, o del quemado, síndrome del calendario.

3.- Departamento contra la Tecnología, dependencia de redes sociales y aislamiento social negativo como los hikikomori.

4.- Departamento de tristeza y nuevas enfermedades: SQM -sensibilidad química múltiple-, Fibromialgia,  SFC -Síndrome de fatiga crónica-, AESPI -Síndrome de las piernas inquietas-, ODD o TOD-desorden de oposición desafiante o rebeldía-, FS o DSM -Fobia social o trastorno de ansiedad social-, Insomnio como enfermedad grave, y el incumplimiento terapéutico como una enfermedad grave -catalogada así por el CIE clasificación de patologías de Europa y por el manual estadounidense de enfermedades DSM-IV.

5.- Departamento de pobreza, falta de consumo y deudores, lo que Bauman llama consumidores imperfectos, el consumo estimulado por la deuda y que pueden provocar rebeldía; vacío existencial, el soy si tengo, pero si no tengo ¿quién soy?

6.- Departamento contra depresión producida por calentamiento global, contaminación, migración, nuevas enfermedades, mala calidad del aire, agua contaminada, etc.

7.-Departamento contra la desesperanza de los gobiernos, corrupción, impunidad, mentiras propuestas, desfalcos millonarios, hoy México y sus candidatos…

8.- Departamento sobre exceso de trabajo, o falta de tiempo de ocio, o esclavitud disfrazada. Reformas laborales, garantía de primer empleo, salario justo, jornadas laborales no productivas, etc.

9.- Departamento de cuerpo perfecto, miedo a la edad y a la muerte, en una sociedad de perfil bajo, lo visual, lo rápido, el espectáculo está más allá de lo conceptual y de lo abstracto, como somos mirados nos sitúa, el ego en una sociedad de consumo.

10.- Departamento contra la inseguridad, terrorismo, guerra, narcotráfico, desapariciones forzadas, levantados., robo en la calle, en el micro.

Al ser un problema multifactorial, la propuesta de cada departamento tiene una justificación, que, amable lector, trataré de ir desglosando en temas posteriores.

Unas ultimas reflexiones me llevan a preguntar, ¿podríamos a través de la educación, formar en la lógica de la solidaridad, de la amabilidad, del abrazo, del reconocimiento del otro como un ser para amar, en la salud integral y no en la lógica del mercado? Yo creo que SÍ.

Hoy, que en México inician las campañas electorales, ¿algún candidato ha mencionado este problema? Interesante sería plantearlo para conocer cuál es su respuesta. ¿crearían una secretaría? o no tienen idea de qué hacer con la desesperanza del futuro del país.

_______________________________________

Referencias

Bauman Z. (2013) La educación en un mundo líquido. Barcelona, España. Paidós

Carbajal y Caro (2009) Soledad en la adolescencia: análisis del concepto Aquichan, vol. 9, núm. 3, diciembre, 2009, pp. 281-296 Universidad de La Sabana Cundinamarca, Colombia

Damasio A. (2018) La gente, estadísticamente, esta mejor, pero hay una tremenda cantidad de sufrimiento individual. Recuperado de: https://elpais.com/elpais/2018/03/27/ciencia/1522150428_248366.html

Hiraldo V (2017) La nueva amenaza social de los “sinkies”: la precariedad ha venido para quedarse. Temas de pobreza y desarrollo. Recuperado de: https://muhimu.es/pobreza-desarollo/que-son-los-sinkies/

Mas información: http://ecoosfera.com/2018/03/depresion-ansiedad-jovenes-universitarios-razones-solucion/

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar