Se encuentra usted aquí

Entrevista al actor Bruno Bichir - Parte 1

Viernes, 15 de Septiembre 2017 - 17:00

Autor

captura_de_pantalla_2015-10-15_11.02.34.png
Claudia Blix

Compartir

entrevista-bruno-bichir.jpg

¿Quién es Bruno Bichir?

Una persona común y corriente, mi primer instinto es decir que soy un saltimbanqui, esto quiere decir alguien que se dedica a hacer malabares, es una especie de juglar, básicamente la palabra es “salta el banco”; alguien que se sube al banco. Es un cirquero, tiene muchas definiciones muy lindas sobre mi profesión, es un nombre ancestral.

¿Tuviste dudas alguna vez de que tu profesión era ser actor?

Todo el tiempo, hoy, mañana, ayer... 

Sé que estudiaste para director de cine pero no para actor.

Sí, actuación no estudié, aunque en la escuela de cine en el Centro de capacitación cinematográfica había un poco de todo. Entré a los 18 años, aprendí sobre todo de las artes cinematográficas y tuve maestros de todo tipo, finalmente relacionados con las artes escénicas. Aprendí desde que fui niño actor, de mis padres y de mis hermanos. También de personas con las que trabajé, de las que admiro, y hay muchas cosas de las que puedes tener aprendizaje autodidacta.

En el Centro de capacitación cinematográfica era como que tuvieras el conocimiento de primera mano de lo que es ser actor, para entender los procesos creativos.

¿Qué otra profesión te hubiera gustado estudiar?

Pues me hubiera gustado hacer muchas otras cosas como cualquier ser humano, explorar ser detective, astronauta, luchador de lucha libre con máscara, revolucionario, justiciero, maestro de matemáticas. Y siempre me ha gustado la idea de pensarme como músico. Ser artista plástico; pinto, dibujo, escribo música, pero nunca tuve los estudios ni el tiempo necesario para dedicarme a la música, pero siempre se puede.

Si tuviera que vivir de algo que no fuera la actuación, viviría de ser director o de la música. Ambas disciplinas las he estudiado.

Cuéntame de tu experiencia en la obra de teatro Cabaret

Mi personaje cantaba, ahí aprendí a cantar, pero ya había tenido otros maestros. En esa obra terminé sabiendo los recursos del canto. Siempre me ha gustado mucho la comedia musical y si yo me pudiera dedicar a cantar mis canciones, eso haría.

¿Cómo construyes un personaje?

Todo te ayuda, puedes construir un personaje a través de lo que sea porque no lo conoces. Hago un esfuerzo por conocerlo y lo analizo; si no me conozco a mí, ¿cómo voy a conocer a un personaje? Lo único que conozco del personaje son cincuenta páginas, la psicología también ayuda, también por ejemplo, escuchar el Réquiem de Mozart, un danzón, presenciar una puesta de sol, un eclipse, comer tacos de canasta... Todo ayuda, es realmente complejo y hay muchas técnicas escénicas para ello y cada quien va usando lo que le funciona, o cuando entras a un proyecto, probablemente el director o tus compañeros traen una beta ya explorada por otro camino y la pruebas.

¿Cuál es la actuación que más trabajo te ha costado?

Todas, bajo ninguna circunstancia se puede decir "este personaje, qué fácil fue".

Es un misterio actuar; cuando alguien ve un actor y dice qué natural actuó, parece que no le representa ningún esfuerzo, pero no es así.

A algunas personas les puede gustar una actuación y a otras no.

El arte está muy manoseado, igual y si eres músico clásico o cantante clásico o bailarín clásico, a lo mejor sí hay ciertas restricciones, no puedes dar un do de pecho que no sea dar un do de pecho. 

En una actuación puedes hacer mil cosas, puedes tartamudear, se te pueden olvidar las líneas, puedes ver al público y quién dice si eso es el personaje o no. 

Se me viene un ejemplo a la mente, hice una película llamada El mural, que interpretaba a Siqueiros. Yo no tenía idea de realmente como era él, no sabía cómo hablaba o como caminaba, que conducta tenía; la primera vez que leí el guión decía: "habla con esta manera grandilocuente que no lo abandonará durante toda la película", y pensé que cómo iba a hacer este personaje para el cine si era un personaje teatral.

Igual habrá veinte personas que digan que está muy exagerado, trabajó para mí y trabajó para mi compañero en escena y evidentemente para el director. La actuación sigue siendo algo muy bizarro, pero si no hay total honestidad en cualquier trabajo, pues no hay nada.

 

Continuará...

ruiz-healy_times_num_12_page_1.jpeg
Número 12 - noviembre 2017
Descargar