Se encuentra usted aquí

El ropero de la abuelita. (Cápsula del tiempo)

Martes, 13 de Noviembre 2018 - 17:50

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

el_ropero_de_la_abuelita.jpg

Dice el viejo refrán que “en martes, ni te cases ni te embarques” sin embargo, el día martes para mí se ha convertido en un día mágico no sólo por la publicación semanal sino porque tiene personalidad propia: No tiene el pesar del día lunes, no es el ombligo de la semana como el miércoles, tampoco es un día para ir por unos tragos como llaman ahora al juevebes y respeta el lugar por excelencia de los días viernes de ser el fin de semana. Así que el martes tiene sus peculiaridades como lo tienen algunas viejas estaciones radiofónicas que parecen salidas de una época que poco a poco se va desvaneciendo entre los recuerdos de los mayores, aquéllos que crecieron escuchando a Toña “La Negra”, la melancolía de Agustín Lara o el sentimiento de Gardel y sus tangos, se trata de “El Fonógrafo”, cuya fecha de su primera emisión por amplitud modulada, data del 15 de septiembre del año 1955 y que pertenece a Grupo Radio Centro.

¿Por qué nos interesa conocer de su existencia si somos tan felices escuchando la frecuencia modulada en la que podemos disfrutar de las noticias del momento y de las voces de los líderes de opinión en México? Pues nos interesa porque se trata de un espacio para los que ya no caminan a nuestro ritmo y porque este espacio que fue denominado hace tiempo como “El ropero de la abuelita” pretende echar un vistazo a aquéllos usos y costumbres que alguna vez fueron importantes y que en la actualidad, han evolucionado o fueron extinguidos por la modernidad; sin embargo, la estación de la que ahora hablamos, tiene la edad suficiente para ser un emblema vivo de las diferentes épocas que han visto pasar nuestros abuelos pero además, es como una verdadera cápsula del tiempo, un legado histórico en formato de radiofrecuencia, lo cual la convierte en un ícono.

El Fonógrafo no es la única estación de radio que aún permanece con vida  pero tiene relevancia especial porque se ha convertido en un espacio para los viejitos (sin ningún tono despectivo), ahí les dan premios, les organizan bailes, convivencias, hacen rifas, los locutores hablan de temas de actualidad y contagian con su sentido del humor haciendo reír al más rejego de los abuelitos pero además, ha dotado de cierta identidad a esa parte de la población que cuenta con pocos espacios dedicados a la vejez y que fomenta para ellos, una vida plena y digna que pueden disfrutar a través de la música.

Más que una estación de radio, El Fonógrafo es un punto de encuentro en el que sus locutores Víctor Manuel García, Gonzalo Benítez Rivera, Mariana Martínez y Jorge Guzmán día con día entregan lo mejor de sí ante los micrófonos, creando una atmósfera que invita a ponerse de buen humor y olvidarse de todo mal cantando a todo pulmón, algo así como rescatar la esencia de la radio (de la cual ya hablaremos en otro momento) y poner al servicio de la comunidad las bondades de un medio de comunicación que deseo haya llegado para quedarse por muchos, muchos años más y que a pesar de dirigirse a una población adulta mayor, se encuentra actualizada a través de sus redes sociales y de su página web; es decir, que han evolucionado para seguir estando vigentes entre el gusto de su público.

¡Nos escuchamos o leemos en la próxima cápsula del tiempo!


Leer también


Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis