Se encuentra usted aquí

El ropero de la abuelita

Martes, 27 de Marzo 2018 - 15:00

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

puerta.jpg

Aunque esta sección pretende hacer memoria de los objetos, usos y costumbres que han acompañado a la humanidad a lo largo del tiempo, existen términos que se refieren no sólo a ciertos objetos sino que también forman parte del lenguaje y que pocas veces, nos detenemos a pensar en ello. Es por ello, que en esta ocasión revisaremos la palabra puerta en su sentido como objeto, espacio y como parte de las locuciones que solemos utilizar y que no siempre conocemos su significado.

Por definición, una puerta es un hueco de forma regular que se encuentra en una pared, una cueva o un enrejado desde el suelo hasta una altura conveniente de forma tal, que se pueda entrar y salir por él; en construcción, se trata de un complemento con diversas aplicaciones, usos y emplazamientos que se fabrica de forma industrial en materiales como el vidrio, plástico, madera, aluminio; arquitectónicamente sirve para separar estancias aislándolas o comunicándolas y es un elemento que encontramos presente tanto en las culturas orientales como occidentales aunque con significados sociológicos y culturales distintos.

Su origen se remonta a la época del Imperio Romano “en ocasión de fundarse una vieja ciudad, se procedía a trazar su perímetro mediante un surco provocado con un arado según un viejo rito etrusco. El surco trazado no debía ser traspasado dado su carácter sagrado… Debido a que la gente debía poder entrar y salir del perímetro trazado, resultaba necesario dejar segmentos del perímetro sin trazar, para lo cual se portaba el cuchillo unos metros para determinar el acceso a la ciudad. Posteriormente, al erguirse los muros perimetrales de las ciudades, el segmento en el cual se había alzado el arado adquiría las características de lo que hoy llamamos puerta.” (Fuente: Wikipedia)

Entre los estilos más comunes, encontramos puertas abatibles, giratorias, corredizas, plegadiza, veneciana, de establo, automática. Desde sus diferentes locuciones adverbiales y expresiones coloquiales, la palabra puerta tiene diferentes usos y acepciones:

  • Puerta de vehículo: para entrar y salir de un vehículo.
  • Puerta de servicio: en un inmueble de vivienda o negocio sirve para entrada y salida del personal de sirvientes o proveedores.
  • Puerta de la ciudad: que formaba o forma parte de la muralla de una ciudad.
  • Puerta cortafuego: de metal, madera o vidrio que se instalan para evitar la propagación de un incendio, mediante un sistema de compartimentación y para permitir una rápida evacuación del inmueble.
  • A puerta cerrada: en secreto. En un juicio o una vista, que se realiza en presencia sólo de las partes, sus representantes y defensas.
  • De puerta en puerta: mendigando.
  • Detrás de la puerta: de fácil hallazgo.
  • En puertas: a punto de ocurrir.
  • Enseñarle a alguien la puerta de la calle: echarlo de la casa.
  • Llamar a las puertas de alguien: implorar su favor.
  • Por la puerta grande: triunfalmente.
  • Poner de patitas en la calle: despedirlo, echarlo fuera de un lugar.

Ya que nos encontramos en plena celebración de Semana Santa, les mencionaré las ocho puertas de Jerusalén que abren paso a la vieja amurallada ciudad:

  • Puerta de Jaffa: también llamada Puerta de la Torre de David por su cercanía a esta ciudadela convertida en museo.
  • Puerta de los Leones: recibe su nombre por los dos bajorelieves que la flanquean.
  • Puerta de Damasco: se encuentra en la parte norte de la muralla apuntando hacia la capital de Siria y es la más importante de las ocho.
  • Puerta de Sión: situada en la muralla sur, recibe us nombre por su cercanía con el Monte Sión.
  • Puerta de Dung: en sus orígenes era la puerta que servía para sacar la basura de su lugar.
  • Puerta de Herodes: da acceso al barrio musulmán.
  • Puerta Nueva: construida en 1887 para facilitar el acceso a los peregrinos que acudían al barrio cristiano.
  • Puerta Dorada: Es la única que permanece cerrada desde que en 1541 Solimán el Magnífico, la mandó sellar para impedir el acceso al Mesías, que según la tradición debe entrar por ella el Día del Juicio Final.

Después de tan alocada disertación en torno a las puertas, la próxima vez que pase por alguna, piense en que está cruzando de un mundo a otro y que lo que deja atrás o lo que encuentra del otro lado; sin duda, transformará su vida marcando un antes y un después que no todas las puertas ni todos los lugares ni contextos le ofrecerán de la misma forma.

acrord32_2018-08-21_15-27-12.jpg
Número 20 - agosto 2018
Descargar