Se encuentra usted aquí

El David de Miguel Ángel

Lunes, 02 de Julio 2018 - 15:00

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

david-de-miguel-angel.jpg

"Si el Renacimiento fue la época de los ángeles de la cultura, también fue el periodo de los demonios mundanos." Anónimo

Todos los años, millones de turistas visitan una de las ciudades más bellas del mundo. No es un balneario, no es un casino, no hay funciones porno... es una ciudad que aun conserva el encanto y la elegancia del Renacimiento y la intriga de Maquiavelo y los Medici; es… Florencia.

La ciudad que dio abrigo a Leonardo, Donatello, Botticelli, Ghirlandaio y muchos otros más que caminaron sus calles. Pero sobre todo, Florencia es de Miguel Ángel, quien a sus 29 años nos dejó una escultura tan única y extraordinaria que después de cinco siglos aún se admira con asombro e incredulidad. El David de Miguel Ángel es quizá la escultura más vista de todos los tiempos, representa una juventud desafiante, de gesto altivo y displicente, de mirada superflua y postura relajada, con gran garbo, sabedor que saldrá victorioso.

Esta obra tiene una historia extraordinaria, las condiciones ambientales, las dificultades para el transporte, el ambiente político, etc, todos éstos y otros factores se conjugaron para que no existiera. Sin embargo, Miguel Ángel rescató esta pieza de mármol tan grotesca y descomunal y lo convirtió en una obra formidable que ha cautivado a muchas generaciones durante más de 500 años, ésta es la increíble historia del David y sus circunstancias.

La cantera de Settignano es un pueblo cercano a Carrara y se distingue porque ha sido la fuente inagotable de muchos bloques de mármol. Sus registros exhiben la extracción de un gran bloque de mármol en el año 1464. Este bloque era descomunal, media casi seis metros y pesaba más de 12 toneladas. El gran bloque era propiedad del Consejo de la Catedral de Florencia y sus miembros deseaban que Agostino di Duccio, un escultor destacado esculpiera la efigie de un David. El pesado bloque fue transportado con muchos trabajos hacia un terreno baldío anexo a la Catedral de Florencia. Desafortunadamente, el escultor di Duccio no hizo nada más que un gran hoyo en lo que supuestamente dividiría a las dos piernas de la escultura, eso fue todo. Posteriormente, el bloque permaneció abandonado por más de treinta años sin que nadie le hiciera caso. El Consejo trataba arduamente de encontrar a algún otro escultor, pero a nadie le interesaba el proyecto. Miguel Ángel se encontraba en Roma, ya había terminado La Piedad en la Catedral de San Pedro y sus amigos le hicieron llegar la noticia del David, lo cual le hizo regresar a Florencia.

Finalmente, después de muchas vicisitudes, se firmó el contrato para empezar a trabajar el llamado Gigante (así lo conocían los habitantes), el 16 de Agosto de 1501. El trato fue que debía terminarse en un plazo de dos años, el salario estipulado fue de seis florines de oro al mes, un total de 144 florines, con el incentivo de procurarle un bono extra si los patrones lo consideraban prudente. Después de cinco meses de arduo trabajo, Miguel Ángel negoció con los administradores una paga de 400 florines.

Miguel Ángel exigió la construcción de una cerca para evitar la lluvia, el viento y las distracciones habituales de los curiosos. El David quedó terminado en el verano de 1503, listo para la gran fiesta de Florencia que se celebra el Día de San Juan. Posteriormente surgió otro gran problema, el sitio de la exhibición. La estatua original es un desnudo total, con un modelo erguido que presenta los genitales de frente. Aunque los pintores y escultores italianos tenían la costumbre de mostrar sus obras con desnudos masculinos y femeninos, el David era demasiado atrevido, pues no había ninguna sombra ni ninguna distracción en el área genital que distrajera tanta sensualidad. Aunque la opinión femenina no era muy manifiesta en público; es sabido que muchas damas poderosas, especialmente la esposa de Piero Soderini (Argentina Soderini), recién nombrado Gonfalonieri (especie de Alcalde o Máxima Autoridad) tuvo gran influencia para evitar la desnudez total y se ordenó poner una guirnalda con 28 hojas para cubrir el bajo vientre de la estatua y ocultar parcialmente la exposición total de los genitales. La censura se impuso, pero solo se habría librado el primer escollo de la eterna pugna burocrática en el ambiente florentino de finales del siglo XV.

Florencia era la cuna del Renacimiento y los florentinos lo sabían; eran extremadamente celosos y envidiosos de sí mismos. Todas las pinturas y esculturas mostradas al público eran sometidas a un interminable debate acerca del lugar más adecuado para exhibirlas. Los artistas y políticos determinaban los sitios de las obras y las exhibiciones, el ambiente estaba cargado de celos profesionales, especialmente en el ambiente saturado de homosexuales y bisexuales. Recordemos que éste era el ambiente social y cultural que prevalecía en Florencia a finales de los 1400 y el inicio de los 1500.  Finalmente, después de meses de deliberaciones y juntas interminables se decidió que la estatua debía exhibirse en la Piazza della Signoria1, uno de los cuadrantes más céntricos de la ciudad.

La escultura de David fue inaugurada oficialmente el 8 de septiembre de 1504 por el Nuevo Consejo de Administración de la Republica de Florencia, en la Piazza della Signoria; entre dos estatuas de Donatello y una de Verrocchio; un verdadero lugar de privilegio. La obra duró ahí 369 años, soportando temblores, desarrollo de algas, inundaciones, lluvias con granizo, deyecciones de pájaros, ataques de vándalos y envidiosos. El brazo izquierdo ha sido reconstruido totalmente después de que un pequeño mueble lo deshizo durante una tormenta de viento. El deterioro ya era visible y el gobierno de la ciudad decidió resguardarla de los elementos ambientales y la transportó a un edificio frente a la Piazza, hace 145 años en un edificio llamado: Museo Accademia donde actualmente se exhibe2.

El público en general quedo muy satisfecho de la obra que Miguel Ángel les había dejado, sin embargo, pronto empezaron las criticas y la larga lista de defectos que ya desde entonces eran notorios. Desde un principio, escultores de la época notaron que el centro de gravedad de la obra era un defecto que posteriormente se agudizaría. Dicha observación fue cierta y tiene que ver con la posición del cuerpo, donde el pie derecho esta firmemente plantado y el izquierdo hace contacto parcial con el piso. También se hace referencia a los tobillos, ambos son la porción más estrecha del cuerpo y significan una carga excesiva del peso y volumen total de la obra.

Otro detalle que no ha escapado al ojo critico es el cuerpo en sí, algunos expertos han notado que la cabeza y ambas manos son desproporcionados al tamaño y volumen del cuerpo. Mas aún, sostienen que los detalles de la piel del tórax, las venas de brazos y antebrazos, el ombligo y las costillas están demasiado detalladas y que corresponden a varios cuerpos de hombres, es decir; no es un solo modelo sino una colección de partes de modelos vivos y muertos. También dicen que la cabeza es de un púber ni siquiera de un joven bien dotado.

Es posible que tengan razón, pues los escultores y pintores de esas épocas conocían bien la anatomía masculina y femenina. En su gran mayoría, pagaban a personas de su absoluta confianza o a enterradores para que les consiguieran cuerpos para disecar y hacer apuntes de ellos. Leonardo tiene una extraordinaria colección de dibujos anatómicos (inclusive un neonato dentro de la cavidad uterina). Luego entonces es muy factible que el cuerpo haya sido en realidad una mezcla de apuntes anatómicos de modelos vivos y muertos.2

Miguel Ángel siempre vivió en gran riesgo; el hecho de realizar estas disecciones en forma clandestina y la simple sospecha de homosexualidad eran consideradas como delitos de suma gravedad que se castigaban con la pena de muerte. Aunque él no se vio involucrado en ningún escandalo sexual, tenía una gran inclinación a la homosexualidad. Era bien sabido que estaba perdidamente enamorado de Tommaso de’ Cavalieri, un joven amante del arte de 20 años que conoció en Roma, él recibió un regalo consistente en dosbellísimos dibujos (la Violación de Ganímedes y El Castigo de Tito) en ocasión del fin del año 1532. Ambos dibujos muestran un altísimo contenido sexual que no deja nada a la imaginación. En ese entonces, Miguel Ángel tenía 57 años.

Afortunadamente para él y muchos otros artistas siempre estuvieron protegidos y patrocinados por los Signores, personajes eclesiásticos y militares muy poderosos, amantes e impulsores del arte y la ciencia que solo veían el talento y la maestría de estos hombres; a quienes todo les estaba permitido; simplemente eran los super estrellas del Renacimiento y estaban por encima de toda ley.

Posteriormente, Miguel Ángel volvió a Roma y nunca más volvió a ver su David. Después, alguien mando quitar la guirnalda que ceñía la parte púbica de la estatua dejando expuesto el órgano que ha sido el más fotografiado en toda la historia. Hombres y mujeres de cualquier edad, con pudor y sin él, de todas nacionalidades, credos, filosofías y religiones han fotografiado millones de veces no solo la belleza de la obra completa sino la porción más erótica del David.

Uno nunca sabe…cada quién con sus complejos y frustraciones. Yo no tomé ninguna foto, guardé todas las escenas en mi memoria.

_________________________________________

Referencias

  1. Gayford, Martin., MICHELANGELO His Epic Life. Penguin Books. 2013. London, England.
  2. Hirst, Michael., MICHELANGELO..The Achievements of Faith. Yale University Press 2011, New Haven and London.
revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar
-