Se encuentra usted aquí

Collage

Martes, 06 de Marzo 2018 - 15:00

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

img_20180306_140713.png

Y aunque usted no lo crea, estamos ya en la recta final del primer trimestre del año porque marzo será un mes corto, considerando que tendremos la celebración de Semana Santa, precedida de un puente laboral por el recorrido que se hace de los días feriados cuando estos caen entre semana así que, entre asueto y vacaciones, los días verdaderamente productivos serán pocos; temas a discusión sobran entre el #MeToo #Oscars2018 #Coco #DíaInternacionalDeLaMujer #HuelgaFeminista #sismocdmx #Elecciones2018 #Mundial2018 #MetrobusL7 #FILMinería39 entre otros y a veces resulta difícil seguir de la A a la Z uno solo porque las notas se repiten, se convierten en memes o terminan polarizándose entre dimes y diretes de los involucrados (léase: elecciones) lo anterior, sin contar ese terrible fenómeno denominado fake news y que se ha extendido por todas partes porque es la otra cara de la moneda en el mundo informativo, al que hace siglos llamaron el “cuarto poder”.

Hubo un tiempo en el que la información era un asunto privilegiado que sólo correspondía a quienes ostentaban el poder y que los colocaba por encima de quienes evidentemente, no tenían acceso a ella, provocando discriminación y abuso pues la información brinda oportunidades a quienes la poseen y los coloca en el mismo nivel, lo cual va directamente ligado con la educación aunque en un modelo educativo lo que se adquiere son conocimientos, también es verdad que se aprende a conseguir información y con ello, la posibilidad de aspirar a un panorama más amplio con más y mejores opciones (aunque suene a cliché). La información es poder cuando se tiene la habilidad para utilizarla, lo cual me hace recordar una anécdota preparatoriana: era día de examen de Historia de México, la profesora nos había pedido comprar un libro de texto que contenía una serie de documentos relevantes que habían sido clave en la historia, así que no seguían un orden cronológico sino por tipo de documento, lo cual hacía que la lectura fuera en desorden conforme seguíamos la cronología de sucesos en clase. En un primer examen, una media hora antes de concluir el tiempo, la profesora nos dijo que podíamos abrir el libro de lecturas y responder lo que nos faltara; la solicitud causó sorpresa pero nadie le jugó al valiente aunque hubo más de uno que ni siquiera llevaba el libro. A la semana siguiente, fueron entregadas las calificaciones, la expectativa era que todos habíamos alcanzado excelentes notas; sin embargo, no fue así porque hubo varios reprobados. Al finalizar, la maestra explicó: “quien sigue las clases y no falta pudo encontrar las respuestas, el que nunca ha abierto el libro ni por error, no pudo encontrar una sola respuesta porque no tenía ni idea de lo que se le preguntaba. Los que asisten y siguen cada clase con atención sólo confirmaron sus respuestas.” Lo que yo aprendí fue que la información es poder pero sólo para los que saben cómo utilizarla y años más tarde, ya en la carrera de comunicación, entendí que los medios (de ahí su nombre) son el intermediario perfecto para crear opinión pública y mover a las masas aunque en la actualidad y gracias al uso del Internet, la población crea sus propias fuentes de información, restando un poco de ese “poder” que dotaba incluso de cierto monopolio a los medios de comunicación y por ello, es común que ahora existan publicaciones independientes y que una queja en redes sociales sea atendida con mayor rapidez pues la opinión pública no admite errores ni omisiones en la información porque esta viaja a velocidades nunca antes consideradas y lo que hoy es noticia en México, mañana ya es historia en el otro lado del planeta y viceversa, así de veloz es el mundo mediático, una verdadera maravilla porque a pesar de estar nadando en un mar informativo (o tendencias para los fanáticos de redes sociales) todos los días, también es posible discernir y elegir sí y sólo sí lo que es de interés personal además de resultar muy divertido enterarse del acontecer diario con tan sólo echar un vistazo al Twitter y así poder intercambiar opiniones de cine, política, música, justicia o ciencia de forma simultánea, con la magia de un tweet.

2018-04-27_15-36-58.jpg
Número 17 - abril 2018
Descargar