Se encuentra usted aquí

Benito Feijoo y Montenegro: un ilustre literato español

Miércoles, 26 de Septiembre 2018 - 15:30

Autor

sergio-avila.jpg
Sergio Ávila

Compartir

benito-feijoo.png

 

Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro nació en Pazo de CasdemiroPereiro de Aguiarprovincia de Orense, España, el 8 de octubre de 1676, y un día como hoy, 26 de septiembre pero de 1764 falleció en Oviedo, hace ya 254 años. Fue un religioso benedictino, ensayista y polígrafo.

Sus padres fueron don Antonio Feijoo Montenegro y Sanjurjo y doña María de Puga Sandoval Novoa y Feijoo. Cursó sus estudios primarios en el Real Colegio de San Esteban de Ribas de Sil, en el municipio de Nogueira de Ramuín. En 1688, a los doce años, ingresó en la Orden Benedictina en el monasterio de San Julián de Samos, cuando era su abad fray Anselmo de la Peña, quien sería después general de su congregación en España y Arzobispo de Otranto, en el Reino de Nápoles. De grande estudió en la Universidad de Salamanca. Fue sepultado en la iglesia de Santa María de la Corte, en Oviedo.

Se considera a Feijoo el introductor del género ensayístico en la literatura española, así como uno de los más famosos miembros de la que es considerada la Primera Ilustración Española (desde 1737 hasta poco después de la muerte de Fernando VI), tras una primera etapa de pre-ilustración representada por los llamados  novatores: un grupo constituido fundamentalmente por médicos y cuyas obras se reimprimieron sin pausa a lo largo de todo el siglo XVIII.

Se denominaba a sí mismo «ciudadano libre de la república de las letras», si bien sometía todos sus juicios a la ortodoxia católica, y poseía una incurable curiosidad, a la par que un estilo muy llano y atractivo, libre de los juegos de ingenio y las oscuridades postbarrocas, que abominaba, si bien se le deslizan frecuentemente los galicismos. Se mantenía al tanto de todas las novedades europeas en ciencias experimentales y humanas y las divulgaba en sus ensayos, pero rara vez se propuso teorizar reformas concretas en línea con su implícito progresismo.

 Filosóficamente, se decantó por el empirismo de Francis Bacon y su Novum Organum (1620), su libro de cabecera, y coqueteó con el eclecticismo y el escepticismo, llamándose a sí mismo unas veces "ecléctico" o "escéptico mitigado". Aplica las clásicas cautelas de Bacon contra los eidola o engaños que estorban la recta interpretación de la experiencia o experimento: modos comunes de pensamiento (Idola tribus), modos propios del pensamiento individual (Idola especus); modos propios derivados de una dependencia excesiva del lenguaje (Idola fori) o de una dependencia excesiva de la tradición (Idola teatri).

 Pero, si bien su equipo conceptual no es complicado, se vuelve complejo al aplicarlo pedagógicamente, porque la experiencia exige, y, por tanto, desarrolla, la sagacidad para atinar en la elección y planteo del experimento, la perspicacia para captar todas las circunstancias que pueden influir en él, la constancia para realizarlo el número de veces necesario hasta obtener unos resultados válidos, la precaución para desenmascarar cualquier factor aleatorio, raciocinio para comparar unos experimentos con otros y diligencia para no concluir superficialmente una afirmación engañosa.

 Entre los autores que más cita, fuera de Francis Bacon, están John NewtonPierre GassendiEmmanuel MaignanRené DescartesNicolás MalebrancheRobert BoyleJohn Locke, las Mémoires de Trévoux y los diccionarios de Pierre Bayle y Louis Moréri.

Entre la variedad de temas que Feijoo aborda también se encuentra el papel que la mujer desempeña en la sociedad, con un hito destacado en la historia del feminismo, el discurso «Defensa de las mujeres» publicado en el tomo I del Teatro crítico, considerado el primer tratado feminista español. Sus escritos son los siguientes: 1

  • Teatro crítico universal (118/117 discursos publicados en nueve volúmenes entre 1726 y 1740, el nono, suplemento a los anteriores, fue redistribuido, desde 1765, en los lugares correspondientes de los otros ocho)
  • Cartas eruditas y curiosas (163 cartas publicadas en cinco volúmenes entre 1742 y 1760)
  • Apología del escepticismo médico, 1725.
  • Satisfacción al Escrupuloso, 1727.
  • Respuesta al discurso fisiológico-médico, 1727.
  • Ilustración apologética, 1729.
  • Suplemento de el Teatro Crítico, 1740.
  • Justa repulsa de inicuas acusaciones, 1749.
  • Adiciones, [1783].
  • Epistolario, aún sin recoger.
  • Poesías, en proceso de edición.

________________________

Notas

https://es.wikipedia.org/wiki/Benito_Jer%C3%B3nimo_Feijoo

1 En las bibliotecas misionales de “Nuestra Señora de Loreto” había 19 tomos de las obras de este escritor, 11 en “Nuestra Señora de Guadalupe” y 1 en “Santa Rosalía de Mulegé”, que son templos situados en Baja California Sur. Los padres franciscanos levantaron los inventarios en 1773 y en uno de ellos anotaron: “Todas las obras de Theatro critico con las cartas eruditas y respuesta de Antitheatro del padre Feijó”. Tales misiones y sus respectivas bibliotecas las fundaron los jesuitas -Compañía de Jesús-, que llegaron a la península en 1697, y fueron expulsados por Carlos III en 1767. (Nota del autor).



Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis