Se encuentra usted aquí

Un virus sospechoso

Lunes, 22 de Junio 2015 - 16:30

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

mers.jpg

En las últimas cuatro semanas han aparecido reportes de una epidemia viral que ha causado 11 muertos en Corea del Sur. Existe gran alarma entre la población ya que el primer caso se reportó el 20 de Mayo y a la fecha se han documentado 34 casos más, donde 11 de ellos han muerto. Algunos de los pacientes infectados estuvieron en el mismo cuarto por tan solo unos cuantos minutos y eso fue suficiente para que se infectaran. La rápida acción de este virus sugiere que es una cepa muy agresiva o bien que los Coreanos son muy susceptibles a esta infección. A la fecha se han cerrado más de 200 escuelas y más de 1300 personas están en cuarentena. Las autoridades están desinfectando y aplicando los protocolos de seguridad para evitar que la infección se expanda. El agente infeccioso es el virus MERS – CoV (Middle East Respiratory Syndrome CoronaVirus), también llamado Flu de los Camellos, cuyos antecedentes datan desde el 2012, año en que se aisló y se identificó en por primera vez en muestras de esputo humano en Arabia Saudita.

Cuando un agente infeccioso inocula a su huésped, éste desarrolla anticuerpos, es un mecanismo típico de defensa para prevenir otra infección. En algunos casos de la infección con MERS, los pacientes no desarrollan anticuerpos, haciendo más difícil detectar la fuente de contaminación. Aun se desconocen las causas de esta respuesta.

Los orígenes de este virus son muy inciertos, al parecer, diversas especies de murciélagos Arabes son portadores habituales del virus, sin que éste les cause daño alguno. El MERS es un virus multivectorial, pues se ha demostrado que infectan a los camellos y dromedarios que después de un tiempo de incubación suelen manifestar los síntomas. Posteriormente, los humanos en estrecho contacto con los camellos, adquirirán la infección y así se continuara el contagio de persona a persona. Algo poco usual es que hasta un 20% de los pacientes se convierten en portadores asintomáticos, es decir, no presentan síntoma alguno de la infección a pesar de que se les han identificado anticuerpos en su sangre.

Los síntomas clásicos de la infección son: tos aguda, fiebre, dificultad para respirar, los pacientes viejos y los inmunosuprimidos presentan síntomas más agudos. El 2 de Octubre del año pasado, una mujer proveniente de Qatar llegó al aeropuerto de Viena enferma de MERS donde contagió a otras dos personas, es posible que las autoridades Austriacas hayan contenido la infección pues no se obtuvieron más reportes, sin embargo, se siguen investigando los contactos personales de la mujer antes y durante el vuelo.

La Organización Mundial de la Salud (WHO) en su informe del primero de Junio de este año reportó 1154 casos comprobados con exámenes de laboratorio que ocasionaron 434 decesos. Las autoridades Coreanas han reportado 35 contagiados de los cuales han muerto 11 al escribir este artículo. Uno de los parientes de un coreano infectado viajó recientemente a China, llevando el contagio consigo. Las autoridades Coreanas informaron de inmediato a las Chinas quienes están investigando los contactos personales de este paciente durante su trayecto y estancias en China. Las últimas dos víctimas del MERS se han reportado en Arabia Saudita y Qatar, respectivamente.

Las autoridades Sudcoreanas han facilitado muestras del virus a otros laboratorios en Hong Kong y Holanda para su estudio genético. Mientras tanto, estudios preliminares de investigadores de la Universidad Fudan, en China han descubierto dos péptidos (secuencia de aminoácidos con funciones diversas) que al parecer son los responsables de la adherencia y el paso del virus a través de las membranas celulares. Es factible que uno de los péptidos pueda inhibir la adherencia del virus a la célula, inhibiendo así el mecanismo de la infección. Obviamente, estos hallazgos están en una etapa preliminar y hay que esperar.

Surge de inmediato la pregunta:

 ¿Qué nos podría importar el MERS si todo lo anterior está muy lejos de aquí?

Desafortunadamente vivimos en un mundo muy complejo donde la gente viaja con exceso y donde los negocios son parte importante en la economía de los países. Los virus y otros patógenos no tienen fronteras, atacan a su presa donde la encuentran, si esta abatida, deprimida o inmunosuprimida, mejor para ellos, opondrán menor resistencia. Los contagios virales tampoco tienen horario, pueden suceder a cualquier hora, en cualquier lugar y en cualquier ambiente, son por demás impredecibles.

Lo más sospechoso de estos virus es que parecen visitas incomodas, es decir; vienen, atacan y desaparecen, no se sabe más de ellos. Es el caso del SARS y el MERS, ambos de la familia de los Coronavirus, que se caracterizan por ser virus pequeños que infectan una especie animal o a los humanos pero no a dos especies a la vez.

En esta ocasión, el caso del MERS es una total novedad, pues es endógeno en los murciélagos y éstos a su vez infectan a los camellos y éstos a los humanos. La alta capacidad de infección es poco usual y su versatilidad desafía la definición clásica de los virus, que solo infectan a una especie determinada. Ambos virus atacan las vías respiratorias causando diversos trastornos según el estado del paciente, las vías de contagio son: por contacto directo de persona a persona, de objetos a personas y por medio de aerosoles; es decir mecanismos de dispersión muy difíciles de prevenir. En ocasiones los virus debilitan tanto a los enfermos que posteriormente adquieren otro patógeno que termina por causarles la muerte..

En el 2002, el SARS en China infectó a más de 8000 casos y causó aproximadamente 774 muertes en tan solo un año. El contagio se diseminó a otras partes del mundo y ya después no se ha sabido nada de él. Sin embargo, como un nuevo modelo, ha aparecido el MERS con una capacidad infecciosa mayor, multifacético capaz de infectar y reproducirse en tres especies diferentes y con una agresividad extremada, como si alguien lo hubiera diseñado para ser más efectivo.

En Marzo y Abril del 2009 sucedieron dos hechos extraordinarios en la vida de los Mexicanos, por primera vez fueron obedientes a las autoridades ante la amenaza de la pandemia causada por el virus H1N1. La ciudad de México se paralizó absolutamente, toda actividad pública, religiosa, cultural y de diversión fueron suspendidas durante 7 largos días, todos permanecieron en sus casas inmóviles en espera de las noticias. El control sanitario fue todo un éxito, la pandemia solo dejo un saldo de 97 casos confirmados y aproximadamente 170 muertos, de los cuales solo en 8 se demostraron las evidencias del contagio.

Posteriormente, científicos británicos y de Hong Kong reportaron que el genoma del H1N1 era una mezcla de genomas de cerdo, humano y aves, sugiriendo la posibilidad de un virus artificial. A la fecha la serie de virus semejantes al HN va en al 9 (o sea el H7N9 que ataca a las aves Chinas).

Investigadores Norteamericanos y Holandeses declararon en 2012 haber manipulado el virus H5N1 para incrementar su capacidad infectiva entre los humanos. Después de estos hechos entenderemos que los terroristas no son tan malos ni los científicos tan bien intencionados.

El Hombre también secreta lo inhumano.
Albert Camus

 

ruiz-healy_times_num_12_page_1.jpeg
Número 12 - noviembre 2017
Descargar