Se encuentra usted aquí

La segunda opinión

Lunes, 24 de Septiembre 2018 - 15:00

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

segunda-opinion.jpg

"Asume las dificultades cuando todavía son sencillas." Lao Tse.

Laura escuchó atentamente la voz de su doctora y entendió hasta cuando ella mencionó la palabra cáncer, acto seguido sufrió una gran confusión y todo se le borró, teniendo que volver a preguntar la hora y el día de la cita. Ella tenía el presentimiento de que la llamarían para una segunda mamografía para determinar su diagnóstico de cáncer.

El cáncer del seno es el tumor maligno más frecuente en las mujeres a nivel mundial, en México cada año se registran 13,600 casos nuevos, muchos de ellos terminan en defunciones que han ido aumentando desde el 20061. La gran mayoría de estas fatalidades se presentan en mujeres mayores de 55 años reacias al examen y a su falta de información.

Aunque parezca increíble, la mamografía no es la técnica ideal para la detección del cáncer en el seno, es un examen que sirve como referencia, nada más. La manera más práctica y efectiva sigue siendo la autoexploración, la consulta con el médico, la obtención de una biopsia y la serie de tinciones especificas realizadas por el patólogo.

Existe mucha controversia médica sobre la eficiencia de la mamografía, se ha encontrado que en muchas ocasiones los tejidos mamarios, siendo un medio muy rico en nutrientes, desarrollan tumores microscópicos (tumores benignos) que se pierden en la gran densidad del tejido y suelen encapsularse con agregados de calcio. Las sales de calcio aparecen de color blanco en la resolución de fondo negro en la mamografía y suelen interpretarse como tumores. No es falla del patólogo, es muy difícil discernir el falso del verdadero. Mientras tanto, la paciente se sumerge en una situación de angustia y miedo ante las perspectivas tan inciertas, además de la infinita preocupación económica que suelen costar los análisis y los tratamientos.

Esta situación era muy incómoda y además poco profesional, pues muchos exámenes resultaban como falsos positivos (anunciando el cáncer cuando éste no existía), ocasionando tratamientos y mutilaciones innecesarias en mujeres sanas; lo cual llegó a convertirse en una gran controversia a finales de los 90’s. A principios del 2000, el gobierno Danés encargó a un grupo de científicos el dilucidar la validez del método para detectar el cáncer sin dudas, pero sobre todo para evitar los resultados falsos positivos.

Las conclusiones fueron que el método era poco confiable, el porcentaje de falsos positivos era muy alto. Las mamografías eran válidas solo cuando los tumores eran muy obvios. Su reporte fue un panfleto de 6-8 páginas, nada formal, que se perdió entre el cúmulo de literatura sobre el tema. Se sospecha que alguien ocultó deliberadamente o por lo menos no le dio la debida difusión a esta valiosa información.2

Las investigaciones acerca del diagnóstico y el tratamiento contra el cáncer han tenido logros espectaculares, nuevas tinciones, técnicas de inmunosupresión, marcadores específicos para obtener biopsias más nítidas, disminuyendo las posibilidades de contaminación, etc. Pero quizá el hallazgo más valioso es el logrado por la doctora Meritxell Huch del Gurdon Institute, afiliado a la Cambridge University quien ha logrado aislar células cancerosas extraídas de los tejidos del paciente y las ha sometido al cultivo hasta obtener tumores fuera del cuerpo del paciente.3 Esto permite a los patólogos y oncólogos el tener las células y tejidos a la disposición para realizar cualquier prueba de nuevos compuestos inhibidores u otras tecnologías anticancerígenas que posteriormente van a beneficiarla(o). Esta técnica abre las puertas a una nueva rama de la medicina, pues el tratamiento ya es personalizado porque la/el paciente provee el agente patógeno para su propia cura. Cabe aclarar que no todos los pacientes afectados por el mismo cáncer reaccionan igual, ni todos los cánceres atacan y minan la salud de los pacientes en la misma forma. Hay muchos factores que determinan cada caso como un proceso diferente, lo cual depende y esta condicionado por la genética y el estado clínico del paciente.

El enfoque de la doctora Huch es formidable porque ahorra tiempo y dinero, elimina los involuntarios errores de los patólogos, aumenta considerablemente las posibilidades de remisión o cura y por supuesto, evita o aminora las angustias y zozobras del (la) paciente. Dadas las enormes ventajas de esta nueva aplicación tecnológica, es muy posible que los laboratorios de patología adopten y expandan las tecnologías del cultivo de tejidos y ofrezcan mejores perspectivas de salud a los pacientes diagnosticados con cáncer, a precios más accesibles; como corresponde a los objetivos y perspectivas de la medicina.

Mientras tanto, es muy importante recalcar que un diagnóstico de cualquier cáncer NO es sinónimo de muerte, siempre y cuando el paciente acuda al médico al notar una anomalía diferente en sus funciones corporales. El paciente se condena a sí mismo cuando llega al tratamiento en las penúltimas o últimas fases del ciclo cancerígeno, cuando ya caducaron todas sus posibilidades de éxito.

Lo más importante es acudir a médicos de confianza, con sólidas bases éticas y buena práctica médica, contarle con veracidad todo lo ocurrido, preguntar todo lo que desea saber, de ser necesario y justificable obtener una segunda opinión; en fin, realizar todo lo que signifique calma, seguridad y confianza en el/la paciente.

Los detalles acerca de las características, las propiedades, definiciones, los orígenes y la política del cáncer los encontrarás en los artículos anteriores.4,5,6

_______________________________________

Referencias

  1. Castrezana Campos María del Rocío, Geografía del Cáncer de Mama en México. Investigación Número 93 del Instituto de Geografía, UNAM. 2017
  2. Anónimo., Screening for Breast Cancer with Mammography. The Nordic Cochrane Centre, Copenhagen, Denmark. 2012.
  3. Huch, Meritxell., Test-tube Tumors. The Economist. November 18, 2017.
  4. García Trejo, A., Nuevas Estrategias Contra el Cáncer. Ruiz Healy Times. Junio 1 del 2015
  5. García Trejo, A., Política del Cáncer. Ruiz Healy Times. Marzo 28 del 2016.
  6. García Trejo, A., Orígenes del Cáncer. Ruiz Healy Times. Abril 18 del 2016.
acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar