Se encuentra usted aquí

La diabetes

Lunes, 03 de Septiembre 2018 - 15:00

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

diabetes.jpg

"Ignorar el conocimiento es enfermedad", Lao Tse.

La glucosa es el azúcar que nuestro organismo utiliza para obtener la energía necesaria para poder realizar nuestras actividades de la vida diaria (caminar, leer, pensar, ver, etc.). Si no obtenemos la energía requerida, tendremos serias dificultades para poder subsistir, en ocasiones podrían ser situaciones fatales. Además, las concentraciones de glucosa siempre deben estar razonablemente controladas en nuestro cuerpo. Dicho control lo ejerce una hormona llamada insulina, la cual es producida por el páncreas. 

Cada vez que ingerimos algún alimento en realidad tomamos una mezcla de los tres nutrientes principales: azucares, proteínas y grasas que son masticados y deglutidos en nuestro esófago, hasta formar una papilla que se llama bolo alimenticio, éste pasa al estómago donde la papilla se fragmenta y licua parcialmente por acción de los ácidos. Para ese entonces, el hígado y la vesícula biliar ya empezaron a secretar poderosas enzimas y sales biliares que se vacían en el duodeno, tubo de 28 centímetros adyacente al estómago que es donde se realiza la digestión total y la absorción de todos los nutrientes que posteriormente van hacia el intestino delgado. Durante su paso, se van realizando una serie de reacciones enzimáticas, hormonales y con neurotransmisores que están adosados a las paredes intestinales y que están conectados al cerebro A continuación, el digerido recorre todo el intestino delgado hasta llegar al intestino grueso. En el intestino grueso la informe masa semilíquida es atacada por las enzimas de millones de bacterias que viven ahí para extraer o transformar las moléculas de vitaminas y minerales que no fueron absorbidas previamente, el resto pasa a formar el bolo digestivo que es expulsado a través del ano.( Ver ilustración).

captura_de_pantalla_2018-08-28_17.45.13.png

El grueso de la absorción de los nutrientes se realiza en el duodeno y la porción superior del intestino delgado, la mayoría de los nutrientes pasan por difusión simple o a través de un agente transportador que es la insulina. El papel de la insulina es permitir que la glucosa atraviese las membranas celulares de los vasos sanguíneos y así se distribuya por todo el cuerpo para que cada célula extraiga la energía de la cual hablamos en los párrafos iniciales.

Para quien desee saber mayores detalles, pueden consultar:

https://en.wikipedia.org/wiki/Insulin_(medication) ; para información acerca de la insulina. Información más detallada acerca de la acción fisiológica de la insulina, la encontrarán en:

https://en.wikipedia.org/wiki/Small_(intestine)

Es importante aclarar que la diabetes NO es una enfermedad, por lo tanto, NO se cura; solo puede controlarse mediante ejercicio, dietas y otros tratamientos adecuados.

Aunque existen varios tipos de diabetes, según la sintomatología y el estado fisiológico del paciente; vamos a considerar solamente dos con el fin de simplificar. La diabetes tipo 1, sencillamente el organismo no produce insulina, de manera que hay que proporcionársela en las dosis y ocasiones en que se requieran, teniendo en cuenta que poca insulina trae complicaciones y trastornos, y demasiada podría ser letal. En la diabetes tipo 2 son muchas las variables las que hay que controlar, ya que cada paciente tiene sus propios mecanismos para ajustarse al descontrol del azúcar. El problema estriba en que la cantidad de insulina producida en el páncreas es insuficiente o bien que la estructura molecular de la insulina no es funcional y por eso se le llama resistencia a la insulina. Entre los tratamientos adecuados están la prescripción de medicinas inhibidoras del apetito y otras, también la cirugía bariátrica (reducción del volumen gástrico) cuya función es restringir la absorción intestinal y por lo tanto la ingesta de calorías.   

Esta disfunción metabólica está ampliamente difundida en el mundo, según cálculos de la World Health Organization, existen 415 millones de diabéticos en el mundo, los cuales podrían incrementarse a 650 en el 2040. Asimismo, se ha estimado que el 90% del total sufren de diabetes del tipo 2. Esta anomalía metabólica es devastadora, no solo provoca crisis severas, sino que va minando en forma silenciosa órganos y sistemas en todo el cuerpo, los más afectados son:

  • problemas dentales
  • la vista
  • problemas digestivos
  • problemas renales
  • de locomoción
  • depresión
  • trastornos de la personalidad, etc.
  • drástica disminución del apetito sexual y problemas de ereccion.2

En nuestro país el panorama simplemente es tétrico y desconcertante, muchos mexicanos no aceptan su condición y no se sujetan a ningún tratamiento y solo van al médico cuando tienen la crisis encima. Muchos de ellos son ignorantes o más bien incrédulos y ni siquiera saben que son diabéticos, por lo que existen muchos casos sin registrar. La realidad es que México ocupa el primer lugar a nivel mundial en diabetes del tipo 2; lo cual significa una autentica crisis a nivel clínico y epidemiológico que tiene serias implicaciones en la salud pública, la productividad, el gasto innecesario en consultas y tratamientos de emergencia, el desajuste a nivel social y una situación de baja autoestima y relaciones interpersonales. Los diabéticos constituyen un núcleo de población con grandes limitaciones y desventajas entre las cuales sobresalen:

  • el desempeño laboral limitado ya que sus condiciones de vida no son las óptimas.
  • su disfuncionalidad se incrementa en función del tiempo y su negativa para atenderse en forma oportuna y constante.
  • su incapacidad laboral le provoca un desasosiego personal pues sus ingresos se ven afectados y disminuidos por bajos rendimientos, los costos del tratamiento, etc. Su estado emocional y sus relaciones se deterioran al considerarse enfermo y con pocas esperanzas de recuperación.

La población mexicana en general tiene un pronóstico genético muy desfavorable, pues aunado a la diabetes casi siempre surgen otros síntomas que son muy frecuentes en las estadísticas clínicas elaboradas por las compañías de seguros, me refiero a las elevadas lecturas de la presión arterial y las concentraciones de colesterol, que obviamente incrementan los riesgos de accidentes y decesos cardiovasculares. En términos generales, las estadísticas señalan que los descendientes de un solo padre diabético tienen un 40% de posibilidades de desarrollar la diabetes, en el caso que ambos padres sean diabéticos las probabilidades se incrementan a un 70%. Uno de los genes que codifican la diabetes tipo 2 es el SLC16A11 que esta ampliamente difundido entre el 25 y el 50% de la población mexicana Esta es una razón de más para concientizarnos y no nos dejemos abatir por este mal pronóstico.3 

¿Qué hacer?

Una persona en estas condiciones debería aprender a conocer su cuerpo, sus reacciones y su estado clínico para poder prevenir sus riesgos y situaciones de emergencia, también buscar la información médica adecuada a su caso y seguir las instrucciones clínicas, dietéticas y los análisis periódicos necesarios para conocer su realidad. Mantenerse enterado de cualquier novedad tecnológica, método de análisis, equipo electrónico digital a su caso, etc. Hoy en día existen sistemas digitales para monitorear y ajustar en forma automática las concentraciones optimas de glucosa en la sangre o la orina, es factible que estos kits se pongan al alcance de las modestas economías, en breve.

Mientras tanto, los pacientes con dificultades de diabetes, elevada presión arterial y sobrepeso, susceptibles a un accidente cardiovascular pudieran considerar la posibilidad de una cirugía que está resultando muy efectivo, es la llamada operación Roux en Y en el estómago, que consiste en disminuir el volumen del estómago mediante unas grapas o bien cosiendo la porción pequeña del estomago en forma de una bolsa pequeña. Esta pequeña bolsita se conecta al yeyuno (porción media del intestino delgado) donde el bolo alimenticio se va a encontrar con las enzimas digestivas y sales biliares para una digestión total y después proseguir hacia el intestino grueso. Este baipás quirúrgico tiene dos objetivos: disminuir el volumen del estomago (admite menos cantidad de alimento) y evita el paso por el duodeno que es el sitio de mayor digestión y absorción en todo el sistema digestivo; de esta manera se reduce drásticamente el volumen de bolo digerido y por lo tanto de calorías absorbidas. Esta operación acorta la longitud del tubo digestivo lo cual hará que el paciente perderá peso y reajustará la manera en que el cerebro regulará los impulsos que controlan la sensación de hambre/saciedad. El paciente se adaptará a este nuevo reajuste y podrá mejorar su calidad de vida eliminando o disminuyendo drásticamente la diabetes, perderá peso y mejorará sus condiciones cardiovasculares. Sin embargo, es prudente alertar que esta cirugía NO es para todos los pacientes, todo depende de su condición clínica, su edad y si no existen otros trastornos u otras enfermedades que pudieran complicar o poner en riesgo su vida.

El doctor Rubino, autor del artículo4 menciona otras alternativas que pueden ser efectivas, tales como revestir el duodeno con alguna tela o laminilla plástica para evitar o minimizar la digestión/absorción del bolo alimenticio. Otro método que esta en las ultimas etapas de desarrollo es la inserción de un tubo delgado con un receptáculo en forma de globo en la punta. El cirujano inserta el tubo por vía oral hasta que llega al duodeno, una vez ahí lo llena con agua caliente para disminuir la sensibilidad y eficiencia de los tejidos encargados de la absorción.

Cualquiera que sea su método de elección, siempre consulte a su médico y siga sus instrucciones, tal vez él conozca otras alternativas mas viables para usted.

Recuerde, se trata de mejorar no de empeorar.

_______________________________________________

Referencias

  1. Porth, M. Carol., Maftin, Glenn (2009); Pathophysiology. 8th Edition. Lippincott Williams & Wilkins. Philadelphia, PA.
  2. Guyton A., Hall J.E. (2006) Medical Physiology 11th Edition. Elsevier Saunders. Philadelphia, PA.
  3. Anónimo., Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes. (2013) Secretaria de Salud. México.
  4. Rubino, Francisco., Operation Diabetes. July 2017. Scientific American.
revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar